Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Nobel de la Paz, un llamado de atención por la escalada nuclear

Con la amenaza norcoreana de telón de fondo, premiaron a una ONG que impulsa la prohibición atómica

Sábado 07 de octubre de 2017
0

OSLO.- Los tambores de guerra llegaron a oídos del Comité Noruego del Nobel, que concedió el premio Nobel de la Paz a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés), en medio de una escalada belicista entre Estados Unidos y Corea del Norte y cuando tambalea el acuerdo nuclear sellado tras una década de negociaciones con Irán.

Beatrice Fihn, directora de ICAN, ayer, en Ginebra
Beatrice Fihn, directora de ICAN, ayer, en Ginebra. Foto: Reuters / D. Balibouse

"Vivimos en un mundo donde el riesgo de que se utilicen las armas nucleares es más alto de lo que nunca fue", declaró la presidenta del Comité Noruego del Nobel, Berit Reiss-Andersen, al anunciar la distinción para ICAN. "Algunos Estados están modernizando sus arsenales nucleares y hay un peligro real de que más países intenten obtener armas nucleares, como ejemplifica Corea del Norte", agregó.

Con sede en Ginebra, ICAN es una coalición de grupos no gubernamentales presente en más de 100 países, entre ellos, la Argentina (ver aparte). Inspirada en el éxito del movimiento por la prohibición de las minas antipersonales, su objetivo es movilizar a la opinión y así obligar a los gobiernos a deponer sus ambiciones nucleares para que esas armas sean historia.

El grupo participó activamente en impulsar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, que fue adoptado por 122 países en julio pasado. El 20 de septiembre, el día que fue abierto a la firma para entrar en vigor, lo ratificaron 51 países, con el boicot de las grandes potencias nucleares, cerradas a desprenderse de sus ojivas y celosas de mantener su ventaja comparativa.

Son nueve los países que tienen armas nucleares: Estados Unidos, Rusia, Francia, Gran Bretaña, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte. Los arsenales de Washington y Moscú representan el 90% de todas las armas del mundo. Y Pyongyang, sin el menor escrúpulo, se abre camino a pasos de gigante hacia el selecto club atómico, quieran o no admitirlo en su seno los demás miembros.

La ICAN fue elogiada "por su labor de concientización sobre las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier uso de armas nucleares y por sus pioneros esfuerzos por lograr la firma de un tratado que las prohíba".

Desde el punto de vista de la Península de Corea y sus países vecinos, donde todas las semanas la gente se sacude por el intercambio de palabras destempladas y pruebas de bombas y misiles, la idea de un tratado parece una escena equivocada tomada de otra película.

Corea del Norte acaba de concretar su sexta y por lejos mayor prueba nuclear, y está cada vez más cerca de lograr su objetivo: montar una ojiva nuclear en la cabeza de un misil intercontinental. Pyongyang amenazó repetidamente con borrar a Estados Unidos del mapa.

En los últimos meses, sin embargo, las invectivas de Pyongyang vienen siendo respondidas con un lenguaje igualmente violento desde Washington. Trump no ha dudado en saltearse cualquier formalidad o jerga diplomática para amenazar con hacer tronar el escarmiento sobre el nuevo enemigo público de la Casa Blanca.

La ICAN organizó eventos globales en 2015 para recordar el 70° aniversario del lanzamiento de las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. Y el mes pasado en Berlín protestó con otras organizaciones pacifistas frente a las embajadas de Estados Unidos y Corea del Norte ante la posibilidad de un conflicto nuclear.

Los 1,1 millones de dólares que recibirá ICAN ayudarán a que la atención pública se mantenga en la causa abolicionista. Pero la distinción sorprendió incluso a la directora del grupo, Beatrice Fihn, que reconoció que cuando recibió el llamado del Comité del Nobel, primero pensó que se trataba de una broma. "Las armas nucleares son ilegales. Amenazar con el uso de armas nucleares es ilegal. Tener armas nucleares, desarrollar armas nucleares es ilegal, y tienen que parar", dijo tras reponerse del asombro, reafirmando la convicción de los adversarios de la guerra.

En el recalentado escenario nuclear se teme también por la suerte del tratado con Irán, sellado entre el régimen chiita y seis potencias en 2015, que logró congelar las ambiciones atómicas de los ayatollahs a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Trump, que siempre lo cuestionó, se dispone a torpedearlo.

Claves de la elección

¿Por qué se premió la lucha contra las armas nucleares?

"Vivimos en un mundo en el que el riesgo de que se usen armas nucleares es el más grande en mucho tiempo", justificó el jurado del Nobel. Varios Estados modernizaron sus arsenales y el peligro de que Corea del Norte y otros países intenten fabricar este tipo de armas es real. Puede que el Comité no tuviera en mente sólo los ensayos de Kim, sino también las pruebas misilísticas de Irán y la reacción de EE.UU.

¿Por qué el comité del Nobel eligió a la ICAN?

La Campaña Internacional por la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) impulsó la firma del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares de la ONU, firmado en julio, en Nueva York, por 122 países y ratificado en septiembre en la Asamblea General; así, cerró una laguna legal en el tema, señaló el jurado. Con la decisión, el Nobel da un impulso a iniciativas contra las armas nucleares

¿Puede este premio influir en la crisis con Pyongyang?

Corea del Norte es el único país al que el jurado nombró expresamente en su discurso y para el que pretende servir al menos de señal. El régimen de Kim verá que internacionalmente se premia el trabajo por el desarme. El galardón también puede ser visto como un llamamiento a Trump a que no cierre la vía de la negociación en el conflicto por el programa nuclear norcoreano.

Agencias AFP, AP, ANSA y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas