Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sergio Massa: "¿Unidad en el peronismo? No hay que comerse el postre antes que la entrada"

Sin cerrar las puertas, el candidato a senador de 1 País desacelera las versiones que lo ubican otra vez en el PJ; entre reproches a Randazzo y críticas a Cristina, explica por qué cree que Macri lo odia

Sábado 07 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Massa continuó ayer su campaña por Caseros
Massa continuó ayer su campaña por Caseros. Foto: 1País

Aunque agotado después de otra jornada de campaña, Sergio Massa esquiva al instante cualquier intento por volver a encasillarlo en el peronismo, palabra que comenzó a repetirse con insistencia en su campaña luego del resultado de las PASO. "Hay de desterrar el «roban pero hacen» del peronismo", se permite en un momento el candidato a senador por 1 País. "Lo primero que tenemos que definir es qué valores vamos a representar, qué nos une", añadirá luego, ante la enumeración de nombres de gobernadores peronistas.

Sólo se permitirá definiciones tajantes ante cuatro nombres. Y no son pocas: cuando defiende la continuidad de su alianza con Margarita Stolbizer, cuando le reprocha a Florencio Randazzo no haberse sumado a una interna, cuando ubica a Cristina Kirchner en el pasado y sobre todo, cuando explica por qué cree que Mauricio Macri lo odia.

-Las PASO plantearon una pelea entre Cambiemos y Unidad Ciudadana. ¿Por qué votar a 1 País?

-Porque podemos corregir el rumbo de la Argentina sin entrar en la lógica de destruirnos todo el tiempo. Sobre todo, para defender a la clase media, a los trabajadores y a las pymes. Las PASO nos pusieron en la obligación de aumentar el esfuerzo y ponerle más cuerpo a la campaña.

-¿Por qué en su campaña aparece ahora con más fuerza la invocación al peronismo?

-Porque los que miran más el futuro que el pasado se dan cuenta que Unidad Ciudadana mostró que vuelve esa idea de aislamiento y sectarismo, que vuelve a hablar una sola, que vuelve a conducir La Cámpora, que los intendentes obedecen.

-¿El futuro es otro peronismo?

-No, el futuro es una construcción que tenga valores: la defensa de la educación pública de calidad, porque iguala oportunidades; la defensa de una buena jubilación para aquellos que se esforzaron toda su vida; la defensa del trabajo como motor de la dignidad; y el valor de la honestidad, para terminar de desterrar la idea del "roban pero hacen". En nuestra lista estamos pensando en cómo defender al trabajador y no en cómo defendernos en tribunales.

-¿El "roban pero hacen" lo aplica al kirchnerismo?

-Hoy está muy instalada la idea del "roban pero hacen" alrededor del peronismo y hay que desterrarla. Tenemos que lograr que en la Argentina haya un gobierno que defienda a los trabajadores y la clase media, sin el estigma de la corrupción.

-¿Usted vuelve al peronismo?

-¿Qué es volver al peronismo?

-Ser parte de una construcción más global, junto a gobernadores e intendentes peronistas.

-El desafío de construir algo global lo traemos desde 2013: una alternativa de corazón peronista, progresista, republicana. Lo intentamos en 2015 con José Manuel de la Sota. En todo caso, nuestros errores no nos permitieron construir algo más grande.

-¿Habrá un bloque peronista unificado en el Congreso?

-El desafío que tenemos por delante es representar valores. Creo que el logro más importante de Cambiemos es que pudo representar valores, los compartas o no. Nosotros debemos mostrarles a los argentinos que puede haber una alternativa popular y progresista que no pasa por avalar la corrupción o los fracasos en la gestión. Nosotros podemos mostrar resultados en gestión, en seguridad, en obra pública: lo podés ver en Tigre.

-Pero en algún momento hay que sentarse en torno a una misma mesa con otros dirigentes.

-Con el bloque justicialista de Oscar Romero y Diego Bossio, con los que hoy aparece la discusión de un supuesto interbloque, venimos trabajando de manera articulada hace mucho tiempo. El tema jubilaciones, que para nosotros es una prioridad, tiene propuestas firmadas por Mirta Tundis y Bossio.

-¿Quién más se puede sentar en torno a esa mesa?

-Los que crean que la Argentina es una república de oportunidades para los que trabajan y no para los que especulan.

-Nombro algunos: Randazzo, Juan Manuel Urtubey, Sergio Casas, Sergio Uñac...

-[Interrumpe] No es un problema de nombres ni vanidades, es un problema de valores e ideas. Tampoco soy el dueño de la pelota para decir quién sí y quién no.

-Pero a Cristina la deja afuera

-Expresamos cosas distintas. Hasta por una cuestión generacional: nosotros tenemos que pensar la Argentina 30 años para adelante y no seguir discutiendo el pasado.

-Si no es un problema de vanidades, vamos de vuelta: Urtubey, Randazzo, Uñac, Casas...

-[Interrumpe otra vez] Con todos los que nombraste tengo una relación razonable, conocida, pública. Pero no soy quién para decir "vos sí, vos no". Y lo más importante: no te podés comer el postre antes de la entrada. Lo primero a definir es qué valores vamos a representar, qué nos une.

-¿Lo intentó con Randazzo?

-Él tendría que haber venido a nuestra primaria para empezar a construir un camino que no tenga que ver con el pasado. En su espacio hay dirigentes muy valiosos.

-¿Lo invitó a las PASO?

-En su momento hubo conversaciones entre los apoderados.

-¿Pero ustedes dos hablaron?

-No.

-¿Qué va a hacer después de diciembre, desde el llano?

-Antes de la elección, con Margarita definimos que íbamos a jugar a mostrar que había un camino por delante en la Argentina. No nos propusimos tener un cargo. Y después de las PASO definimos que el esfuerzo lo teníamos que poner en crecer y mostrarle a la gente que la alternativa a los errores del Gobierno se construye corrigiendo errores, pero sin destruirnos. Elegimos jugar a pleno y no nos vamos a rendir.

-¿La elección no replanteó sus objetivos hacia 2019?

-No. No. Con Margarita seguimos pensando que nuestra tarea es resolver los problemas que la gente tiene todos los días. Por eso planteamos que la luz, el gas y el agua no pueden aumentar más que los sueldos.

-¿Le cree al Gobierno cuando relativiza las reformas laboral, previsional e impositiva?

-Creo que si fueran buenas noticias para la gente, el Gobierno las anunciaría hoy. Aspiramos a que la única reforma laboral sea transformar los planes sociales en planes de empleo y en capacitar a quienes hoy están condenados a la pobreza y a depender de un piquetero. Que la reforma de impuestos obligue a que los bingos y casinos paguen lo que no están pagando, que los bancos internacionales paguen Ganancias; pero sobre todo aspiramos a que las pymes y comercios paguen menos impuestos, porque hoy el Estado los asfixia.

-Los periodistas que visitan Olivos cuentan que Macri lo odia. Así comienza el documental que lanzará en los próximos días. ¿Por qué cree que Macri lo odia?

-Siento que no le gustó cuando le dijimos que no a que los familiares entren al blanqueo, cuando nos opusimos a la apertura indiscriminada de importaciones, al tarifazo. Supongo que porque tenemos la independencia de decir que sí o que no si el tema beneficia o no a la gente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas