Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una modelo posa sin depilarse y causa revuelo

Jueves 19 de octubre de 2017 • 16:40
SEGUIR
LA NACION
0
Con vello y a mucha honra
Con vello y a mucha honra.

Ser mujer es caro en esta sociedad contemporánea, más si has pasado los 40. Hay que hacerse la tintura, las manos, los pies, peeling, drenaje linfático, queratina para el frizz, botox para ser lacia, radiofrecuencia para levantar lo caído, blanquear dientes y depilarse, algunas hasta dos veces al mes, cuando no definitivamente. Hoy "alineado y balanceado" local cuesta entre 3000 a 10000 pesos mensuales en adelante, y me quedo corta!.

Claro, hay gente que le da relativa importancia a todo eso. Entre las últimas rebeliones estéticas llamativas figura el abandonarse a las canas, tendencia a la que adhiero pues me quedan bárbaras y siempre he temido que los químicos me dejen la peluca como alambre. Otras, cada vez más, se niegan a la depilación. Algo crítico esto último, si tenemos en cuenta que la sociedad de consumo nos quiere impolutas, jóvenes, vestidas con onda y sin pelos a la vista. Por eso destaco a la modelo sueca de 26 años Arvida Bystrom, que ha posado para la última campaña de una gran firma internacional de ropa deportiva con las piernas peludas argumentando que a veces no tiene ganas de pasarse la cera ni la maquinita. Tan simple. No es la única celebridad del ambiente del modelaje que hace gala de su vello corporal, de hecho la norteamericana Morgan Mikenas no se afeita desde hace un año y hace de eso un show en las redes (con más de 70.000 seguidores).

Cuestión es que Arvida acaba de recibir "amenazas de violación" por aparecer en el Instagram de la marca luciendo pelos largos "Mi foto ha recibido muchos comentarios asquerosos", posteó en su cuentaluego de que la empresa difundiera las imágenes de la campaña. Ella, que se considera "una mujer blanca cisgénero " (hete ahí una nueva palabrita para designar la inmensa mayoría de heterosexuales del planeta) está sorprendida, pues es de usar sus perfiles sociales para mostrar la trastienda de la pose modélica: ahí luce sin pudores la celulitis, sus axilas con vello, la cara lavada e incluso hizo una serie de fotografías que representan a distintas mujeres durante su periodo menstrual. There will be blood (Habrá sangre) se llama la serie, y en el libro Pics or it didn't happen (Imágenes o no ha pasado) reunió unas 300 imágenes censuradas por Instagram. "Intentad recordar que no todo el mundo vive igual la experiencia de ser una persona", contesto la modelo a sus nuevos enemigos.

La rebelión contra el rasurado tiene un objetivo muy concreto, creo yo: desafiar el gusto masculino y los cánones esclavizantes a los que se ha sometido la mujer en los últimos siglos. Una encuesta realizada años atrás por una empresa líder en depilación definitiva demostraba que al 89% de los hombres consultados de entre 24 y 45 años prefería a las mujeres sin vello, aunque el 74% dijo no saber con qué sistema se depila su pareja (ni lo que gasta ni lo que sufre en cada sesión). Hoy muchos hombres, incluso, no gai, hoy se depilan. Según la misma encuesta el 80% ha experimentado alguna vez la tortuosa ceremonia de echarse en la camilla y esperar que el tirón no te arranque un pedazo de epidermis.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas