Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Persisten indicadores de pobreza en el conurbano

Según la UCA, la situación social mejoró respecto de 2011, pero creció la población que reside cerca de basurales y en zonas inundables

Sábado 07 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El barrio Las Palmeras, cerca de La Plata, surgido en 2008
El barrio Las Palmeras, cerca de La Plata, surgido en 2008. Foto: Archivo / Santiago Hafford

LA PLATA.- El conurbano de la provincia de Buenos Aires duele: el 51,8% de su población no tiene red cloacal, el 35,9% no tiene acceso a la red de gas natural, el 29,2% no tiene acceso a calles pavimentadas, el 41,4% no tiene acceso a desagües pluviales y el 24,4% carece de agua corriente. Además, el 16,8% vive en viviendas precarias y el 13,9%, en condiciones de hacinamiento. En ese contexto, una de cada cuatro personas vive cerca de un basural y una cada tres habita en zonas inundables.

Esta es la radiografía más actual del Área Metropolitana, muy lejos del objetivo de pobreza cero del gobierno nacional, tomada en una encuesta en 30 municipios, sobre un total de 5120 casos, por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en convenio con la Defensoría de la provincia de Buenos Aires.

La mayoría de los indicadores, claramente lacerantes, arroja, no obstante, una leve mejoría en 2015/2016, respecto de la muestra de 2010/2011. En la comparación de estos dos períodos surge que en el último de ellos, gobernado mayormente por María Eugenia Vidal (la muestra se toma en el último cuatrimestre de cada año), hay menos deficiencias en la red cloacal (-6,15 puntos), gas natural (-1,6) , pavimento (-3), hacinamiento (-0,1) agua corriente (-5). Pero hay indicadores que empeoraron: mayor número de gente vive cerca de basurales y en zonas inundables.

Respecto de los basurales en 2010/2011 un 22,8% de la población convivía con basurales. En 2015/2016 el porcentaje aumentó: el 24,7% reside vive cerca de enormes parvas de deshechos. En ese período creció el número de gente que vive en hogares inundables: mientras en 2011 esa población era el 33,3%, cinco años después pasó al 35,7 por ciento.

"La mayoría de los indicadores tendieron a mejorar: como el acceso a la red de gas natural, al agua corriente y al pavimento. Pero, en términos del objetivo de pobreza cero, aún deberían disminuir de manera notable" dijo el sociólogo Agustín Salvia, director de la investigación.

La proliferación de basurales se interpreta como la ausencia de políticas más activas de los gobiernos municipales para evitar los basurales en cada esquina. En cuanto a las viviendas en zonas inundables se explica por el enorme atraso en la cuenca de drenaje pluvial.

El sociólogo Juan Bonfiglio, autor del informe, dijo a LA NACION: "Si bien se observa una evolución positiva en algunos indicadores, los índices de privaciones siguen siendo muy altos. Es notable la desigualdad y persistencia de privaciones".

Algunos de los indicadores que mejoraron lo hicieron en forma demasiado tenue: el 14% de la población vive hoy en condiciones de hacinamiento y, en 2011, el 13,9% estaba en esa situación.

En otras áreas, las mejoras son más evidentes: el déficit de acceso de agua potable, que afectó hasta el año último al 24%, antes llegaba al 30 por ciento. En relación a las cloacas, el déficit que hoy es del 51% era antes del 58 por ciento.

"La foto aún es dramática. Son datos muy tristes: una de cuatro personas vive cerca de un basural", dijo Guido Lorenzino, defensor del Pueblo de la provincia. "Hay un núcleo duro de pobreza que ni el gobierno anterior ni éste puede visibilizar, pese a que lentamente se va avanzando", dijo el ex diputado del Frente para la Victoria.

Foto: Archivo

"La situación de las villas está cristalizada. Nunca hubo una política muy agresiva para crear otros barrios alternativos. El desafío es visibilizar a estos pobres estructurales", concluyó Lorenzino.

Hasta 2016 existían 1134 villas en el conurbano. Los municipios con mayor cantidad de barrios informales son La Plata, La Matanza, Almirante Brown, Lomas de Zamora, y Florencio Varela. Según el censo de 2001, en ese momento había 385 asentamientos en el Gran Buenos Aires.

Los barrios cerrados, countries y clubes de campo se multiplicaron por cinco, al mismo ritmo de las villas de emergencia de la provincia, desde el caótico 2001.

Para antes de esa fecha sólo había registro de unos 200 barrios cerrados en este territorio. Hoy existen, al menos, 980 urbanizaciones cerradas. De los barrios inscriptos y relevados surge que la mayor cantidad de estas urbanizaciones está en el eje compuesto por los municipios del noroeste provincial que integran Escobar, Pilar, Luján, Moreno, General Rodríguez, Tigre, Malvinas Argentinas y José C. Paz.

Un segundo corredor que reúne a los nuevos countries está emplazado en los partidos de San Vicente, Presidente Perón, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Ezeiza. Y muchos de los más nuevos se ubican sobre la ruta 2 y la autopista Buenos Aires-La Plata, según un informe del gobierno provincial. En particular, en los partidos de La Plata y Berazategui.

Las cifras del cuadro social bonaerense

51,8%

sin red cloacal

La situación mejoró respecto de 2011, cuando el índice trepaba al 58% en el área metropolitana

24,7%

en basurales

Se mantiene la precariedad en las condiciones de hábitat. En 2011, el número llegaba al 22,7 por ciento

14%

hacinamiento

El aumento es mínimo. Cinco años antes, la medición marcaba un 13,9% en condiciones de hacinamiento

1134

villas

Son las que existían en el conurbano en 2016. También crecieron los barrios cerrados, que suman 980

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas