Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guerra con bocas de urna hasta que la noche marcó una tendencia

El oficialismo se proclamó rápidamente triunfador en las redes sociales, mucho antes de los datos oficiales

Lunes 09 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Los simpatizantes de la alianza oficialista festejaron desde temprano
Los simpatizantes de la alianza oficialista festejaron desde temprano. Foto: Télam

CORRIENTES (De un enviado especial).- En un clima de incertidumbre y sin datos oficiales hasta bien entrada la noche, la guerra de encuestas en boca de urna ganó ayer el centro de la escena de las elecciones provinciales.

El fuego lo abrió Sergio Flinta, presidente de la UCR local, principal partido del frente oficialista Encuentro por Corrientes (ECO)-Cambiemos. Apenas tres minutos después de las 18 y con varias escuelas en las que todavía se estaba votando, salió a adjudicarle el triunfo por cinco puntos a su candidato, Gustavo Valdés.

Para completarla, el oficialismo trasladó la guerra de nervios a la red social Twitter con dos posteos controvertidos. Uno, en la cuenta del frente ECO, mostraba la foto de los integrantes de la fórmula con los brazos en alto y la leyenda "Ganó Valdés".

En forma simultánea, desde su cuenta, el candidato a gobernador publicó una foto suya acompañada de la palabra "gracias".

La respuesta no tardó en llegar. Una caravana de dirigentes del frente opositor, Corrientes Podemos Más, salió a criticar la maniobra de Flinta.

Fuera de micrófono, divulgaban su propio boca de urna, que le daba el triunfo a Carlos "Camau" Espínola por 3,7 puntos.

Datos y sapucai

Los primeros resultados oficiales se conocieron recién cerca de las 21.30. Los siete puntos iniciales de diferencia a favor del oficialismo que mostraba la pantalla gigante instalada en la remozada sede de la UCR correntina, donde ECO-Cambiemos instaló su comando de campaña, hicieron estallar en gritos de alborozo y hasta algún sapucai a los militantes que se habían acercado hasta el viejo edificio de la calle 25 de Mayo.

A esa hora, todavía no había funcionarios del gobierno nacional en la provincia, aunque empezaban a llegar algunos dirigentes radicales, como el cordobés Mario Negri, presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

El lugar de concentración fue el Hotel Guaraní, donde se encontraron a compartir un café con un Valdés confiado y sonriente.

Colombi

Mientras tanto, el gobernador Ricardo Colombi permanecía en la Casa de Gobierno de la provincia, analizando los resultados que acercaban los fiscales de su frente desde diferentes puntos del territorio.

En el comando de campaña de Espínola, entretanto, imperaba un clima de expectativa pero con mucha calma.

El impacto de la desventaja de los 10 puntos iniciales que mostraron los datos oficiales dio paso a una ligera esperanza cuando la brecha comenzó a acortarse en las primeras horas de la noche.

Las elecciones se desarrollaron sin grandes problemas, aunque mientras promediaban los comicios proliferaron las denuncias de electores que, al momento de acercarse a los puntos de votación, se encontraban con la desagradable sorpresa de que no podían sufragar porque alguien ya lo había hecho por ellos.

También se registraron las típicas maniobras con boletas falsas. Se detectaron varios modelos con nombres similares a los de los candidatos con la intención de engañar a los votantes desprevenidos, algo muy lógico si se toma en cuenta que al menos en la capital la oferta electoral superaba las 40 boletas en cada cuarto oscuro.

El único incidente de violencia se registró en la localidad de Santa Rosa, en el departamento de Concepción, donde un concejal agredió a un candidato de una de las boletas colectoras del frente oficialista cuando pretendía ingresar a un barrio a buscar gente para llevarlos a los puntos de votación.

Pasadas las 22, mientras los datos se seguían cargando lentamente, la alianza oficialista ECO-Cambiemos convocó a una conferencia de prensa con Gustavo Valdés, junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Para entonces, en el Gobierno ya se había extendido la confianza en el resultado de la competencia correntina.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas