Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ecuador-Argentina, Eliminatorias. Su pasado en Guayaquil, un guiño al que la selección y Jorge Sampaoli se quieren abrazar

El plantel, que arribó anoche, estará hasta horas antes del partido del martes allí; hoy se define la formación titular

Domingo 08 de octubre de 2017 • 22:36
SEGUIR
LA NACION
0
Lionel Messi llega al hotel de Guayaquil
Lionel Messi llega al hotel de Guayaquil. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

GUAYAQUIL.- Una ciudad semivacía. Eso encontró anoche la selección argentina cuando llegó aquí, a 4245 kilómetros al norte de su punto de partida. No importó tanto, esta vez, tener la foto de Messi en el patio propio: para los guayaquileños, la fiesta del aniversario 197 de la Independencia de la ciudad supuso, como cada año, una oportunidad de oro para pasar el fin de semana largo lejos de una urbe habitada por tres millones de personas. Pero esta vez resultó particularmente inútil el habitual celo que se monta alrededor del plantel argentino: en la puerta del hotel había anoche no más de 60 hinchas sobre las vallas naranjas que afeaban el ingreso. Incluso, las cuadras aledañas habían sido cerradas, en un operativo policial exagerado, aunque entendible: la presencia del mejor jugador del mundo siempre altera a los que tienen que custodiarlo.

El poco ruido que podía escucharse en la noche -el plantel llegó a las 20.15, hora local, dos menos que en la Argentina- estaba en otro lado: en el centro de Convenciones, donde se desarrollaba la feria gastronómica; en el Malecón, a orillas del río Guayas, donde arreciaban los fuegos artificiales; y estará hoy en la avenida 9 de Octubre, tapizada por 4 mil estudiantes que marcharán en el tradicional desfile. Otro cantar: en esta hora crucial, la selección no está ni para ferias ni para desfiles ni mucho menos para fiestas. Se instaló aquí con el propósito de tener un día de trabajo cerca de Quito -escenario del partido del martes- ,una decisión que le sirvió también para alejarse del ruido que hay en el país: el riesgo de quedarse fuera del Mundial se interpreta en algunos ámbitos como una catástrofe nacional. Y contra eso, está visto, es muy difícil luchar.

Para escapar a ese designio e imaginar que la Argentina pondrá sus pies en Rusia, los cabuleros se abrazan a algunos datos simbólicos. El Hilton Colón Guayaquil, donde la selección durmió anoche y lo hará hoy, es el mismo donde el equipo que conducía Marcelo Bielsa se alojó en 2001, antes de la única victoria de la Argentina en Eliminatorias en tierras ecuatorianas. Y hoy, el entrenamiento se hará en el estadio George Capwell, un lugar que Jorge Sampaoli conoce bien: pertenece a Emelec, el equipo que dirigió en 2010. Fue un buen año para el club y para él: el equipo eléctrico terminó segundo en el campeonato local (perdió la final contra la Liga de Quito de Edgardo Bauza) y consiguió la clasificación a la Copa Libertadores y la Sudamericana. El recuerdo que Sampaoli dejó allí ayudó a que hoy la selección pueda encarar en el Capwell la última prueba antes de jugar el partido del año.

Recién ayer, en la práctica de la mañana, el entrenador empezó a entregar algunas pistas de la formación del equipo. Se sabe: a Sampaoli le gusta probar, mezclar, cambiar hasta encontrar el punto y convencerse. Es parte de su metodología, como explicó antes del partido del jueves en la Bombonera. Por eso, lo que ocurrió ayer a la mañana en el predio de Ezeiza podría ser diferente a lo que suceda esta tarde en el de Emelec. Pero sirve como punto de partida.

En ese entrenamiento matutino se observaron dos cambios de nombres: Enzo Pérez ocupó el lugar de Banega y Salvio, el de Papu Gómez. Esta última modificación generó el regreso de Di María a la banda izquierda, borrando de un plumazo el plan que se ejecutó ante Perú: jugar con un extremo zurdo por derecha y con uno derecho por izquierda, condición propicia para ir hacia adentro y abrirle el espacio al lateral que subía. Es una de las conclusiones que le quedaron al cuerpo técnico: no vieron que Gómezy Di María hayan mezclado con Messi como pretendían. Lo que se mantendría es el sistema táctico: 4-2-3-1. Si en los 2856 metros sobre el nivel del mar de Quito juegan los de ayer, entonces serán Romero; Mercado, Otamendi, Mascherano, Acuña; Biglia, Pérez; Salvio, Messi, Di María; y Benedetto.

Sean ellos u otros los titulares, en el estadio Atahualpa los intentarán arropar alrededor de 4000 compatriotas: esa es la cantidad de entradas que dispone la AFA para hinchas argentinos. Hasta ayer, apenas habían comprado su ticket unos 470 hinchas. Pocos, sí, pero muchos más que los que acompañan al plantel en Guayaquil en estas horas de incertidumbre.

Ruggeri camina con Tapia, el presidente de la AFA; atrás Tarantini, otro de los campeones mundiales que acompa?a al plantel en Ecuador
Ruggeri camina con Tapia, el presidente de la AFA; atrás Tarantini, otro de los campeones mundiales que acompa?a al plantel en Ecuador. Foto: Fabián Marelli / Enviado Especial
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas