Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Simona Halep, la nueva N° 1 del tenis femenino: la historia de una chica que cambió su físico para ser la mejor

La rumana tomó una decisión de vida para apuntalar su carrera; la reducción de busto surtió efecto, los comentarios groseros quedaron de lado y alcanzó su gran sueño

Sábado 07 de octubre de 2017 • 11:10
 
  • Simona Halep
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
  • Jelena Ostapenko
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
0

Foto: AFP

La rumana Simona Halep se clasificó este sábado para la final del Torneo de Pekín, asegurándose así por primera vez el número 1 mundial en próxima clasificación WTA, que lidera hasta ahora la española Garbiñe Muguruza. Halep, actual número 2 del mundo, superó en semifinales a la letona Jelena Ostapenko (8ª del mundo) 6-2 y 6-4. Su rival en la final del torneo chino será la francesa Caroline Garcia (15ª), que se impuso a la checa Petra Kvitova (18ª) 6-3 y 7-5. La rumana, que destaca por su regularidad, ingresó en el Top 5 mundial en marzo de 2014, del que sólo estuvo fuera desde entonces en ocho semanas. Halep cuenta con 15 títulos y será desde el lunes la 25ª jugadora que lidera la clasificación WTA desde su aparición en 1975, además de la primera rumana. Su única cuenta pendiente es la victoria en un Grand Slam.

cerrar

El gran triunfo de Halep: que se hable de su tenis y no de su físico

Ella quería ser tenista, y de las buenas. Aunque muchos decían que nunca iba a sobresalir en el deporte. Existe la mirada rápida en el circuito y el entorno, y así como a la rusa Anna Kournikova siempre se la indicó como que iba a sobresalir más en las pasarelas y modelando que dentro de las canchas, a la rumana Simona Halep le auguraron destinos variados. Su paso por el tenis sería fugaz, se vaticinaba. A la chica nacida en Constanza, en la costa del mar Negro y a unos 230 kilómetros de la capital Bucarest, le molestó mucho que al consagrarse aquí mismo en juniors, con sólo 16 años, en 2008, pocos hablaran de su juego, de sus capacidades. Todos se enfocaban en llamativas cuestiones físicas, concretamente en el voluminoso tamaño de sus senos.

Halep estaba contrariada. Quería ser campeona, pero no se la consideraba tenista. Y sus primeros resultados profesionales no fueron buenos. Paralelamente empezaron a circular fotos suyas en la playa, con leyendas agresivas y comentarios inapropiados de los cibernautas. Nada que no hayan padecido, y sigan sufriendo muchos en estos tiempos. A Simona la afectaban sensiblemente, pero nunca se resignó. No pasó mucho tiempo, apenas un par de años desde su consagración en juveniles en Roland Garros, para que hiciera un anuncio especial: con el consentimiento familiar, se sometería a una intervención quirúrgica para reducir el tamaño de su busto. "Me perjudica al correr, no puedo desplazarme de la manera que me gustaría. Quiero sentirme cómoda en la cancha y también en la vida. Si no fuese tenista también me operaría por una cuestión de estética. Es la única manera para focalizarme en mis objetivos deportivos y también para que dejen de hablar de mi por otros motivos que no tienen que ver con la raqueta", expresó.

Se operó y su transformación fue notable. Quien observa sus primeras fotos y las actuales consignará que parecen dos personas diferentes. También lo es su tenis. En un proceso que no fue sencillo, porque tuvo que esperar varias temporadas para procesar una mejoría ostensible, Halep empezó a disfrutar del deporte que la apasiona y con el que soñó trascender desde pequeña. Hoy en día, quien no está muy actualizado o sigue al detalle la marcha del tenis profesional ni siquiera registra el pasado de la tenista rumana.

Su ascenso y notoria evolución en la cancha le permitió instalarse entre las mejores y obviamente cosechar mejores resultados. Sin ser muy alta (1,68m), tiene un tenis vigoroso que nace de un saque potente a partir de su mecanización. Es agresiva y de buscar el punto. No es de las que les gustan estar mucho tiempo en la cancha: cuanto más rápido, mejor.

Con 15 títulos profesionales (uno este año, en Madrid) y cerca de US$ 17 millones cosechados en previos, Halep pudo torcer la historia, dejar atrás aquellos tiempos de discriminaciones y groserías. Cambió su físico, pero nunca modificó sus deseos de trascender. Con la raqueta en mano y lejos de las pasarelas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas