Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Turismo Carretera: Nicolás Bonelli sorprendió y se quedó con su primera pole position

El piloto entrerriano se dio un gran gusto y se adueñó del mejor tiempo, por delante de Facundo Ardusso y Sergio Alaux; la final, el domingo a las 13.20

Sábado 07 de octubre de 2017 • 19:09
SEGUIR
LA NACION
0
Bonelli se dio el gusto en Rafaela
Bonelli se dio el gusto en Rafaela. Foto: http://actc.org.ar

RAFAELA.- Hay escenarios que tienen una trascendencia superior a la del espectáculo. La duodécima fecha del calendario de Turismo Carretera unificó las dos particularidades: la velocidad y la adrenalina que provoca correr en el óvalo, a pesar de las tres chicanas, y la competencia que premia con un millón de pesos al ganador. Todo junto, cuando restan cuatro fechas para la definición de la Copa de Oro, el mini torneo que consagra al campeón de la temporada. Como si hiciera falta, se sumó el costado emotivo con la primera pole position de Nicolás Bonelli (Ford), en su carrera N°74. El piloto entrerriano, de 33 años, penó, después de los 1000 Kilómetros de Buenos Aires, para reunir el presupuesto, luego de la baja del principal sponsor de la estructura familiar, esa que también cobija a su hermano Próspero. Con un tiempo de 1m26seg.868/1000, se adueñó del mejor tiempo, por sobre Facundo Ardusso (Torino) y Sergio Alaux (Chevrolet), quienes encabezarán la segunda y tercera serie del domingo, clasificatorias para la carrera final, programada para las 13.20.

Con la marca, ratificó la pole position provisoria que heredó el viernes pasado, cuando a Emanuel Moriatis (Ford) le quitaron el tiempo, por no transitar una de las chicanas. Pero no resultó sencilla la tarea del piloto de Concepción del Uruguay, que debió recuperar el N°1, después que Alaux lo rebasara en la tanda clasificatoria de ayer. Ahí quedó demostrado que el Ford tenía la puesta a punto para repetir la contundencia de la jornada anterior. "Estábamos tranquilos porque el auto funcionó desde que llegamos. Una felicidad muy grande, pensar que hace tres carreras imaginábamos que no corríamos nunca más. La caída del principal sponsor fue la pérdida del 85% de nuestro presupuesto en un año que económicamente no se está bien y una época de la temporada en la que las empresas ya tienen cerradas sus cifras. Igualmente salimos a buscar nuevas publicidades y logramos cerrar los números para no bajarnos de la categoría. Tenemos a favor que el auto, de manera integral, lo preparamos nosotros: el chasis y el motor. Con eso ahorramos un dinero importante. Además, somos proveedores de motores de otros usuarios y eso significa un ingreso, aunque muchas veces por atender a ese piloto perdemos rendimiento en los nuestros, porque no le podemos dedicar el tiempo necesario", comentó Nicolás, que en la carrera de Posadas, del año pasado, marcó el mejor tiempo el día viernes, aunque en la jornada siguiente José Savino logró batirlo.

Lejos de la pelea por la corona, tampoco aparece en una posición expectante para clasificarse entre "los tres de último minuto", una última opción que entrega el TC para ser campeón en la carrera que cierra la temporada, el premio de un millón de pesos por triunfar en Rafaela -el cheque lo entregará la actriz y vedette Moria Casán- significaría un alivio para un presupuesto que precisó de ajustes y de aportes de amigos y conocidos, aunque ese dinero no se traduzca en una publicidad en el auto.

"Hace un par de carreras atrás me pegué contra el paredón en Concordia y era un desastre, ahora marqué el mejor tiempo y tengo un motor bárbaro. Es el mismo que tenía el Pato Silva, que ganó los 1000 Kilómetros. Son autos que a veces funcionan mejor y, en otras oportunidades, de manera irregular. Lograr el mejor auto es un camino largo y no siempre se traduce en resultados inmediatos", dice Nicolás Bonelli, de los últimos artesano del TC, el que logró su primera pole position y ahora se ilusiona con su primer éxito, ése que se refuerza ante la sola presencia de Ardusso entre los potenciales candidatos a la victoria entre aquellos que pelean por el el título.

Ardusso, el único indemne entre los 12 pilotos de la Copa de Oro

RAFAELA.- La clasificación del Turismo Carretera en el óvalo tuvo un segundo capítulo de dificultades para los pilotos que disputan la Copa de Oro, el mini torneo que consagra el campeón de la temporada. Apenas Facundo Ardusso (Torino) logró salir airoso de las dificultades que sufrieron los integrantes de ese selecto grupo que intenta calzarse la corona que ahora defiende Guillermo Ortelli (Chevrolet). El parejense, que el viernes protagonizó un trompo y despiste, maniobra con la que perjudicó a Josito Di Palma (Torino) y Christian Ledesma (Chevrolet), se recuperó y le sacó provecho a viajar succionado a Jonatan Castellano (Dodge) para marcar el segundo mejor tiempo. "Es una carrera en donde la clasificación no influye tanto en la carrera, pero a nosotros nos servía para recuperar lo malo de ayer, cuando me equivoqué y perjudiqué a otros pilotos con mi error. Tendré una serie brava, con Esteban Gini (Chevrolet) y Emanuel Moriatis (Ford), dos que anduvieron bien y que se favorecen porque voy a ser yo el que corte el viento", explicó Ardusso, que precisa de la victoria para ser campeón, un requisito que todavía no logró cumplir en 11 carreras. El resultado fue llamativo, ya que su nombre, debido a las virtudes de Torino, no aparecía entre los autos a mostrar un rendimiento calificado.

Ardusso, el único que salió airoso en el grupo de vanguardia
Ardusso, el único que salió airoso en el grupo de vanguardia. Foto: actc.org.ar

El puntero Agustín Canapino (Chevrolet, 16to en la clasificación) se despistó y ahí desperdició gran parte de las posibilidades de mejorar el flojo registro de la primera qualy, cuando los pilotos de la Copa de Oro especularon para tomar rédito de la succión y eso terminó en un perjuicio, ya que apenas lograron girar una vuelta. Mauricio Lambiris (Ford) y José Manuel Urcera (Chevrolet), que el viernes fueron actores de una discusión en los boxes por una maniobra en pista -serán citados para declarar ante la CAF-, terminaron en los puestos 8vo y 9no, posiciones que comparadas con las del resto es buena, aunque alejadas de las que pretendían el Martínez Competicion y Las Toscas, las estructuras que los cobijan.

Gastón Mazzacane (Chevrolet) largará último, después de romper dos motores; el campeón Guillermo Ortelli (Chevrolet) finalizó 34to, y también debió cambiar el impulsor. No hizo reemplazo de motor Matías Rossi (Ford), aunque penó por la falta de potencia y se enseñó disgustado con el rendimiento en las últimas carreras. "Es mi peor momento en el TC en mucho tiempo. Tengo que correr y tratar de no equivocarme o intentar ir más rápido que el auto, no tengo más que eso", señaló el subcampeón.

Josito Di Palma no salió de la mediocridad, como si el auto sintiera el golpe del viernes; lo mismo que Juan Martín Trucco (Dodge), que recuperó el coche, ese que destrozó contra el muro ayer. Tampoco Juan Manuel Silva (Ford) se destacó de una jornada a la otra y apenas le alcanzó para clasificarse 19no. Con todos esos inconvenientes, Castellano, 10mo, mantuvo la performance del día anterior -había sido 7mo- y es el referente de la marca Dodge para la carrera de mañana

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas