Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gianni Infantino, con LA NACION: "No se puede permitir que pase lo que pasó en la Argentina"

Estuvo menos de diez horas en Buenos Aires, pero el jefe del fútbol mundial tuvo tiempo para un encuentro con La Nación; un diálogo en profundidad en el que no deja tema sin tocar

La estampa optimista de Infantino
La estampa optimista de Infantino. Foto: Aníbal Greco
Domingo 08 de octubre de 2017 • 23:59
SEGUIR
LA NACION
0
Gianni Infantino habló con La Nación durante su breve visita en la Argentina
Gianni Infantino habló con La Nación durante su breve visita en la Argentina. Foto: Aníbal Greco

Gianni Infantino abre la puerta de su suite en el hotel Park Hyatt y dos cosas quedan claras casi de inmediato: el presidente de la FIFA está cumpliendo un sueño personal con su visita a la Argentina, pero hubiera preferido hacerla en otras fechas. La situación de la selección, asomada al abismo de la ausencia del Mundial por primera vez en 48 años, habilita todo tipo de absurdas teorías conspirativas. Por eso es que Infantino se cuida al extremo a la hora de dar su opinión sobre las eliminatorias y la situación del equipo de Jorge Sampaoli. Toca todos los temas con generosidad durante su entrevista con la nacion, pero maneja con extrema prudencia el asunto de las eliminatorias. Lógico: la conversación tuvo lugar el miércoles, el día previo al duelo de la Argentina con Perú, con los tabloides sensacionalistas de Lima disparando todo tipo de acusaciones. Todas sin sentido, como se comprobaría con el 0-0 de la noche del jueves. Infantino llegaba de una reunión con tres presidentes: el de la Nación, Mauricio Macri, y sus pares uruguayo, Tabaré Vázquez, y paraguayo, Horacio Cartés, y con el jefe de la Conmebol, Alejandro Domínguez. También estaban el titular de la AFA, Claudio Tapia, y el de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Wilmar Valdez. El eje de las conversaciones en la Casa Rosada pasó por el Mundial 2030, pero el tema que monopolizaba la atención en las calles era (y sigue siéndolo) las eliminatorias. La Argentina recibía a Perú al día siguiente en un partido fundamental. Había entonces que elegir las palabras con cuidado.

-¿Qué lo preocupa y qué lo entusiasma de cara a Rusia 2018? Porque debe de haber un poco de las dos cosas, ¿no?

-Me preocupa saber si la Argentina se clasifica... Jajajaja... ¡Es broma!

Era, en efecto, una broma, como se encargaría de reiterar el presidente de la FIFA al finalizar la entrevista con la nacion, la primera con un medio argentino desde que asumió el cargo, en febrero de 2016. Infantino, de 47 años, tiene un fanatismo similar o superior al que cualquier argentino podría sentir por Diego Maradona (ver aparte) y mostró genuino entusiasmo por visitar por primera vez el país en el que nació el campeón mundial. Todo cierto, pero en los primeros pasos de su presidencia, que aspira a que se extienda por ocho años, las prioridades del suizo no pasan por las tribulaciones de una selección que vive tiempos tormentosos y mañana debe resolver en Quito si es o no es. No. Infantino quiere hacer historia con el primer Mundial de 48 equipos, el de 2026, que muy probablemente será también el primero que se celebre simultáneamente en tres países: Estados Unidos, Canadá y México. No es una idea que le haya brotado de un día para el otro; al fin y al cabo, él fue, desde su puesto de secretario general de la UEFA, el cerebro detrás de la Eurocopa más excéntrica que se haya imaginado: la que se jugará en 2020 en 13 países de todo el continente.

Si la FIFA tuvo durante los 17 años de la era Blatter un presidente políglota, la llegada de Infantino profundizó aún más esa tendencia. Ambos hablan alemán, inglés, italiano, francés y castellano, pero Infantino le gana a su predecesor en dos cosas: domina también el portugués y su acento y fluidez en el resto de los idiomas son superiores a los del defenestrado Blatter. Su muy correcto castellano con leve acento italiano asombra, pero más lo hace la explicación de cómo lo aprendió: "Bueno, trabajé en España unos pocos meses. Me compré un libro y empecé a leer".

-¿Recuerda la primera vez que vio jugar a Maradona?

-La primera vez que vi a Maradona fue por televisión, en el Mundial 82, el que ganó Italia. No fue su mejor Mundial, pero igual me enamoré.

-¿Qué le dejó aquel Maradona?

-De todo y más. Ha sido un jugador absolutamente increíble. Lo que hizo en el Napoli, en Italia, pero también con Argentina. Ganó títulos solo, casi. Él hacía la diferencia. Mágico, mágico. Lo que hizo Diego por el fútbol es, para mí, algo que tenemos que respetar todos y que ningún directivo o presidente lograríamos. Él nos hizo enamorar del fútbol; argentinos o no, hinchas del Napoli o no. Da igual: todos estamos enamorados de él.

Gianni Infantino, con LA NACION
Gianni Infantino, con LA NACION. Foto: Aníbal Greco

-Cuando compara aquel Maradona y al Lionel Messi de hoy, ¿en qué se diferencian?

-Messi es extraordinario. Los dos han marcado una época: los 80 y los 90 fueron de Maradona, estos últimos diez años, de Messi. Por supuesto, Maradona ganó también un Mundial, sí. Messi todavía tiene que ganar un Mundial.

Sin querer, Infantino volvía a asomarse a terrenos peligrosos. Hay una obviedad: Messi, que jugó ya tres Mundiales sin poder ganarlos, no podrá aspirar al título en Rusia 2018 si no se clasifica. Y eso se dilucidará mañana en Quito. La siguiente pregunta era casi obligada.

-¿Cree que Messi va a estar en Qatar 2022?

-Puede ser, puede ser, sí. Cuando lo vemos jugar parece que nadie lo puede tocar. Nunca se rompe, nunca se enferma. Y es tan rápido que, aunque quieran pegarle, no pueden.

Feliz en la que fue su primera visita a la Argentina, aunque haya estado comprimida en apenas diez horas -dos de ellas en un helicóptero y en el aeropuerto de Ezeiza-, Infantino quiere volver al país. No pudo conocer la cancha de Boca -no era precisamente aconsejable que lo hiciera- ni la de River, aunque se impresionó desde el aire con el perfil arquitectónico de la de Huracán y pudo observar también con detenimiento la de San Lorenzo. Que regresara a Europa apenas diez horas después de haber aterrizado en la otra punta del mundo suena agotador, aunque en la primera clase de ciertas líneas aéreas se duerme mejor que en la propia cama. Así es que llegó más que fresco al día siguiente a San Marino para ser testigo del 8-0 que Noruega le propinó al pequeño Estado aprisionado por Italia, uno de los equipos más débiles del continente. Si Infantino vino a Buenos Aires cuando vino es porque no tenía otra alternativa este año: había que hacer coincidir su agenda con la de tres jefes de Estado y con la del titular de la Conmebol. Y en Buenos Aires, Montevideo y Asunción había urgencia por lanzar en serio la candidatura para 2030.

-Presidente de la FIFA desde hace casi dos años. ¿Lo están tratando mejor o peor de lo que esperaba?

-No me esperaba nada en particular, creo que mi carrera como presidente de la FIFA es servir al fútbol, trabajar por el fútbol. La pregunta sería al revés. Los que están en el fútbol ¿creen que estoy haciendo lo que prometí para desarrollar al fútbol?

-Europa, en esta última temporada, gastó en fichajes más de 1000 millones de euros más que en la temporada previa. ¿Teme que el exceso de dinero le haga mal al fútbol?

-Me preocupa un poco, porque creo que no tenemos una reglamentación lo bastante fuerte y transparente para este tipo de negocios. Pero lo que me preocupa más es que hay un incremento importante del dinero que se paga a los intermediarios, a los agentes, mientras el dinero para el desarrollo del fútbol disminuye, y eso nos debe preocupar. Creo que llegó el momento de revisar el sistema de traspasos de los jugadores, y tenemos que hacerlo este año.

-¿Cree que puede hacerlo, que la FIFA tiene el poder para eso?

-La FIFA tiene el poder, seguro, y sobre todo hoy tiene también la voluntad de hacerlo. Pero no sólo la FIFA. He sentido, como nunca, la voluntad de todos los actores del fútbol: los clubes, los jugadores. La voluntad de verdad de hacer algo que nos dé más transparencia y regularidad en lo que hacemos.

-"La historia se tiene que respetar" es una frase suya de hace unos meses hablando del Mundial 2030. ¿Ayuda a América del Sur esa historia, el hecho de que se cumpla el centenario del primer Mundial, o pesan más los millones de China?

-Bueno, seguramente es un argumento que Uruguay, Argentina y Paraguay pueden utilizar. Es un argumento importante cuando se sabe de historia y la tradición del fútbol. Pero, por supuesto, no es un argumento que te haga ganar o perder la sede del torneo. El Mundial, y sobre todo el de 2030, es un evento, más que una competición, es el evento social más importante del mundo. Es un Mundial que va a tener 48 equipos y necesita como mínimo 12 estadios, 40.000 personas por lo menos en cada estadio, que deben ser cubiertos, un estadio para la final para 80.000 espectadores, tres millones y medio de tickets, 72 centros de entrenamiento para los equipos, aeropuertos, 70.000 plazas hoteleras. Hay mucho. Creo que lo que va a decidir el Mundial de 2030, al igual que el de 2026, que es anterior y ahora mi prioridad, son los criterios técnicos, quién puede cumplir con los criterios técnicos.

-La Eurocopa de 2020, y usted tuvo mucho que ver con eso, se celebrará en 13 países. ¿Ve posible algo así en América del Sur, que a la Argentina, Uruguay y Paraguay se sume Chile, por ejemplo, o algún otro país? ¿O no está preparada la región para algo así?

-Yo no conozco lo suficiente América del Sur para saber si está preparada o no, y la reflexión que hicimos en la UEFA en su momento era que quizás hoy es más fácil organizar un evento en capitales de países, porque tienen estadios, aeropuertos y la logística entre dos capitales es más fácil, muchas veces, que entre dos ciudades en un mismo país. Yo estoy abierto a una organización de tres países o más, esto deben determinarlo a los que quieran organizar el Mundial.

-En la vida hay muchas injusticias, y en el deporte, también. ¿Sería injusto que Messi se retirara sin ganar un Mundial?

-[Ríe con ganas] Sería injusto. Bueno, se ganan Mundiales si se los merece. Hay que ver quién lo merece más en 2018, en 2022. Y es así, tenemos muchísimos grandes jugadores que no ganaron el Mundial, tenemos muchos jugadores no tan grandes que sí ganaron el Mundial. Eso es la belleza del fútbol, pero.

-¿El fútbol es más feo sin Messi?

?Por supuesto, por supuesto, Messi es uno de los actores principales y absolutos del fútbol de hoy. Alguien que hace enamorar, que juega de una manera absolutamente increíble.

-¿Se imagina el próximo Mundial, el de 2018, sin la Argentina?

-Bueno, lo vamos a saber en los próximos días.

-¿Lo ha llegado a pensar?

- Como presidente de la FIFA quiero que los 32 mejores se clasifiquen. No sé cuándo fue la última vez que la Argentina no se clasificó.

-En México 70. Fue Perú el que dejó a la Argentina fuera del Mundial...

-[Risas] Es que la clasificación sudamericana es terrible, terrible. es la más dura en el mundo.

-¿Cuatro plazas y media es poco?

-Por la calidad, sí. El problema es que cuatro y media de diez es mucho. Serán seis y media para 2026.

-A principios de año, Maradona dijo en una entrevista que usted le dijo lo siguiente: "No me va a temblar el pulso en ir a explicarle a cada argentino por qué la Argentina queda desafiliada". ¿Tan enojado estaba con la AFA?

-Eehh. Decepcionado. Yo estaba decepcionado de lo que pasaba en la AFA, porque creo que un país como la Argentina, que tiene un fútbol tan importante, independientemente de las personas, no se puede permitir que pase lo que pasó.

-El 38-38, aquella votación...

-Eso. No puede ser, no puede ser. No puede ser. Bueno. es el pasado, tenemos que mirar al futuro. Como presidente de la FIFA quiero tener una AFA fuerte, que trabaje y pueda servir como ejemplo no solamente en América del Sur, sino también en el mundo. Es lo que la gente ve cuando ve la albiceleste, cuando ve a Maradona o a Messi, y ésa es la imagen que queremos no sólo en la cancha, sino también en los despachos.

-La Argentina llegó a tener un vicepresidente primero por muchos años, Julio Grondona, y presencia permanente en el comité ejecutivo de la FIFA, hoy llamado consejo. Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia y Ecuador forman parte hoy de ese consejo, pero allí no hay ningún argentino. Dada la historia del país, ¿no es anormal eso? ¿Va a cambiar?

-Bueno, tampoco hay un italiano, e Italia ganó cuatro Mundiales, el doble que la Argentina. Pero creo que hoy la Argentina tiene un papel importante en la FIFA, tampoco hay que sobrevalorar cargos o posiciones. Trabajamos juntos, y la Argentina, por la fuerza que tiene como país de fútbol, tiene un papel muy importante en la FIFA.

-¿Le gusta Rodolfo D'Onofrio para ser parte del consejo?

-Es miembro de la Comisión de Grupos de Interés.

-¿Y para algo más grande?

-Aquel que presente la Argentina será bienvenido, pero, otra vez, no voy a entrar en asuntos nacionales.

-Le hablo de otro presidente, Daniel Angelici: está bastante entusiasmado con la posibilidad de que el Mundial de Clubes cambie su formato y haya presencias estables de regiones o clubes. ¿Ha hablado con él de esa posibilidad para Boca?

-No, no hablé con él de esto. Creo que tenemos que hacer algo con los clubes a nivel mundial, tenemos que hablar de los detalles, pero algo fundamental en el fútbol es el mérito deportivo. Si ganas, estás; si no ganas, no estás. No se puede estar sólo porque eres importante.

-Alejandro Domínguez, con el que usted se lleva muy bien, quiere crear una copa entre el ganador de la Eurocopa y el de la Copa América. ¿Le gusta esa idea, la va a impulsar?

-El problema con todas estas ideas son las fechas en el calendario internacional, es complicado encontrar las fechas. Pero cualquier partido entre equipos importantes es bienvenido.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas