Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Quito espera a la Argentina entre la desilusión, la bronca y el morbo

Con Ecuador sin posibilidades de llegar al Mundial, los hinchas ecuatorianos están decepcionados y quedan más de 16 mil entradas; muchos admiran a Messi, pero otros sueñan con que su selección amargue al crack de Barcelona

Lunes 09 de octubre de 2017 • 21:28
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Fabián Marelli

QUITO.- La receta no parece atractiva: demasiada desilusión, algo de bronca, pizcas de curiosidad y unas gotitas de maldad. El hincha ecuatoriano bajó la guardia hace un par de fechas, cuando descubrió que Moscú estaba tan lejos como marcan los mapas. La altura dejó de ser un bastión y la ilusión se hizo trizas. Por eso el desconsuelo, después de haber estado en tres -2002, 2006 y 2014- de los últimos cuatro Mundiales. Entonces asoma el enojo. Hasta que algunos recuerdan que al menos será un oportunidad para ver a Lionel Messi en vivo. Un visitante siempre ilustre que ya estuvo dos veces en esta ciudad. Pero otros sueñan con amargarlo al crack de Barcelona. Con arruinarle a la Argentina su sueño mundialista. Total, el propio quedó en ruinas.

"¿A qué hora? Nooo, no estaba enterado", cuenta un taxista, referencia obligatoria para tomar contacto con la atmósfera de un partido que muchos prefieren desatender. Les recuerda lo que no pudo ser. Se vendieron poco más de 20.000 entradas, pero quedan otras 16 mil entre 20 y 200 dólares. Van a sobrar, claro. Argentina con Messi y en la última fecha., todos por aquí se frotaban las manos al conocer el fixture hace algo más de dos años. Nadie se esperaba este derrumbe, que llega a la despedida con cinco derrotas consecutivas. Una racha que Ecuador hace 20 años que no padecía.

El feriado por las fiestas de la Independencia hace algo más cansino el andar por los 2850 metros de la ciudad. Las nubes amenazantes vuelven todo más plomizo, camuflándose con el ánimo futbolístico. Los volcanes Pichincha y Cotopaxi, centinelas eternos de Quito, no se dejan ver por el mal clima, entre truenos y chaparrones, que promete seguir mañana. El pronóstico adelanta lluvias para la hora del partido. No falta el morbo de los que creen que las tormentas perseguirán a la Argentina por todos lados y hasta último momento.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas