Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Quiero dejar a mi pareja por un español que conocí jugando al Preguntados"

Está de novia hace 9 años, tiene un hijo, pero se enamoró de alguien mayor que vive muy lejos; Consuelo aconseja

Consuelo

SEGUIR

Martes 10 de octubre de 2017 • 00:33
Cuando un coqueteo se convierte en una posibilidad de amor y no siempre conviene
Cuando un coqueteo se convierte en una posibilidad de amor y no siempre conviene.

¡Hola Consuelo!

Quisiera saber qué puedo hacer con esto que me esta pasando. Estoy en pareja hace ya 9 años, yo 23 y él 28, un hijo de un año en común, en plena edificación de nuestra casa. Él trabaja, yo no.

Me está pasando que hace un mes y medio conocí a una persona por Preguntados, la app de juegos. Un español de 54 años. Casado con 2 hijos de 21 y 23. Charla va, charla viene, nos enamoramos. Al punto de hablar todo el día, o parte de él, por la diferencia horaria. Nos mandamos audios diciéndonos que nos amamos, compartimos todo. Lo que hacemos, lo que vamos a hacer, hasta lo que comemos. Todo.

El tema mayor es la distancia. Si estuviera en la Argentina sería todo mucho más fácil. Después está el planteo de separarnos, él, porque ya no quiere estar con su mujer. Y yo, porque me cansé de mi pareja. Aunque ponerme a pensar en separarme me angustia, y me da miedo. Todos los años construidos tirados a la basura, por, tal vez, una calentura del momento. Eso me da terror. Él sabe mi situación, y me planteó de irme a vivir con él (quien está adaptado allá, tiene su trabajo hace más de 20 años). Y yo podría trabajar allá y comenzar mi vida de cero.

El segundo problema, es que mi hijo es chico, y necesito el permiso del padre para llevármelo, y sé que eso no me lo va a permitir. Estoy entre la espada y la pared. Siento que esta es mi oportunidad de poder ser feliz, y a la vez me da mucho miedo dejar mi vida (que aunque no es gran cosa, me costó hacerla).

Espero tu respuesta.

¡Gracias!

La enamorada angustiada (23)

Querida Enamorada:

Me deja con mucha angustia esta última frase tuya de que tu vida no es gran cosa. ¡Tenés 23 años! Tu vida todavía puede ser un montón de cosas. No te voy a decir "cualquier cosa"; creo que esos discursos del tipo "vos podés ser lo que querés ser", desconociendo que todos tenemos condiciones económicas y compromisos que no podemos abandonar, son muy dañinos, nos hacen mal. Pero sí tenés, dentro de esas determinaciones (tu hijo, tu economía, etcétera), algún tipo de libertad de acción de la que estaría bueno que te apoderes. Empecemos por ahí entonces: trabajar una mirada más amorosa sobre tu vida y tu futuro.

En segundo lugar, creo que estás mezclando varios deseos que en algún punto podrían confluir pero que no son lo mismo, y hay que pensar cada uno por separado. Diría que son al menos tres cuestiones: tu deseo de estar con este hombre, tu deseo de dejar a tu pareja actual y tu deseo de "cambiar tu vida", así en un sentido más abstracto. En teoría, si dejás todo y te vas a vivir a España con él resolverías todo a la vez, pero me parece que no es tan sencillo. Primero y principal: ¡a este hombre no lo conocés! Yo sé que charlaste mil veces con él, pero ¡nunca le diste un beso! Mirá que yo soy todo menos anticuada, pero ¿dejar tu vida y tu país por un tipo al que no le diste un beso? No sé, obviamente esto es una opinión, vos hacés lo que querés, pero me parece que es un riesgo un poco injustificado de correr. Más bien: es forzar un vínculo que debería desarrollarse a otro tiempo. Es una presión muy grande para una pareja de gente que no se conoce, más cuando hay un hijo de por medio.

Los otros dos deseos, en cambio, creo que son cosas menos caprichosas y que está bueno pensar más a fondo: si querés dejar a tu marido porque ya no lo querés más, no es necesario que te vayas a otro país ni que te emparejes con otro hombre. ¿Por qué no probar estar sola un tiempo? Y si querés cambiar de vida, ¡tampoco es necesario irse a vivir a otro país! No digo que no puedas, pero no veo que las circunstancias sean las mejores. Me parece que estás pensando en que este viaje te resuelva todo por arte de magia, pero criar a un hijo con un padre de cada lado del océano dista de ser una solución "fácil" a la cuestión. Me decís que no trabajás. Entiendo que tu hijo es muy chiquito, y que a menos que puedas pagar una persona que se haga cargo de él mientras vos y el padre trabajan para vos sería muy difícil salir, pero creo que tener una cierta independencia económica, además de salir de tu casa, te va a ayudar. Psicológicamente te va a permitir pensar en dejar a tu marido sin necesariamente casarte con otro hombre; te va a abrir otros mundos, otros oportunidades, ¡esa otra vida que querés construir! Y si te separás y negociás horarios realmente igualitarios con el padre (exigilo: es tu derecho) creo que sería posible. Sos super joven además; no me dijiste si estudiabas, pero también podrías hacerlo, aunque sea a tu ritmo, también para reconectarte con vos misma, con tu deseo y con las otras mil cosas que podés ser.

Sé que quizás esperabas que te dijera "jugate por amor", pero espero que entiendas que lo que te estoy recomendando es "jugate por vos misma", y que te sirva.

Un abrazo,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.