Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un estudiado brindis peronista, sin Cristina

Claudio Jacquelin

SEGUIR
LA NACION
Sábado 07 de octubre de 2017
0

Los últimos ocho años de su vida no fueron apacibles. Mucho menos los impares. El calendario electoral alteraba nervios y hábitos. Cuando estaba en las filas del kirchnerismo del que fue prominente funcionario, cualquier desacierto podía ser motivo de un escarmiento inolvidable, integrara o no las listas de candidatos. Cuando se borró el tatuaje K no la pasó mucho mejor porque debió emprender la construcción de un espacio incierto. Lo que nunca imaginó es que en el año de las primeras elecciones legislativas del poskirchnerismo la fuera a pasar tan tranquilamente.

El joven y destacado diputado nacional, que suele reunir en su despacho a piezas lejanas del rompecabezas peronista, encontró tiempo hasta para profundizar en una de sus aficiones: el gusto por el buen vino. Así, en lugar de olfatear encuestas, se lo ha visto dedicado a aprender a catar aromas en un curso profesional para sommeliers. Dicen que, como otros peronistas de pura cepa, se apresta a elegir un buen ejemplar para brindar por una nueva etapa sin sabores cristinistas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas