Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un día de furia

Sábado 07 de octubre de 2017 • 01:09
PARA LA NACION
0

A veces me pasa. Sentada en la sala de espera de algún consultorio médico diminuto o dentro del banco, con la mirada fija en una pantalla, sosteniendo un papel con números y letras que no responden a ninguna lógica.

A veces me pasa en el andén de una estación de tren que no llega por inconvenientes técnicos o después de intentar tener una conversación por celular con alguien a quien no escucho bien.

A veces me pasa que el hartazgo se apodera de mí y me paro y le pregunto a la secretaria si el médico calculó mal el tiempo con cada paciente antes de dar los turnos; o me asomo a ver cuántas cajeras están atendiendo y cuántas chatean con su celular, aunque el hombre de seguridad del banco me diga que está prohibido pasar la mampara y llena de rabia le pida el libro de quejas por la mala atención recibida.

A veces me pasa que después de intentarlo varias veces y no lograr tener una charla de más de un minuto sin que se corte la llamada, decido comunicarme con la empresa de telefonía móvil y exijo a los gritos descuentos en mi próxima factura y pido por algún superior, amenazo con dar de baja la línea, tomar medidas legales y denunciarlos ante defensa del consumidor.

Días en que soy venenosa y pienso que todos los médicos odian a sus pacientes y a su trabajo; que los bancos escatiman en cantidad de empleados sin importarles que sus clientes esperen horas para hacer un trámite y días en los que me doy cuenta de que la palabra defensa del consumidor ha perdido todo tipo de significado.

A veces me pasa que pierdo la paciencia y sin darme cuenta me convierto en una hija más de esta ciudad de la furia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas