Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Buenas perspectivas y algunos desafíos

La última Conferencia Anual de FIEL dejó como resultado el análisis positivo de los indicadores que muestran una recuperación de la economía en el corto plazo; también hubo propuestas para lograr mejoras

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Las tasas de crecimiento de la Argentina, según el economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Carlos Végh, fueron de 2,6% en 2015; -2,2% en 2016; 2,8% en 2017 y 3.0% es la proyección para 2018. Como análisis general de la Conferencia Anual de FIEL, quienes presentaron sus ponencias estuvieron de acuerdo en que los indicadores de la economía muestran una recuperación en el corto plazo con un impacto sobre 2018. "Ya comienza a manifestarse una mayor confianza en el consumidor", dijo Juan Luis Bour, en diálogo con LA NACION.

Concurrieron unas 600 personas entre ellas, el ex ministro de Economía Ricardo López Murphy, empresarios como Cristiano Ratazzi, presidente de Fiat, Patricio Grecco, presidente de SC Johnson y Teófilo Lacroze, presidente de Shell y la economista y ex funcionaria radical Beatriz Nofal.

Con respecto al mercado laboral, Bour agregó que "cuando la economía se recupera hay un efecto positivo sobre el empleo y una reducción gradual del desempleo, que debería crecer en el sector privado, pero no el público". Entre los desafíos, se refirió a lograr el equilibrio fiscal y contener el gasto público, ya que "cuando la economía crece existe una tentación tanto de las provincias como de la Nación de gastarse la plata. Por eso hay que ser disciplinados con el gasto", explicó el economista.

Porque no hay que hacerse ilusiones de que vuelvan los extraordinarios precios de las commodities de la década de 2003 a 2013, durante la cual se ahorró poco, según Végh, "la región necesita generar su "propio" crecimiento. De ahí la importancia de reformas estructurales y otras políticas domésticas que aumenten la productividad". Se refirió a reformas laborales, educativas y de infraestructura. En este sentido el estudio presentado por Marcela Cristini y Guillermo Bermúdez, ambos de FIEL, con la colaboración de la fundación Konrad Adenauer, mostró que América latina y el Caribe deberían aprovechar la oportunidad en el marco del próximo encuentro del G-20 para aumentar su integración regional, aumentar su capital público de infraestructura y ampliar su inserción internacional. "El G-20 es un foro para que los países latinoamericanos den una señal de coordinación regional y muestren mayor compromiso como responsables de una porción abundante de los recursos naturales mundiales. Es una región que aspira a aumentar su procesamiento en origen y que requiere del mantenimiento y ampliación de las reglas multilaterales del comercio", concluyó el informe.

El empleo en primer plano

Durante la Conferencia, las propuestas de Bour, junto a la economista de Fiel Nuria Susmel, para mejorar los índices de empleo privado formal fue, entre otras, trabajar sobre la baja productividad, (mejorar estadísticas y medir ausentismo). "Los programas sectoriales quizás sean parte de la reforma posible, mientras flexibilicen (no cristalicen) las normas", dijo Bour en el encuentro. También, facilitar la contratación temporaria. Dieron además su apoyo al sistema dual y de pasantías, entre otras acciones que incluyen "flexibilizar contratos de larga duración, rever normas sobre homologación, ultraactividad, y estatutos".

"Este país tiene un nivel de gasto público bastante alto para su nivel de desarrollo", dijo el economista de FIEL Daniel Artana, "es de alrededor del 45 puntos del PBI. Supera a lo que queremos pagar de impuestos para financiarlo. Estamos discutiendo si la presión tributaria es alta en la Argentina, pero para cerrar el déficit fiscal necesitaríamos subirla 20%. No existe la magia...o ponemos mas plata para los impuestos o hay que bajar el gasto". Agregó que en los países similares al nuestro, de entre 10 y 15.000 dólares por cápita, el gasto público es del 34% del PBI. "Creemos que hay soluciones mágicas para esto... pero que lo único que se puede hacer es bajar el nivel de gasto".

Agregó que "nos estamos financiando con el resto del mundo para pagar el exceso de empleados públicos...Tenemos que avanzar en la agenda estructural porque los problemas que tiene la Argentina no se resuelven mágicamente".

Los economistas del BID Eduardo Cavallo y Tomás Serebrisky dieron a conocer el libro de la entidad internacional, "Ahorrar para desarrollarse", que se puede descargar desde www.iadb.org/ahorro. ¿Quién ahorra en un país?, se preguntó Cavallo. La respuesta es: 35% de los hogares, 60% de las empresas y un 5% los gobiernos. "En general en la región se esquiva el sistema financiero y los ahorros van para el consumo y también debajo del colchón". Esta desconfianza en general del sistema financiero no permite mayores inversiones por lo que frena el desarrollo de los países, según los expertos del BID.

¿Pasó lo peor? Miguel Kiguel, economista y director de EconViews, opinó que "estamos en el contexto de una economía que crece, aunque claramente no a tasas chinas. Hay una inflación que cae y una economía que empieza a generar empleo. El año 2016 fue mucho mas difícil de lo que pensábamos pero estamos encaminados para que la Argentina pueda crecer en forma mas balanceada, sin anabólicos".

Dijo también que para esta primera etapa de Gobierno "las cosas están saliendo bastante bien. Hubo cosas que se hicieron rápido (la salida del default, por ejemplo) y otras que se hicieron como dice la canción, despacito, sobre todo la parte fiscal y la segunda parte del aumento de tarifas. Además existe una apertura económica que en realidad no sabemos bien hacia dónde va". Lo que falta: reformas estructurales para generar crecimiento a mediano plazo, bajar los costos laborales, el costo tributario y el gasto público. "Tenemos la esperanza de que empecemos a ver estas reformas en la segunda etapa".

Con respecto a la inflación el economista dijo que la tenemos asumida como país. "Los extranjeros me preguntan cómo podemos vivir con una inflación del 20% y les contesto que durante años vivimos con una inflación del 40%, 50%, 100%, que no es buena, pero vivimos. Esta gimnasia se reavivó en los años 2000. Tuvimos una década de inflación del más del 20% anual y dos picos recientes del 38%. Pero este año bajó mucho la inflación. Pensamos que va a terminar 2017 en un 22%".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas