Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por primera vez, De Vido fue citado a indagatoria en una causa contra Odebrecht

El juez Rafecas lo convocó para el 5 de diciembre como "partícipe necesario" de maniobras tendientes a beneficiar a los brasileños en los gasoductos

Sábado 07 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Por primera vez, De Vido fue citado a indagatoria en una causa contra Odebrecht
Por primera vez, De Vido fue citado a indagatoria en una causa contra Odebrecht. Foto: Archivo / Soledad Aznarez

Por primera vez, Julio De Vido fue citado a indagatoria en una de las causas del capítulo argentino del Lava Jato, que investiga la connivencia entre los ex funcionarios kirchneristas y la brasileña Odebrecht. El juez federal Daniel Rafecas convocó a declarar al ex ministro de Planificación en el marco del caso que indaga en las ampliaciones de los gasoductos norte y sur, el megaproyecto que continuó las obras de Skanska.

De Vido fue citado como "partícipe necesario" del delito de negociaciones incompatibles con la función pública luego de que se detectaran presuntas maniobras espurias para direccionar la licitación en favor de Odebrecht.

La investigación, bautizada "Skanska II", no se focalizó en el pago de coimas, sino en una serie de resoluciones y cartas cruzadas con la gigante brasileña para asegurar su participación en el negocio, un proyecto de US$ 2300 millones.

Hasta ahora, el ex ministro todopoderoso durante el kirchnerismo no había estado complicado, de forma directa, en los coletazos argentinos del Lava Jato. Para el juez, el ex funcionario creó "un esquema delegativo que facilitó la ulterior contratación de Odebrecht".

Por pedido del fiscal Federico Delgado, Rafecas también citó a indagatoria al ex secretario de Energía Daniel Cameron, al ex subsecretario de Energía Eléctrica Bautista Marcheschi y al ex subsecretario de Combustibles Cristian Folgar.

La obra de los gasoductos se soportó con una compleja ingeniería financiera. En 2005, el Ministerio de Planificación elaboró un plan para ampliar la capacidad de transporte de gas en el país, siendo la Secretaría de Energía -por entonces encabezada por Cameron- la "organizadora del programa". Con el fin de administrar los fondos, se constituyeron fideicomisos en el Banco Nación.

Transportadora Gas del Norte (TGN) y Transportadora Gas del Sur (TGS) lanzaron concursos abiertos bautizados "open seasons" para hacer las ampliaciones, que consistían en la aplicación de cañería paralela (loops) a los gasoductos más la instalación de plantas compresoras. Cammesa, a su vez, subcontrató a Odebrecht bajo el convenio "EPC", el 6 de diciembre de 2006, para realizar los trabajos de ingeniería.

En su resolución de ayer, Rafecas detalló que hubo una serie de maniobras para orquestar la licitación y favorecer a Odebrecht. "Existió una tendencia beneficiante por parte de funcionarios públicos del ex Ministerio de Planificación en miras a que fuera la constructora brasileña la que asumiera la ejecución de los gasoductos", señaló el magistrado.

De Vido fue, como vértice superior de la maniobra, quien creó, mediante distintas resoluciones administrativas, el programa de fideicomisos y definió el "plan de acción" para ampliar la capacidad de transporte de gas para la generación de energía eléctrica.

La ex Secretaría de Energía, en tanto, instruyó a Camessa (empresa de gestión privada con própósito público) a que actúe "por orden y cuenta del Estado nacional" y le pidió que les ordene a TGS y TGN la licitación los gasoductos, conforme a las instrucciones del ex subsecretario de Energía Eléctrica, Marcheschi.

El 13 de diciembre de 2005, en una nota, Planificación le puntualizó a Cammesa los detalles del concurso. "Días previos a ese mandato, Cammesa y la Secretaría de Energía recibieron una nota de Odebrecht fechada el 7 de octubre de 2005 en la que la firma ponía de manifiesto su disposición para contribuir en la obra", señaló Rafecas. Los brasileños ofrecieron el financiamiento del Bndes y enviaron otras dos notas para insistir con la propuesta.

El 16 de diciembre de 2005, Cameron le respondió a Odebrecht. Le manifestó que la oferta era de interés y, según el escrito, "puso a disposición profesionales del organismo para determinar, en el menor tiempo posible, los detalles de la estructura financiera". La licitación formal se lanzó recién el 31 de marzo de 2006. Mientras que Odebrecht tuvo 60 días para elaborar su proyecto, el otro consorcio interesado (Roggio e ICA), tuvo apenas cinco días. El camino a la gigante brasileña quedó allanado.

Además de De Vido y Cameron, también fueron citados los ex directivos de Cammesa Luis Alberto Beuret y Julio Armando Bragulat, como partícipes necesarios.

Las citas son entre el 27 de noviembre y el 5 de diciembre, día en el que De Vido cerrará la ronda de indagatorias en los tribunales.

En su resolución Rafecas tomó otra decisión clave para la causa, ya que comenzó a perfilar un "mega Lava Jato": le remitió a su par Marcelo Martínez de Giorgi una parte de las actuaciones, para que unifique los distintos expedientes contra Odebrecht en lo referido al pago de coimas.

La Oficina Anticorrupción había requerido que se unifiquen las tres causas contra Odebrecht. De Giorgi y el fiscal Franco Picardi (que instruyen la causa del soterramiento del Sarmiento) reclamaron los otros dos expedientes: el de los gasoductos y el de las obras de Aysa (a cargo del juez Sebastián Casanello).

Rafecas ayer decidió mantener en su juzgado el tramo que investiga negociaciones incompatibles y remitir a De Giorgi, por conexidad, la investigación del cohecho.

Por ahora Casanello no resolvió qué hará con su expediente, aunque ya le corrió vista a todas las partes para que emitan su opinión. No se descarta que la diputada Margarita Stolbizer (como amicus curiae) o el fiscal Federico Delgado (que interviene en las causas de Aysa y los gasoductos) se opongan a esta unificación.

Si eso ocurre, será la Cámara Federal la que decida si habrá o no una megacausa Lava Jato.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas