Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El deterioro ambiental y la geoingeniería: unidos o "venusificados"

Ante los desastres climáticos, hay quienes plantean la necesidad de estudiar, por ejemplo, cómo transformarla fuerza de los huracanes en energía eléctrica; una pregunta que flota: ¿puede la Tierra llegar a ser como Venus?

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Entre tanta noticia trágica con los efectos de los recientes huracanes en el Caribe, la publicación satírica The Onion se tomó el tema, días atrás, con humor: "Los climatólogos dicen que la mejor esperanza para la humanidad es que los huracanes empiecen a girar en dirección opuesta y se cancelen entre ellos". El artículo citaba a una fuente ficticia de la Oficina Nacional de Meteorología de EE.UU. que sostenía: "A esta altura, creemos que la última y mejor chance de supervivencia de la especie humana es que dos megahuracanes giren en dirección opuesta, a exactamente la misma velocidad, y se cancelen entre ellos".

Los vientos de intensidad récord recientemente registrados (hubo hasta ahora, en lo que va del año, 13 gigantescas tormentas en el Atlántico, con nombre propio) pusieron de nuevo en el centro de la escena de debate al cambio climático: si bien está en discusión el hecho de que el aumento de catástrofes naturales esté relacionado con la contaminación, de lo que no hay dudas es de que las modificaciones medioambientales contribuyen de manera directa a que los efectos de estos desastres sean mucho más dramáticos, en costos materiales y en vidas humanas. La agenda de la "exponencialidad" en el avance de la ciencia y la tecnología aquí tiene algo para decir: como la velocidad de deterioro es mucho mayor que la de reemplazo gradual de combustibles fósiles, se necesitarán ideas muy originales y disruptivas para poder llegar a "tacklear" el problema a tiempo. No tan alocadas como la de la nota humorística de The Onion (los huracanes, por motivos del funcionamiento de la atmósfera, siempre giran en la misma dirección). Pero casi: esta semana el astrofísico Neil deGrasse Tyson -el presentador de la renovada serie Cosmos- sostuvo que la ciencia y la ingeniería deberían descubrir pronto cómo convertir la fuerza de los huracanes en energía eléctrica. "Creo que ésta sería una actitud mucho más constructiva que salir huyendo en auto y gritar que hay que comprar agua y papel higiénico", dijo el heredero de Carl Sagan en Cosmos.

Se estima que un tifón tropical promedio libera unos 600 terawatts de energía, una cantidad enorme, pero mucho más difícil de "domar" que otras fuentes naturales (energía solar, eólica, represas), debido al carácter móvil de los huracanes. A pesar de todo, en Japón y Miami ya hay prototipos construidos de turbinas para capturar una parte de la energía involucrada en estos fenómenos naturales.

El experto en energías renovables Alexis Caporale remarca que las noticias que vienen apareciendo este año dan cuenta de un abaratamiento y demanda de energías alternativas mucho más pronunciado que el que se había pronosticado. "En este campo no tenemos ni idea de las proyecciones y siempre la realidad supera lo que los expertos vaticinan. Pero en lo que es renovables y autos eléctricos te diría que la tendencia ya es irreversible. No porque sea fácil sino porque ya el combo «tecnología más infraestructura más decisiones macro más impacto económico» está resuelto", explica.

A pesar de los pedidos de Donald Trump para revivir la extracción de carbón, en los últimos doce meses -por primera vez en la historia- la energía solar fue la opción de mayor crecimiento en el mundo, y dos tercios de la energía agregada en el último año corresponden a fuentes alternativas, sostuvo el miércoles un reporte de la Agencia Internacional de Energía citado por The Guardian.

"Seguro van a aparecer disrupciones que nos sorprenderán (por suerte)", dice Caporale, que también es miembro del Instituto Baikal. "Las grandes incógnitas siguen siendo el almacenamiento que termine siendo ganador (hoy litio, mañana litio, pasado no sé), un posible resurgimiento de energía nuclear a baja escala, el reordenamiento de muchas industrias (y ciudades) a partir de que el transporte sea autónomo, y otras avenidas de impacto. Lo que toca ahora es hablar de deforestación vs. regeneración de ecosistemas, ganadería vs. carne sintética, penalidades a la ineficiencia energética, este tipo de cuestiones".

Entre las turbinas para huracanes de DeGrasse Tyson y la llegada de nuevas disrupciones que permitan desacelerar y revertir el proceso de degradación del medio ambiente se cuela una disciplina que parece sacada de novelas futuristas: la "geo-ingeniería", que promueve intervenciones humanas a escala enorme para influir en el clima.

El astrofísico David Grinspoon sostuvo la semana pasada que la geoingeniería podría ser el camino de salvación frente al deterioro ambiental y al efecto invernadero, por el cual se prevé que -en un escenario optimista- para fin de siglo la Tierra tendría una temperatura promedio por lo menos dos grados Celsius más elevada que la actual. Grinspoon es un experto en planetas del sistema solar, que han cambiado drásticamente sus condiciones climáticas en períodos largos, como Venus y Marte, y cree que allí hay pistas para prever las modificaciones que ocurrirán con el clima en la Tierra, más allá de los efectos del hombre. El astrofísico conversó sobre estos temas con el medio digital Futurism, que tituló a esta producción: "La «venusificación» de la Tierra: ¿El cambio climático nos terminará convirtiendo en un planeta como Venus?".

Uno de los centros de geoingeniería más renombrados a nivel académico es la Universidad de Oxford, en Inglaterra, donde hay varias líneas de investigación y propuestas que se engloban en dos categorías: tratar de que una parte de la energía solar no llegue a la Tierra (solar radiation management o SRM), colocando reflectores gigantescos en el espacio, por ejemplo; y por otro lado esfuerzos de distinto tipo para remover dióxido de carbono de la atmósfera.

¿Será la geoingeniería una de las carreras con demanda caliente en un futuro cercano? Esta semana, en Twitter, Daniel Molina (@rayovirtual) dudaba de este tipo de pronósticos y recordaba cómo en los 60 se impulsaba a seguir la carrera de "Perfoverificador": una especialidad muy requerida para las computadoras de empresas y del gobierno por entonces, que usaban los sistemas de tarjetas perforadas. La geoingeniería hoy remite más a las películas de cine catástrofe, donde hay que modificar el eje de rotación terrestre o frenar el impacto de un megameteorito. Pero tal vez pronto escuchemos más de ella, con posgrados en domesticación de huracanes, espejos espaciales y otras técnicas que hoy parecen de ciencia ficción.

sebacampanario@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas