Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rugby Championship. Una mejor actitud que no llegó a cambiar un camino de derrotas

Los Pumas cerraron su participación con una caída ante Australia; perdieron los seis cotejos del torneo y el coach Hourcade esperará al cambio de autoridades en la UAR para definir si sigue

Domingo 08 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Javier Ortega Desio no podrá frenar a Koroibete; el wing anotó el primer try de los Wallabies
Javier Ortega Desio no podrá frenar a Koroibete; el wing anotó el primer try de los Wallabies. Foto: Reuters

MENDOZA.- Hay una realidad incontrastable: los Pumas perdieron los seis partidos que jugaron y redondearon su peor Rugby Championship , como se detalla por separado. Ahora bien, fuera de esa mirada y de los números, cabe profundizar en el análisis. En el contexto en el que llegaron los Pumas al último partido del torneo, la derrota por 37-20, por la forma como se perdió, representa una mejoría respecto de los cinco partidos anteriores. Por mínimo que haya sido, por más que hayan persistido errores que los Pumas vienen cometiendo desde que se reinventaron tras el Mundial 2015, se trata de un cierto avance que les permite cerrar el certamen con mejores sensaciones. Los jugadores, incluso, se fueron aplaudidos por los 30.000 espectadores que le dieron un gran marco al encuentro.

Más allá del resultado, era importante para los Pumas despedirse dejando todo en la cancha. La continuidad de Daniel Hourcade estaba en duda después 14 derrotas consecutivas ante equipos del Tier 1 y de un rendimiento decreciente, por debajo de las expectativas y de lo que estos jugadores han demostrado ser capaces de brindar. La actitud mostrada en defensa (excepto por situaciones puntuales que terminaron costando la derrota) y la capacidad reiterada de quebrar a una potencia como Australia deberían traccionar como aliciente para encarar la ventana de noviembre con un mejor ánimo.

"Al equipo lo vi bien, sólido la mayor parte del tiempo", describió Hourcade. "Hubo momentos que defendimos mucho tiempo cerca del in-goal y eso es rescatable de parte del equipo. Estamos en un momento negativo y es difícil, pero no nos hemos desviado del rumbo. La actitud de los jugadores es loable".

Los Pumas jugaron un buen partido y se mantuvieron en juego hasta el minuto 70. No es un mérito menor en relación al rival y a los propios fantasmas que envuelven al equipo. La diferencia estuvo en esos mínimos detalles que los Pumas no terminan de corregir: la concentración en los cierres de los partidos, la definición, el scrum (evolucionó pero fue penalizado reiteradamente) y, sobre todo, algunos tackles.

El resumen

Los cuatro primeros tries de los australianos, con el partido palo y palo, fueron consecuencia directa de tackles errados. Así y todo, la actitud general de la defensa fue positiva y se neutralizó bastante bien al equipo con más recursos en ataque del mundo después de los All Blacks. "Lo perdimos en los detalles. Cuando lográbamos recuperar la pelota, la volvíamos a perder o cometíamos penal", sintetizó el apertura Santiago González Iglesias.

Volvió la vocación ofensiva, que parecía apagada luego de la ventana de junio, pero al mismo tiempo volvieron los errores de manejo. Las pérdidas de pelota se reiteraron y ante cada una de ellas costó ponerse en extrema defensa, además de desperdiciar un par de situaciones claras de try luego de buenos quiebres defensivos. El balance entre ataque y control de pelota sigue lejos de conseguirse. Es una buena forma de crecer y apuntar a Japón 2019, pero no de conseguir resultados. Y este equipo está sediento de una victoria.

"Tenemos contrato hasta fin de año y recién ahí hablaremos. Hay un cambio de dirigencia y en ese momento nos sentaremos a hablar. Hasta entonces voy a seguir trabajando como hasta ahora", dijo Hourcade sobre su continuidad. "Tengo todas las fuerzas, pero no podés trabajar sin el apoyo de la dirigencia. Ahora lo siento así, pero viene un cambio de autoridades. Veremos lo que ellos disponen".

La misión del entrenador ahora será conjugar la actitud mostrada ayer con la concentración necesaria para extender esas acciones positivas por más tiempo y transformarlas en victorias. En noviembre próximo esperan dos compromisos igualmente exigentes: Inglaterra e Irlanda (además de Italia), como Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia, están entre los cinco mejores del mundo. Vencerlos requerirá dar un paso adelante, aunque una superación nítidamente superior a la de anoche. Que no sirvió para irse con una sonrisa plena.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas