Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juegan de local: las bandas extranjeras que el público adoptó como argentinas

Desde los Ramones en adelante, algunos grupos de distintos puntos del planeta lograron una conexión especial con sus seguidores en el país; esa relación resulta tan familiar y leal que incluso se corresponde con canciones y videos de los grupos

Sábado 07 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Die toten hosen en la casa de un fan La banda alemana de punk protagonizó el martes pasado uno de sus clásicos "fuera de agenda" y se presentó en el hogar de uno de sus seguidores en Vicente López; entre el mosh y la camaradería, los músicos hicieron el clásico combo asado, vino y punk
Die toten hosen en la casa de un fan La banda alemana de punk protagonizó el martes pasado uno de sus clásicos "fuera de agenda" y se presentó en el hogar de uno de sus seguidores en Vicente López; entre el mosh y la camaradería, los músicos hicieron el clásico combo asado, vino y punk.

"La Argentina es nuestra segunda casa, y no nos da vergüenza decirlo en esas palabras". Cuando Campino, líder de los Die Toten Hosen, lanza una afirmación así, lo hace sin el más mínimo atisbo de demagogia. Básicamente, porque no lo necesita. El público local y el grupo alemán forjaron un idilio que cumple 25 años y cuya celebración empezó en Museum el sábado pasado, siguió en La Plata y finalizará esta noche en el Estadio Obras. Pero en el medio volvieron a protagonizar una de sus aventuras que sirven para seguir afianzando la relación con su público criollo. El martes, en Vicente López, tocaron en la casa de unos fans. Hubo asado, hubo vino, cerveza y hubo un show exclusivísimo, con mosh incluido, en el living de un tranquilo hogar bonaerense.

Claro que entre aquel primer show, el 11 de septiembre de 1992 en el mítico Halley, y esta seguidilla, las diferencias son notorias. "Crecimos y maduramos, antes nos creíamos peligrosos y en realidad no lo éramos en absoluto", ríe Campino mientras abre una botella de agua mineral en el camarín de Museum. Una escena muy distinta a las que vivieron durante aquel recital iniciático. "Llegamos a probar sonido a las 19.30 y el lugar estaba cerrado, terminamos entrando a las 22", recuerda el cantante de 55 años. A partir de ahí, entendieron que los horarios no se iban a ajustar a la puntualidad europea. El público citado para la medianoche llegó a las cuatro de la mañana y el grupo terminó de tocar a las seis. "Después nos fuimos a tomar cerveza con la misma gente que nos había venido a ver. Ahí supimos que era algo especial", recuerda.

Cuatro años después, los Hosen fueron parte de otro recital que marcó a fuego la relación entre el público argentino y una banda punk extranjera: la despedida de los Ramones en River. Los comandados por Joey y Johnny dieron su último show en nuestro país el 16 de marzo de 1996 ante un estadio repleto, algo que nunca consiguieron en su propio país. Ese día fueron de la partida los Superuva, Attaque 77, Iggy Pop y Die Toten Hosen, en una fecha que puede verse, a la distancia, como un traspaso de mando.

Si bien los Ramones fueron la primera banda internacional en entablar una relación de amor con la Argentina (vinieron 7 veces entre 1987 y 1996 y dieron 27 shows, contando una presentación televisiva), es posible rastrear otros casos, y en géneros ajenos al punk. Así como es innegable que Metallica ha dado sus mejores recitales en México y Brasil, o que innumerables bandas de heavy metal han descubierto tener una gran cantidad de fanáticos en Japón, Iron Maiden y Megadeth construyeron un público con lazos de familia en la Argentina, gracias a la cantidad y calidad de sus visitas. Bruce Dickinson y compañía han tocado innumerables veces en Vélez y hasta una vez en River. En Iron Maiden: Flight 666 (2009), el DVD que los muestra girando por el mundo en su propio avión, que además es piloteado por su cantante, incluyeron el clásico "Fear of the Dark", grabado en vivo en el estadio de Ferro.

Por el lado de Dave Mustaine y compañía, en 2007 se editó That One Night: Live in Buenos Aires, un DVD que registra el show que los comandados por Dave Mustaine dieron en Obras al aire libre, el 9 de octubre de 2005. Ante los rumores de una separación, el líder del grupo eligió Buenos Aires para confirmar que seguirían juntos. A partir de ahí, cada visita se volvió una confirmación de ese romance. En el último show que dieron en el país, el año pasado en el Luna Park, dijo antes de terminar: "Nuestro próximo show es en El Salvador, pero poco importa porque a nosotros nos gusta tocar acá". Sin embargo, días atrás, el 11 de septiembre, protagonizó una polémica en Twitter. Un periodista mexicano, Jorge Eduardo Arvizu, le preguntó: "¿Cuál audiencia es más ruidosa y pasional... la de México o la de Argentina?". Y la respuesta de Mustaine sorprendió a muchos: "Solía ser Argentina, pero muchos fans argentinos prefieren decir: ahre, fernet, choripán, etcétera. Así que yo diría que México. Pero puede cambiar fácilmente". El 4 de noviembre Mustaine y su banda tocarán en el renacido Monsters Of Rock. ¿Pedirá disculpas por la "ofensa"?

Otro que regresa en un breve período de tiempo es Julian Casablancas. Después de dar el show más convocante de su carrera con The Strokes, para 90.000 personas en el cierre del Lollapalooza de este año, vuelve con su proyecto solista: The Voidz. El 21 y el 22 de octubre tocará en Buenos Aires y en Córdoba, respectivamente. Ésta será la primera vez que se presente por fuera del formato festival, ya que junto a The Strokes lo había hecho en 2005, en el marco del BUE, y en 2011 en el Personal Fest. Como solista, había debutado en 2014 en el festival creado por Perry Farrell. Pero la relación de The Strokes con el público argentino tiene otra pata imposible de obviar: Albert Hammond Jr. El guitarrista y principal compositor del grupo formado en Nueva York es hijo de la modelo Claudia Fernández y sobrino de Mónica Gonzaga, y en sus varias visitas, algunas de ellas también como solista, ha reafirmado su conexión local.

Empresario heavy metal El líder de Iron Maiden, Bruce Dickinson, fue uno de los oradores de la jornada de tecnología, Campus Party Argentina, en Tecnópolis el año pasado. La familia metalera no lo dejó solo
Empresario heavy metal El líder de Iron Maiden, Bruce Dickinson, fue uno de los oradores de la jornada de tecnología, Campus Party Argentina, en Tecnópolis el año pasado. La familia metalera no lo dejó solo.

Un año después de que The Strokes sorprenda con sus hits de guitarra en un comienzo de siglo dominado por las estrellas pop, The Libertines se posicionaban como la respuesta natural del otro lado del Atlántico con Up The Brackets (2002). Compuesto por 12 canciones de alma indie y cuerpo de garaje, el disco mostraba en la portada una foto de la Plaza de Mayo durante la represión policial en los días del estallido de la crisis de 2001. "Cuando vimos la foto nos pareció perfecta", le contó Pete Doherty a LA NACION el año pasado. "A principios de 2000 conocí a un chico en una clase de español que me contó sobre las revueltas en la Argentina. Enseguida lo relacioné con lo que pasó en Inglaterra, cuando la policía irrumpía en los movimientos underground y se llevaba principalmente a los extranjeros. Ahí supimos que tenía que ser la tapa del disco". Y aunque el debut de los ingleses se demoró hasta 2016, el líder del grupo decidió quedarse un mes en Buenos Aires y dar shows acompañado de músicos locales y viviendo en San Telmo. A principios de este año repitió la fórmula aunque agregó a Rosario como plaza para sus recitales caóticos.

También el año pasado, Richard Ashcroft saldó su deuda con la Argentina, pero las cosas no le salieron del todo bien. Durante su presentación en el Personal Fest se quejó del sistema de retorno y de la división del campo con el lugar de privilegio para el VIP. "Esperé 20 años para tocar acá, estaba devastado cuando volví a casa", le comentó a un grupo de fans antes de tener su revancha en el Gran Rex, dos días después. Problemas al margen, la respuesta del público dejó tan conforme al ex The Verve que el video de "Out Of My Body", su último corte de difusión, muestra imágenes de sus shows en Buenos Aires.

GEsto curador El año pasado, el líder de Megadeth, Dave Mustaine, visitó a Víctor Vargas, herido en un hecho de inseguridad que se produjo antes del show de esta banda en Neuquén
GEsto curador El año pasado, el líder de Megadeth, Dave Mustaine, visitó a Víctor Vargas, herido en un hecho de inseguridad que se produjo antes del show de esta banda en Neuquén.

Como contrapunto quedará para siempre el mal momento que pasaron las Calamity Jane cuando telonearon a Nirvana en Vélez y sufrieron la violencia machista de un público que no paró de arrojar cosas al escenario hasta que se retiraran. Como respuesta aleccionadora, Kurt Cobain decidió no tocar "Smells Like Teen Spirit", el clásico más grande del grupo. Siguiendo esa postura, Campino se para lejos del chauvinismo y reconoce la responsabilidad del artista para evitar que los fanatismos pasen a mayores. "La última vez que tocamos en este lugar, el escenario se cayó", recuerda sobre el show de los Die Toten Hosen en 2000, que tuvo que posponerse para el día siguiente y que motivó el DVD, editado en todo el mundo con título en español, En misión del Señor. "Ahí es cuando tenés que pensar en frío, a nosotros se nos murió una fan en un show en Düsseldorf y eso nos cambió para siempre, no podés ser un pendejo. Tenés que cuidar a la banda y también a tus seguidores".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas