Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuera de línea

Lunes 09 de octubre de 2017
0
Foto: AP / Michael Probst

La relatividad también podría ser eso: pasear en moto e ingresar en la zona donde todo parece tambalear. Se mueve uno, sí. Se mueve el mundo hacia los costados, al fondo, hacia un punto de fuga inapresable; sí, también. Algo de esto ocurre en la foto. Está el cielo, enorme pero no tanto. Extrañamente poco abrumador pese a los nubarrones, el horizonte, el vacío. Están los árboles: lineales, rectos y casi envarados al centro; presurosos y como escapando hacia la izquierda.

Entonces surge la anomalía, eso que siempre interrumpe hasta la más obsesiva de las previsiones. A la derecha, un árbol repentinamente inclinado, casi fantasmal: empujado por el viento que no roza a los otros; testimonio de que algo, en algún remoto momento de su existencia, quizás se torció. La moto avanza, impertubable. Y una metódica plantación de árboles en las afueras de Fráncfort nos recuerda que todo es posible, menos la astucia de lo uniforme.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas