Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El recuerdo del hermano del Che Guevara: cómo se enteró de su muerte y el homenaje que le hicieron en Cuba

Juan Martín Guevara Lynch es autor de un libro en el que relata la adolescencia en Córdoba y su amor por "Chichina"

Juan Martí Guevara Lynch, hermano del "Che" Guevara
Juan Martí Guevara Lynch, hermano del "Che" Guevara. Foto: Archivo
Lunes 09 de octubre de 2017 • 09:12
SEGUIR
PARA LA NACION
0

CORDOBA. Juan Martín Guevara Lynch es el hermano más chico de Ernesto Guevara; le llevaba 15 años. Ante LA NACION recuerda cómo se enteró de su muerte en Quebrada del Yuro, en la localidad boliviana de La Higuera. "Trabajaba en un camión de reparto de leche y salía temprano; la mañana del 10 o del 11 la leí en los diarios. Tuve que esperar a terminar y, por la tarde, nos reunimos con mis hermanos y con mi viejo".

Hoy está en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), desde donde habla con este diario. Cuenta que varias veces habían recibido noticias falsas sobre la muerte de Ernesto. "Pero ese día, pensé que era verdad". Fue Roberto, otro de los hermanos, quien viajó primero a Valle Grande y después a La Paz. "No había cuerpo ni nada; regresó sin poder certificar la muerte; desde La Habana nos confirmaron que era Ernesto", describe.

cerrar

Treinta años después, en 1997, se recuperaron los restos y le hicieron un homenaje en Santa Clara, en Cuba, donde quedaron. Los familiares viajaron y el hermano tiene presente que el lugar lo "sobrecogió, por el silencio, por el homenaje, por las tumbas de los otros compañeros".

Autor del libro Mi hermano, el Che, Juan Martín nació en la ciudad de Córdoba, a donde la familia se mudó desde Alta Gracia en 1943. En el nacional Deán Funes Ernesto terminó el secundario, profundizó su perfil de lector y se enamoró -y fue correspondido- de María del Carmen "Chichina" Ferreyra, una hermosa chica de 16 años. La conoció en una boda; él tenía 22 años.

Ella, integrante de una aristocrática familia cordobesa, avanzó en la relación contrariando los deseos de los suyos. Ernesto desafiaba a los Ferreyra; se presentaba desarreglado, era provocador con las palabras. En 1951, antes de emprender su viaje en moto, él fue a visitarla a la costa, donde la joven vacacionaba, y fue la última vez que se vieron.

Ferreyra -quien admite a este medio que le quedó el calificativo de "la novia del Che"- prefiere no hablar del tema. Dice que no lo hizo nunca, que siempre fue algo "complicado" y que sólo lo conversó con sus íntimos.

UN FIGURA QUE NO ES NEUTRA

También Juan Martín Guevara Lynch señala que se convirtió en "el hermano del Che". Lo vio por última vez en 1961, en Montevideo. Dos años antes viajó con su madre Celia y otros familiares a La Habana, donde pasaron algunos meses juntos, pero sin tanto tiempo para compartir como hubieran querido. La madre regresó varias veces más a Cuba.

Señala que la relación con Ernesto era más de amigo que de hermano, tal vez por la diferencia de edad. "No sé cómo me vería él a mí, pero jugaba y me llevó a algún partido de Rosario Central", agrega.

Cree que su hermano fue una mezcla de carácter de sus padres, de Celia heredó la disciplina y de Ernesto padre, el tener siempre proyectos. "Hoy es mucho más «Che» que hace años; es un ícono, un mito que crece", enfatiza.

Para él que la figura se expanda tiene una explicación que "no viene del cielo; la sociedad que la considera lo hace por alguna razón, porque le es una referencia, la representa de alguna manera fundamentalmente en este mundo tan desigual, tan desequilibrado y tan complejo".

"Que el mundo no sea vivible para todos sino para una mayoría acrecienta su figura que no neutra -agrega-. Cuando lo señalan como 'sangriento' o 'asesino' es para denigrarlo; la diferencia entre la gente que piensa de esa manera y yo es de hectáreas".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas