Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La tecnología destinada para el control de la frontera

La zona de La Quiaca será patrullada por drones con importante autonomía de vuelo

Domingo 08 de octubre de 2017
0

Una de las zonas más sensibles en seguridad es la frontera norte y allí el Gobierno decidió apoyarse en la tecnología para fortalecer la vigilancia. El martes pasado quedó inaugurado un centro de comando y control instalado en La Quiaca, donde se utilizarán sistemas de observación remota adquiridos en Israel. Y en ese refuerzo de la frontera tendrán los drones una tarea importante.

El sistema contará con el apoyo de drones de última generación y largo alcance para advertir a los operadores sobre potenciales amenazas. Uno de los vehículos aéreos no tripulados que se empleará en esa zona puede transmitir información incluso a 40 kilómetros de su base. Ese dron tiene una autonomía de vuelo de 15 horas, por lo que podrá realizar un constante patrullaje de la frontera.

Otro de los vehículos aéreos no tripulados contará aún con mayor capacidad de alcance al transmitir la información a puestos móviles de control instalados en camionetas. De esa manera se podrá tener una mayor ventaja táctica, ya que no se dependerá del límite de autonomía fijado por la ubicación del centro de control instalado en La Quiaca.

Más allá de esos sistemas sustentados con el uso de drones de alta tecnología, el esquema de vigilancia remota se complementa con radares que analizan el movimiento terrestre y sensores que disparan alarmas cuando algún intruso cruza por el espacio vigilado. En esas situaciones los operadores podrán monitorear la zona con cámaras fijas que pueden identificar la patente de un vehículo ubicado a varios kilómetros de la posición de observación.

En la localidad jujeña de La Quiaca se instaló ese primer centro de control de fronteras y en los próximos meses se ubicarán puestos similares en Puerto Iguazú y en las localidades salteñas de Salvador Mazza y Aguas Blancas.

En esa última ciudad, a la vera del río Bermejo y con un gran tráfico de personas por el paso internacional con Bolivia, funciona por el momento un puesto móvil de vigilancia remota. Esa unidad se apoya en un dron modelo Zenith, con capacidad de transmitir datos a 18 kilómetros del camión en el que se reciben las imágenes. Su autonomía de vuelo es de 40 minutos y cuenta con cámaras de visión nocturna y sensores térmicos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas