Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Suspenso... quién recibirá el Nobel de Economía

Juan Carlos de Pablo

SEGUIR
LA NACION
Domingo 08 de octubre de 2017
0

Mañana por la mañana se conocerá el nombre del (o de los, a lo sumo tres) galardonado con el Premio Nobel de Economía, instituido en 1968 por el Banco Central de Suecia, con motivo de celebrarse el 300º aniversario de su fundación. Aunque formalmente no se denomina como el resto, se otorga aplicando el mismo procedimiento empleado en los casos de Medicina, Física, Química, Literatura y Paz.

Al respecto conversé con el norteamericano Kenneth Joseph Arrow (1921-2017), cuya hermana se casó con Robert Summers, hermano de Paul Anthony Samuelson, de manera que Arrow y Samuelson eran parientes, y Larry Summers (hijo de Robert) tiene dos tíos premios Nobel de Economía. Profesor en Stanford, Arrow ganó la medalla John Bates Clark, que se otorga al economista más brillante que todavía no cumplió 40 años, y en 1972 compartió el Premio Nobel de Economía con John Richard Hicks. "Fue premiado por dos grandes hallazgos analíticos, ambos desarrollados cuando tenía aproximadamente 30 años", afirmó Samuelson.

-¿Cuáles fueron dichos hallazgos?

-El denominado teorema de imposibilidad y, en colaboración con Gérard Debreu, la prueba de la existencia y estabilidad del equilibrio general competitivo. Más allá de la conocida generosidad de Paul, mi mérito consistió en plantear de manera rigurosa lo que en ambos casos se sabía o se intuía.

-El primero surgió de su tesis doctoral.

-En efecto, en Elección social y valores individuales, publicado en 1951, probé que la agregación de las preferencias de individuos racionales que integran una comunidad puede generar resultados no racionales a nivel agregado, mostrando las dificultades que tienen los sistemas de votación. La idea había sido planteada siglos antes por el marqués de Condorcet.

-¿Y en el caso de la teoría del equilibrio general?

-Nuevamente, como se dice en estos casos, con Debreu nos encaramamos sobre los hombros de Marie Esprit Léon Walras, Vilfredo Pareto, Karl Gustav Cassel, Abraham Wald, etcétera.

-Tampoco se haga el modesto. Hirofumi Uzawa dijo de usted que "es unode los economistas más profundose influyentes en toda la historia del pensamiento económico, celebrado por su originalidad, claridad y habilidad técnica".

-No me hago el modesto, pero no me gusta apropiarme de méritos que no me corresponden.

-Usted ocupa un lugar singularen la estadística del Premio Nobelde Economía.

-Así es, pero primero miremos las estadísticas generales. Hasta ahora 78 personas obtuvieron el Nobel de Economía, 24 de ellas de manera individual; 36, en grupos de dos, y 18, en grupos de tres; 77 varones, una mujer (Elinor Ostrom). En el momento de ser galardonados, en promedio tenían 67 años de edad. Leonid Hurwicz lo recibió cuando tenía 90 años, Lloyd Stowell Shapley, a los 89 años. Fallecieron 41 de los 78 premiados. En promedio, vivieron 16,3 años luego de haber recibido el galardón.

-¿En cuanto a la nacionalidad?

-Nacieron en Estados Unidos 43 de los 78 galardonados (55,1% del total) y 18 en otros países, pero migraron y desarrollaron su carrera profesional en dicho país (sumados, equivalen a 78,2% del total). De los 17 restantes tres nacieron en Inglaterra, dos cada uno en Alemania, Francia, Noruega y Suecia, y uno cada uno en Escocia, Holanda, Chipre, India, Indias Occidentales y Rusia. A propósito: el norteamericano James McGill Buchanan, quien lo recibió en 1986, afirmó que si el jurado hubiera estado compuesto por compatriotas suyos, nunca se lo hubieran otorgado.

-¿No es demasiado?

-Samuelson decía que la ciencia americana, no sólo la económica, les debía mucho a Hitler y a Stalin, por la migración de talento que habían producido. Lo cierto es que, luego de la Segunda Guerra Mundial, el análisis económico se americanizó, volviéndose menos dogmático pero también demasiado mecanicista. De cualquier manera, es difícil acusar al Comité Nobel de ignorar los avances teóricos que se producen en América latina, África, China o Japón.

-¿Cuáles son sus singularidades,dentro de esta estadística?

-Que fui el galardonado más joven, porque cuando me lo otorgaron tenía 51 años; y también quien más tiempo vivió luego de recibirlo, porque fallecí 45 años más tarde. En la lista me sigue Samuelson, quien falleció 39 años después de haberlo recibido.

-Ya que lo mencionó, su pariente decía que el premio Nobel no satisfacíael criterio de bienestar de Pareto.

-(Risas.) Pareto afirmaba que sólo se puede decir que aumenta el bienestar de una sociedad cuando mejora el de algunos de sus integrantes, pero no se deteriora el de ninguno de ellos. Según este criterio tan restrictivo, el premio Nobel no mejora el bienestar de la humanidad, porque al tiempo que les produce gran alegría a los galardonados, les genera enorme frustración a quienes se visualizaban como candidatos.

¿Quién piensa que será galardonado mañana?

-No lo sé, cada economista tiene sus candidatos. Sí sé que esta noche a algunos colegas les costará conciliar el sueño, esperando la llamada telefónica que precede en un par de horas el anuncio oficial; y que a quien lo reciba le resultará imposible volver a conciliar el sueño.

-Don Kenneth, muchas gracias.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas