Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De madres a hijas. Claves para la autoestima

Lejos de estereotipos e imposiciones sociales, el ejemplo y la confianza fortalecen

Sábado 07 de octubre de 2017 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Huemula por Pam Schiavone

El discurso de la cantante Pink, en la gala de los MTV Video Music Awards puso en primera plana la importancia del papel de las madres en la construcción de la autoestima de sus hijas. Ante las dudas de una nena de 6 años frente a las imposiciones sociales respecto de la belleza de la mujer, la voz de su madre se alzó con un mensaje contundente: no hay que cambiar hacia modelos impuestos sino que hay que ayudar a que vean otras formas de belleza.

El mensaje de la artista norteamericana se alinea con el pensamiento de muchas celebrities que desde hace un tiempo decidieron restarle importancia al hecho de verse con celulitis y muestran orgullosas un cuerpo que no es perfecto: Demi Lovato, Hilary Duff, Kate Winslet o Cindy Crawford, entre otras. Además, la aceptación es un valor mucho más presente en las nuevas generaciones que vienen decididas a derribar estereotipos. Los centennials valoran las distintas formas de cuerpos, no están atados a prejuicios raciales, religiosos o de orientación sexual y, en esto, sus antecesores, los millennials, les allanaron el camino.

El vínculo entre madres e hijas es simple: madres fuertes hacen hijas fuertes. Las mamás son el modelo de identificación más importante para las hijas, un referente y el punto de partida desde donde construyen su feminidad y su identidad. El modelo de belleza que tengan las madres repercute en la visión sobre la belleza de sus hijas.

Somos únicos

El primer paso que deben dar las mamás para fomentar una autoestima sana es ser confiables, estar presentes y demostrar su amor incondicional desde las palabras, los hechos y actitudes. Según Miguel Espeche, licenciado en psicología, las mamás tienen que intentar no pasar sus miedos y frustraciones. Y señala algunos recursos para poner en práctica: hay que hacerles ver que no tenemos un cuerpo sino que somos un cuerpo, y éste es un reflejo de lo que somos, y no se puede comparar con otros.

Ante las inseguridades con su belleza o valor, no hay que buscar soluciones técnicas sino acercarse emocionalmente y generar empatía. Tampoco hay que tratar de tener una solución para todo, a veces, contarle las propias inseguridades ayuda a construir un puente para superar dudas y conflictos. Y como adultos intentar llevar una vida física y emocionalmente saludable porque son su espejo. Es bueno tener una mirada analítica sobre los modelos que imponen los medios para reflexionar juntas qué es fantasía y qué es realidad.

Su mejor versión

Los parámetros de belleza que promueven los medios de comunicación o las redes sociales son bastante irreales y están distorsionados. "No hay nada de malo en que una adolescente o preadolescente retoque una foto que sube a Instagram para quedar dentro de un estereotipo, lo malo es que eso rija tu vida y no deje ser quien realmente es", dice María Pía del Castillo, psicopedagoga y directora ejecutiva de Fundación Padres. "Las mamás tenemos que hacer ver a nuestras hijas que en la medida que uno sea la mejor versión de sí mismo puede ser feliz".

De a poco, el valor de la belleza real se hace un lugar en la sociedad. El cuestionamiento de los estereotipos tiene cada vez más fuerza. La discusión sobre los concursos de belleza, las normativas vigentes en muchos países sobre talla y peso de las modelos que participan en desfiles, el reclamo para que las marcas cumplan con la ley de talles y las cada vez más aceptadas campañas con modelos reales llaman la atención sobre la necesidad de un cambio en los parámetros de belleza y buscan bajar la presión social hacia las mujeres.

Una de las marcas pioneras en esta búsqueda es Dove, que desde hace más de una década lleva adelante una campaña para lograr una mirada más genuina de la sociedad hacia las mujeres. Su estudio La verdad acerca de la belleza reveló que solo el 2% de las mujeres del mundo se percibían a sí mismas como lindas. Esto derivó en el Proyecto para la autoestima que busca ayudar a la próxima generación de mujeres a construir una imagen positiva de sí mismas. Otras investigaciones de la marca revelaron que son las niñas de entre 10 y 17 años, que se encuentran en pleno proceso de construcción de su autoestima y personalidad, las más vulnerables a los mensajes de los medios y redes, en los que se equipara belleza con delgadez y éxito.

Más que palabras

Los mensajes de valoración personal de las firmas dirigidas a adolescentes, sobre todo en indumentaria, responden a una tendencia mundial muy positiva. Desde el Love yourself y frases similares estampadas en remeras, la moda se acerca y busca la empatía. "Lo importante es ser coherente. Si las marcas venden un mensaje y después va alguien a probarse un pantalón y sólo encuentra talle 34, obviamente no sirve y es engañoso o mentiroso", dice Del Castillo. Para los millennials y centennials la verdad y la transparencia no se negocian.

Desde hace cinco años 47 Street busca chicas de todo el país para ser su imagen. "La adolescencia es un período de cambios, de búsquedas y fomentamos actitudes positivas con mensajes que alienten la valoración personal; la idea es que crean en sí mismas", dice Kevin Kogan, director de la firma.

Por su parte, Muaa realizó una campaña con chicas contactadas a través de redes sociales. "Los nuevos medios online influyen para que no haya un solo mensaje, ni que éste responda a una sola forma de ser. Ser auténtica es lo que importa", dice Agostina Manfredi, responsable de comunicación. Este verano sus remeras son una declaración de principios: Still growing (aún creciendo), Normal is boring (lo normal es aburrido) y The future is female (el futuro es femenino).

"Es importante acompañar a las adolescentes en la etapa de cambios en su cuerpo, por eso cuidamos lo que proponemos. Los mensajes de valoración personal no faltan y las chicas se identifican", señala Hernán Gálvez, gerente de marketing de Cómo quieres que te quiera.

ASESORARON: Miguel Espeche, psicólogo; María Pía del Castillo, psicopedagoga y directora ejecutiva de Fundación Padres; Florencia Machain, brand manager de Dove Argentina.

Educación

Dove ofrece en forma gratuita material sobre educación para la autoestima: talleres, guías y otros recursos online para padres y maestros, especialmente desarrollados por investigadores, expertos en adolescencia, psicología y en salud;http://selfesteem.dove.com.ar/

Talleres

Fundación Padres propone charlas, talleres y otras actividades sobre adolescencia, autoestima, límites, comunicación y bullying, a los que se puede acceder desde http://fundacionpadres.org/

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas