Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La economía se hace ver en el momento oportuno

La actividad económica sigue en alza y pasa a ser un activo electoral para el oficialismo, aunque no lo exime de las reformas que promete

Domingo 08 de octubre de 2017
0

El famoso "segundo semestre" con que el gobierno de Mauricio Macri se ilusionaba para 2016 tardó casi un año en llegar, pero la recuperación de la actividad económica finalmente se hace ver en cada vez más indicadores justo semanas antes de las elecciones legislativas del 22 de octubre.

No sólo el PBI acaba de retornar a los niveles del tercer trimestre de 2015 y corrobora la regla según la cual la reactivación pasa a sentirse "en la calle" una vez que se alcanza el punto previo a la recesión. También hay varios indicios de que incluso puede tener mayor ritmo que en la salida de los ciclos recesivos de 2012 y 2014, de duración similar.

En su último ciclo mensual, el economista Miguel Ángel Broda resaltó que entre agosto y septiembre mostraron mejoras 32 indicadores cuantitativos y cualitativos, sobre un total de 36 que monitorea mensualmente. Este repunte se verifica tanto en la comparación interanual como en el último dato con respecto al promedio de los tres meses previos.

Los mayores aumentos interanuales en lo que va de 2017 corresponden a despachos de asfalto (87%); laminados siderúrgicos no planos (32%); cemento (10%); permisos de construcción para obras privadas (10%); escrituras de compraventa de inmuebles en la CABA (44%); crédito al sector privado en términos reales (19,6%); ventas de autos al mercado interno (22%); producción industrial (1,4%); importaciones totales (15,4%, que se elevan a 30% en las procedentes de Brasil) y en el indicador líder de actividad que elabora la Universidad Di Tella (14,3%). Los números negativos se ubican las ventas minoristas que releva CAME (-2,5%); supermercados (-4,8% en términos reales) y shoppings (-2,5%), así como en molienda de soja (- 2,9%).

Foto: LA NACION / Alejandro Agdamus

En la comparación con el trimestre previo sobresale el repunte en los índices de la UTDT sobre confianza del consumidor (15,9%) y confianza en el Gobierno (21,8%), que en buena medida posicionan a la reactivación como un activo político para el oficialismo en plena campaña electoral. Incluso, con mejoras muy leves en las ventas de comercios minoristas (0,5%) y supermercados (1,2%); las ventas de naftas (0,5%) y de gasoil (2,5%), más atribuibles al repunte del salario real registrado (3,3% interanual en los primeros siete meses de 2017) que al empleo asalariado en el sector privado (0,3%).

Junto con estos datos, la desagregación del último Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE, una aproximación del PBI) correspondiente a julio difundido por el Indec, muestra que la recuperación está motorizada por el sector agropecuario (con una suba interanual de 3,9%) y la construcción pública y privada (16,7%), a la que se suma la industria manufacturera (5,4%), principalmente en los rubros vinculados con estos sectores. También crecen la intermediación financiera (6,9%); el comercio mayorista y minorista (5,3%); pesca (3,9%) y las actividades inmobiliarias (3,5% interanual), aunque la mayoría de ellos aún no retornó al nivel de mediados de 2015. Los únicos dos rubros con signo negativo con respecto a julio de 2016 son la minería (-4,6%) y electricidad, gas y agua (-1,9%).

En otras palabras, buena parte de la reactivación obedece a los "anabólicos" inyectados por el Gobierno a través de políticas activas para salir del pozo recesivo. Entre ellas, el fin de las retenciones al agro; el fuerte impulso a las obras públicas; el boom de préstamos hipotecarios indexados a largo plazo liderado por la banca oficial (al que se sumaron varios bancos privados) y el fuerte impulso al crédito comercial y para consumo en el sector privado (30,8% real en pesos y dólares en el tercer trimestre), además de la línea Argenta de la Anses para jubilados y titulares de la Asignación Universal por Hijo. Paralelamente, la inversión bruta total repuntó 7,7% en el segundo trimestre (tras la caída de 5,1% en 2016), liderada por construcciones (11,5%) y material de transporte (14%, en su mayoría importado), muy superior a maquinarias y equipos (5,5%).

Broda calcula que en los últimos tres trimestres el PBI viene creciendo a un promedio de 3,9% anualizado y cerrará 2017 con una suba de 2,8% interanual, que deja un arrastre estadístico para el año próximo. Y proyecta una recuperación más fuerte y duradera que en los ciclos expansivos de 2012/13 (5 trimestres) y 2014/2015 (cuatro trimestres) debido al cambio de reglas económicas y la reinserción de la Argentina en el mundo.

Otro factor importante para la economía argentina es la progresiva recuperación de Brasil, donde se proyecta una suba del PBI de 2,4% para 2018, con una inflación de 4%, con lo cual no sólo dejará de ser un lastre como en los últimos años, sino que podrá estimular a varios sectores. Una prueba es que con el alza de las exportaciones al mercado brasileño en septiembre, la producción automotriz logró remontar la caída del último año, aun cuando las ventas domésticas (en buena parte de modelos fabricados en Brasil) no dejaron de crecer, al igual que el déficit de la balanza comercial bilateral.

Aunque a la inflación le cuesta perforar el piso de 1,4/1,5% mensual (que equivale a una tasa anualizada de 18/19,5%, muy superior a las metas del Banco Central), los indicadores de actividad junto con las altas tasas reales de interés de las Lebac y la estabilidad del dólar siguen impulsando el boom bursátil y las inversiones financieras, alimentadas además por el ingreso de capitales del exterior. Desde las PASO, el riesgo país se redujo de 452 a 365 puntos básicos, con lo cual baja el costo del financiamiento externo. Paralelamente, se mantiene la corriente de viajes de argentinos al exterior bautizada como "turicompras", con más intensidad en las provincias y ciudades fronterizas y que en la primera mitad de este año provocó una salida de divisas algo superior a los US$ 5000 millones.

La contracara es el bajo nivel de inversión extranjera directa (IED), que en 2016 tocó un piso de US$ 4230 millones y este año se recupera lentamente en sectores con más oportunidades, como energía y obras de infraestructura. Y la relación inversión total/PBI, que el proyecto de presupuesto nacional para 2018 ubica en 17%, aún está lejos de sostener un crecimiento económico superior a la proyección oficial de 3,5% anual. Al menos, mientras se mantenga pendiente la agenda de reformas para corregir problemas estructurales de arrastre como los crecientes déficits gemelos (fiscal y externo); la inflación con suba de precios relativos (energía y transporte); la elevada presión impositiva; la competencia desleal provocada por la economía "en negro"; la pobreza que afecta a uno de cada tres habitantes; los altos costos laborales y logísticos; la baja competitividad de la economía y el escaso dinamismo del empleo y las exportaciones. Estos desequilibrios se cubren con endeudamiento externo del sector público pero, si no se corrigen, en un plazo de tres o cuatro años pueden tornarse insostenibles, aun cuando no haya imponderables en el mercado financiero internacional.

Aunque la recesión haya quedado atrás, la reactivación le permita al oficialismo mejorar el resultado electoral y, por ende, la relación de fuerzas en el Congreso frente a una oposición peronista que ya tiende a reagruparse sin el kirchnerismo, el Gobierno no podrá evitar el desafío de darles contenido concreto a las reformas prometidas y buscar acuerdos políticos para generar nuevos marcos institucionales.

De ahí que en el sector empresario se espere con gran expectativa el discurso con que Macri cerrará el 53° Coloquio Anual de IDEA el viernes por la noche en Mar del Plata, ocho días antes de las elecciones. Previamente, habrá un panel con los principales referentes de los principales bloques legislativos en Diputados y el Senado. Por lo pronto, el título de este tradicional encuentro también es desafiante: "TransformándoNOS". Y alude a la necesidad - siempre relegada en la Argentina- de que las transformaciones comiencen por cada uno para que puedan extenderse al conjunto de la sociedad.

nestorscibona@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas