Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gianni Infantino, con LA NACION. El hombre que adora a Diego Maradona pero nunca se ocupó de bloquear a Marcelo Tinelli

El presidente de la FIFA dice que el ex capitán hizo "muchísimo por el fútbol" y dejó entrever que casi no tiene registro del animador televisivo y dirigente de San Lorenzo

Domingo 08 de octubre de 2017 • 23:59
0
Gianni Infantino con Fabiana Casadío, jefa de protocolo de Conmebol
Gianni Infantino con Fabiana Casadío, jefa de protocolo de Conmebol. Foto: Aníbal Greco

Geográficamente lejana de los centros de poder mundial, la Argentina suele ser tierra fértil para las teorías conspirativas. Ve de lejos las capitales europeas y la Casa Blanca, también el Comité Olímpico Internacional y la FIFA. Todo un océano oficia de tamiz y a veces distorsionador para que las decisiones tomadas allí se exageren o se deformen. Por eso, cuando un presidente de la FIFA visita el país, algunas preguntas son obligadas. En especial con Infantino: su entrevista con La Nación es una rareza, no dio más de diez a medios de todo el mundo desde que asumió el cargo. Es lo opuesto a su predecesor Joseph Blatter: prefiere hablar lo menos posible.

–A Messi lo sancionan con cuatro partidos antes de jugar ante Bolivia y luego le quitan los tres que le restaba cumplir de sanción. ¿Cuándo se equivoca la FIFA? ¿Cuando lo sancionan con cuatro o cuando le quitan los tres?

–Como presidente de la FIFA no puedo opinar sobre lo que hace el comité de disciplina de la FIFA, que es totalmente independiente.

.–¿Es cierto que Maradona le dijo que los cuatro partidos de sanción eran una exageración?

–No.

–¿No? Porque eso es lo que dijo Maradona que le dijo.

–La verdad, no me acuerdo.

–Usted sabe quién es Marcelo Tinelli, imagino. Un dirigente argentino.

–Sí… El que era candidato, ¿no?

–Exacto, el que era candidato. ¿Es cierto que Maradona le pidió que Tinelli se fuera de la AFA porque si no él se iba de la FIFA? Esto lo dijo Maradona…

–Ufff… No me voy a mezclar en asuntos de fútbol nacional en la Argentina.

–¿Es Maradona el argentino en el que más confía? Usted tiene un vínculo emocional histórico con él.

La admiración de Infantino por Diego Maradona
La admiración de Infantino por Diego Maradona. Foto: Aníbal Greco

–Yo a Maradona lo adoro. Absolutamente. Es una de esas leyendas que hicieron muchísimo para el fútbol y esto se tiene que respetar. Para mí es un ídolo, yo soy su hincha. Y es un amigo, un amigo.

–¿Cómo se define el rol de Maradona en el mundo de la FIFA? ¿Embajador?

–Sí, seguro. Es un embajador de la FIFA, un amigo de la FIFA, una persona importante en el mundo de la FIFA. Porque la FIFA quiere volver a ser fútbol, y si queremos ser fútbol tenemos que incluir a las leyendas.

–¿El de Maradona es un cargo ad honorem o rentado? ¿Cobra de la FIFA?

–Bueno, cobra los gastos, pero no tiene un contrato.

Incluso sin un sueldo, la FIFA es hoy pura ganancia para Maradona. Bien pudo hablarse, durante los años de João Havelange y Blatter, de la FIFA de Pelé: el brasileño era la imagen y el vínculo predilecto con el fútbol de aquellos dos presidentes. Hoy no es exageración hablar de la FIFA de Maradona. Lo menos conflictivo para un Infantino que no tuvo unos primeros meses precisamente sencillos en el cargo. Las acusaciones de autoritario estuvieron a la orden del día, un asunto no menor para el primer presidente post-FIFAgate.

“No sé si mañana seguiré teniendo trabajo. Lo que hay aquí hoy es un liderazgo arbitrario”, dijo el año pasado un empleado de la FIFA al Neue Zürcher Zeitung, Pidió mantenerse en el anonimato, claro. Lo cierto es que el presidente despidió o forzó la renuncia del jefe de la comisión médica, de los máximos responsables del departamento de medios, del jefe del museo de la FIFA, del jefe de seguridad y del jefe de marketing. Creció el poder del ex futbolista croata Zvonimir Boban, secretario general adjunto, y subsisten las dudas acerca del rol de la secretaria general, Fatma Samoura, de bajísimo perfil.

“Destruyeron todo lo que oliera a Blatter”, resumió tiempo atrás un anónimo superviviente de la FIFA. No deja de ser lógico: el ex presidente es una de las caras del FIFAgate, del que Infantino debía despegarse rápido y con fuerza.

En ese primer año y medio como presidente, Infantino fue ganando nuevos enemigos. No renovó en el cargo a Cornel Borbely, presidente de la sala de instrucción del comité de ética, y sustituyó a Miguel Maduro, presidente del comité de gobernanza. Borbely había intentado abrir una investigación contra el presidente y Samoura, a los que acusa de haber influido decisiva e incorrectamente en la elección del nuevo presidente de la Confederación Africana de Fútbol. La colombiana María Claudia Rojas, sucesora de Borbely, dijo al diario inglés The Guardian que Infantino no es centro de ninguna investigación.

Infantino es enfático cuando se le pregunta por la salud ética de la organización que preside.

–¿Se acabó la corrupción en la FIFA o todavía hay sectores que limpiar?

–Creo que se limpió ya muchísimo. El futuro… Qué puede pasar o no nunca se sabe, pero hemos puesto todo como organización para evitar que lo que pasó vuelva a suceder. Reglas financieras, de transparencia, limitación de mandatos, distinción entre cargos políticos y operativos, licitaciones por ventas de derechos… Reglas de buen gobierno que tendrían que ser normales, pero no lo fueron. Si alguien en la FIFA cree que puede corromper o ser corrompido, está equivocado. Si alguien quiere hacerlo, que se vaya inmediatamente del fútbol.

–Blatter se queja de que no le atiende el teléfono. ¿Es cierto?

–[Suspira] Yo respeto a todos y tengo que concentrarme en mi trabajo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas