Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más que un empleo, una vocación: la última lección de Paul Auster

El escritor aborda la historia de Rose, que pasó de trabajar únicamente por el salario que le pagaban a encontrar "una nueva forma de estar en el mundo"

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Los buenos escritores componen melodías con palabras para que otros sean interpretados. A diferencia de los gurúes, que lanzan consignas a los gritos como vendedores ambulantes, ellos penetran con sutilezas que calan más hondo en conceptos esenciales.

Paul Auster, autor norteamericano, acaba de publicar su nuevo libro. Se trata de 4 3 2 1, una saga neoyorquina de múltiples facetas, donde aparece una joven judía en pleno proceso de duelo, tratando de superar la desaparición de su amado, muerto en los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial. Con poco más de 20 años, ingresa como ayudante en el estudio de un fotógrafo retratista.

Auster describe: "Para Rose, que hasta entonces no había sabido realmente hacia dónde se dirigía, que había trabajado en diversas labores de oficina por el salario que le pagaban y nada más, es decir, sin esperanza de alcanzar cierta satisfacción interior, aquello fue como encontrar de pronto una vocación, no simplemente un empleo, sino una nueva forma de estar en el mundo".

Luego de leer estas líneas, más de uno se sentirá tentado a reunir todos sus libros de management, artículos, estadísticas, encuestas, las voluminosas carpetas de los seminarios y cualquier otro material que haga referencia a la administración de los recursos humanos. Todo con un destino incierto.

Y tendrían razón, porque Auster lo ha dicho todo. No hay misterio ni las famosas claves que año a año van brotando para calmar los ánimos de los líderes confundidos. Ante la insistente pregunta sobre qué quiere la gente, aportada por agudos y carísimos especialistas, la respuesta ya fue dada: "una forma de estar en el mundo".

Entran aquí los emprendedores, los operarios, los empleados, los gerentes y cuanto bípedo circule por las empresas. No es difícil de entender y, una vez superado este paso, hay que ver las cosas de otra manera. Es una responsabilidad conjunta, inapelable, donde el individuo es sólo una parte. Como lo ha señalado Zygmunt Bauman, últimamente la carrera profesional se ha privatizado.

Dicho en términos menos académicos, que cada uno se las arregle como pueda y haga cursos, posgrados, másteres, etcétera, con el propósito de acumular antecedentes de cartulina. En lo posible, en idioma inglés o francés, porque lucen mejor. Aquí se incluye el concepto de "empleabilidad", cuya traducción sería algo así como "ampliar las chances de conseguir el trabajo deseado", al mejor estilo de la ruleta en un casino.

Pero la otra parte sigue vigente, aunque quiera dársela por desaparecida. Dentro de cualquier dotación encontraremos personas que intentan, como Rose, encontrar su lugar en el mundo. Puede que no esté exactamente en ese pequeño universo de la organización, por lo que es preciso hacer esfuerzos para brindar una gran cantidad de posibilidades para que la mayor parte de sus componentes se apropien de un fragmento y lo vivan como parte de su mundo. En la cercana antigüedad, esta técnica se llamaba planeamiento de carrera.

La admiración que despiertan empresas como Google y otras similares que brillan en el paraíso laboral no tienen más fundamento que las que menciona Paul Auster sobre Rose. Por supuesto, es obvio, que no todas tienen las riquezas de los gigantes empresarios, pero en tanto se mantenga la brújula en la misma dirección, es decir, no ofrecer solamente un empleo, los resultados serán espectaculares y, en la mayoría de los casos -con los inevitables ingredientes de la imaginación, inteligencia y buena voluntad-, son gratuitos o de muy bajo costo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas