Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Torneo de la URBA. El SIC cambia piezas, pero la estructura no se resiente

Dos jóvenes, Soares Gache (21 años) y Lamas (20), guiaron al equipo de San Isidro al triunfo frente a Newman

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Daireaux, de Newman, avanza con la pelota; lo frena Soares Gache, del SIC
Daireaux, de Newman, avanza con la pelota; lo frena Soares Gache, del SIC. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

El recambio ya no es sinónimo de sufrimiento en Boulogne. Todo lo contrario. Pese a tener bajas claves en su estructura, el San Isidro Club superó ajustadamente a Newman por 27 a 26 y se mantiene entre los primeros del URBA Top 12. Otra vez volvió a superarse, porque la responsabilidad de conducir al equipo recayó en dos chicos de 21 y 20 años, Juan Soares Gache y Joaquín Lamas, que reemplazaron a la pareja titular, Benjamín Madero y Lucas Alcácer, y se destacaron por su soltura y tranquilidad.

No era un sábado sencillo en la Zanja. El SIC traía la frustración de la derrota ante Alumni en Tortuguitas. Tampoco llegaba con su mejor XV porque no estaba Madero, su goleador, que se operó los meniscos de la rodilla, ni Rodrigo Etchart, convocado por Argentina XV. Además, Newman había ganado sus últimos dos compromisos ante CUBA y Atlético del Rosario.

La baja de Madero, de 28 años, le dio la tan esperada oportunidad de ingresar desde el inicio a Lamas, nada menos que en un partido importante y en la cancha 1 de su club. Un trapo atado al mangrullo anunciaba que era un día especial para el apertura categoría 97: "El SIC está en Lamas (sic). Hoy debuta el dragón".

Audaz, el cuerpo técnico redobló la apuesta y probó con Soares Gache en lugar de Alcácer, que fue como suplente directo. "Les gusta jugar, son zanjeros fanáticos desde chiquitos y aprovecharon la oportunidad, que es lo importante", los describe Alcácer, también de 28 y con una importante trayectoria en Pumas Seven. No fue su tarde: recibió dos amarillas en la media hora que estuvo en la cancha.

La pareja Soares Gache-Lamas fue uno los puntos altos en los primeros 40 minutos, donde el local marcó sus 27 puntos. El nueve le aportó dinámica al juego y el diez fue criterioso para lanzar las jugadas. Como en toda la temporada, la defensa fue la bandera, con dos tries que llegaron a partir de la agresividad en el tackle y la rapidez para recuperar la pelota.

Distinta fue la imagen del SIC en el segundo período, apremiado por un rival intenso pero desprolijo. Gracias a Gonzalo Gutiérrez Taboada (dos tries) y Juan Daireaux, Newman pudo quedarse con el partido de no ser por una conversión fallida. Ni hubo tiempo para festejar porque Francisco Piccinini, su capitán, se llevó a sus compañeros al vestuario para llamarles la atención. Si se quiere ser candidato serio al título, eso no puede pasar.

"Parecía que se nos escapaba y ya no sabía dónde meterme, pero por suerte pudimos ganarlo", dijo Lamas, aliviado. "Este año subió al Plantel Superior y es uno de los que más evolucionó. Le decía ya te va a tocar una. Muy contento por él", lo elogia Madero, el héroe del título de 2011 con un drop en tiempo suplementario ante Alumni. "Era una responsabilidad enorme reemplazarlo", devuelve el chico, autor de 12 puntos (cinco de seis a los palos).

Que el recambio funcione es la mejor noticia para el SIC, que encara las últimas tres fechas dentro del lote de los clasificados a las semifinales. Madero, que estaría disponible en dos semanas, habla de un plantel afianzado. "Son muchos chicos. Hoy eran todos chicos en la Intermedia y Primera. La mayoría no tenía más de 25 años. Ellos son los que empujan y ahora los que llevan la manija". Un SIC rejuvenecido, tanto en la edad como en lo deportivo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas