Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maldonado: ordenan un nuevo rastrillaje en el río con perros adiestrados

Fue un requerimiento de la fiscal Ávila; pidió que participen animales entrenados para buscar restos en el agua

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

La Justicia dispuso hacer un nuevo rastrillaje en el río Chubut, con una estrategia distinta, para determinar con mayor precisión si Santiago Maldonado se pudo haber ahogado en ese curso de agua meandrosoa, tras un incidente con la Gendarmería. Esta vez, la orden es realizar una nueva pesquisa con perros rastreadores, especialmente entrenados para trabajar en embarcaciones.

Foto: Archivo / Santiago Hafford

Según pudo conocer LA NACION de fuentes allegadas a la investigación, la fiscal federal Silvina Ávila, que instruye la causa por desaparición forzada, ordenó en las últimas horas hacer una nueva búsqueda en el río, corriente abajo, desde un kilómetro antes del la Pu Lof de Resistencia Cushamen y hasta 60 kilómetros después del epicentro del conflicto.

La medida es novedosa en dos sentidos. Por un lado, pide pesquisar el tramo del río que cruza el predio ocupado por la comunidad mapuche.

Es la zona donde antes no pudieron trabajar los investigadores. Por otro lado, ordena la intervención de canes adiestrados para detectar restos humanos en el agua. Según pudo conocer LA NACION, la fiscal solicitó la intervención de la Dirección Nacional de Cinotecnia, que depende del Ministerio de Seguridad, para que los perros trabajen junto a buzos de la Prefectura Naval. Deberá activarse en los próximos días.

El río Chubut tiene una extensión total de 810 kilómetros que cruzan la provincia de Noroeste a Este. Según los expertos, su primer tramo (que atraviesa la estancia Leleque del Grupo Benneton y que corre paralelo a la ruta 40) está cubierto de ramas y raíces de los sauces. El curso de agua es angosto y recorre la llanura formando meandros, aunque las características del río varían cuando, al comienzo de la primavera, llega el agua del deshielo, que genera profundidades variables.

La medida responde a una de las hipótesis que manejan los investigadores: que el 1° de agosto, cuando se produjo el enfrentamiento entre la comunidad mapuche y los gendarmes, pudo haber existido un enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre Santiago Maldonado y alguno de los uniformados a la vera del río.

Eso no significa que sea la única pista que se sigue en la causa por desaparición forzada, que se focaliza en investigar si el accionar de la Gendarmería pudo estar involucrado o no en la desaparición de Maldonado. La fiscalía también investiga los periplos que siguieron las camionetas de la fuerza, a través de la georreferenciación de los celulares de los efectivos, y el contenido de los discos rígidos de los escuadrones, especialmente de las CPU del área de inteligencia.

En paralelo, el nuevo juez del caso, Gustavo Lleral, que está a cargo del expediente por habeas corpus, trabaja en cimentar un buen vínculo con la comunidad mapuche para conseguir su apoyo y poder pesquisar el área sin sobresaltos, como ocurrió al comienzo de la investigación. Hasta ahora el magistrado pudo hablar con los miembros del Pu Lof a cara descubierta y logró sumar dos nuevas declaraciones con la condición de no revelar las identidades de los testigos.

El juez intenta verificar, por sus propios medios, que Santiago estuvo en Resistencia Cushamen al momento del procedimiento de la Gendarmería y desentrañar qué ocurrió en el lugar. No se descarta que en los próximos días ordene operativos para recolectar elementos de prueba en el territorio donde se produjeron los incidentes.

Los rastrillajes en el río realizados hasta ahora, en tanto, fueron los ordenados el 7 de septiembre por el primer juez del caso, Guido Otranto. Habían participado unos 300 uniformados de la Policía Federal y de la Prefectura Naval que tenían la orden de inspeccionar todo el Chubut. El resultado de esos operativos fue negativo. Pero el personal de las fuerzas no había sido habilitado a buscar en el sector ocupado por la comunidad mapuche, que siempre mostró desconfianza con su investigación.

Lleral, en tanto, en los últimos días repartió el trabajo entre Esquel y Rawson, donde está su juzgado original. El juez decidió cambiar parte de la dinámica de la investigación: consideró que el habeas corpus tiene una sola parte, la persona desaparecida, y por lo tanto suspendió la intervención de la Gendarmería en las audiencias. La fuerza ya presentó un escrito para volver a participar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas