Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Llegar con sus productos a otros países, una meta para las pymes

Junto con el secretario del área, cuatro emprendedores analizaron sus desafíos

Domingo 08 de octubre de 2017

La integración al mundo es un rompecabezas que se completa con ayuda de todas las piezas, y las pymes y los emprendedores forman parte del armado. Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pymes de la Nación, dio un panorama sobre cómo se encuentra el sector en relación con el comercio exterior: "Es un camino largo. El mercado argentino es chico, por lo que tenemos que abrir nuevos horizontes y tenemos convenios con menos del 10% del PBI del mundo. Hay todo un trabajo previo para llegar a la instancia de exportación de pymes", analizó.

Además de la facilitación de apertura de mercados, Mayer resaltó la importancia de la ley de emprendedores, la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE) y el régimen Exporta Simple, que entra en vigencia este mes y permite realizar exportaciones con prestadores de servicio postal certificados por Aduana, sin intervención de terceros. Es una herramienta pensada para pymes, ya que habitualmente comercializan en volúmenes chicos.

Federico Manzuoli, creador de los helados Guapaletas, es uno de los emprendedores que quieren internacionalizarse. Expresó que la Argentina es competitiva para exportar helados: "Tenemos buena materia prima y buen talento, aunque tenemos que seguir trabajando en los costos. Se está haciendo un trabajo de fondo y lleva su tiempo. Como empresarios, tenemos que bajar un poco la ansiedad". Señaló a Uruguay, Chile, Colombia y Paraguay como los mercados de expansión y a la vez recordó que la compañía de dos años de antigüedad sigue aumentando la capilaridad en el país.

"Queremos ser el McDonald's de la cámara hiperbárica", dijo Claudio Teler, creador de BioBarica, cuando tuvo que explicar sus ambiciones. El producto que desarrolló es una herramienta para aumentar el oxígeno en sangre -hiperoxia-, que se utiliza para tratamientos médicos y de recuperación para personas con autismo y para deportistas con lesiones. Hoy, su compañía exporta a casi 30 países y su próximo paso es desarrollar el modelo en España, y para eso busca inversores: "Pretendemos un modelo de negocios novedoso, donde tomamos todas las posiciones importantes que hay en el país y queremos migrar nuestro concepto a otras naciones", dijo.

Por su parte, el sueño de Alejandro Reca, director de Finanzas de Establecimiento San Ignacio, es que el consumo de dulce de leche "deje de ser algo nostálgico" para pasar a ser más masivo. "También queremos que se respete la denominación de origen, porque no sólo se fabrica en el Río de la Plata: hay fábricas en Francia y Estados Unidos", aclaró.

Por otro lado, opinó que debatir el tema de los costos, sobre todo en el sector lácteo, está "muy trillado" y que habría que pensar "más allá del tipo de cambio" hacia cambios estructurales, porque "si no se resuelven los problemas de fondo en dos o tres meses habrá que ajustar de nuevo" el valor del dólar, explicó.

Para terminar, Lorena Cantarovici narró vía videoconferencia cómo fue su recorrido: llegó con US$ 300 a Denver, en Estados Unidos, y hoy con su empresa María Empanada factura US$ 2,5 millones. "Algo muy importante que hice fue hablar con gente que tenía negocios como el que yo quería poner. Por mi bagaje cultural, lo mío era no hablar de lo que ibas a poner hasta que estuviera listo, pero acá es todo lo contrario: tenés que decir lo que vas a hacer para que te ayuden", rememoró. Un préstamo de su suegra de US$ 4000, un buen networking y mucho esfuerzo completaron la receta.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.