Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un hecho espiritual y colectivo

Martes 10 de octubre de 2017
0

Hace unos años me encontraba en Los Ángeles abocado a la producción de un disco. En uno de mis días libres, me aventuré como turista al Parque Nacional Joshua Tree en California. Casualmente, aquel álbum de U2 había sido una referencia constante durante esa misma grabación. Siempre confío en ese tipo de conexiones un poco random.

El disco se editó en 1987 y yo, que tan sólo tenía tres años, iba a demorar mucho tiempo más en descubrirlo. Casi dos décadas después, al escuchar esas canciones pensé: "Esta obra es genial, no importa en qué momento la descubras".

Conocía a U2 por sus populares himnos radiales y sabía del productor Brian Eno por colaborar con Coldplay o Travis. La primera vez que ese disco empezó a girar en mi compactera sentí algo especial. La introducción de "Where the Streets Have No Name" me pareció emocionante, The Edge me enseñaba que el sonido de la guitarra no tiene límites. A continuación, el poderoso mantra "I Still Haven't Found What I'm Looking For" me daba ganas de abrazar esa frase para siempre. Aún hoy "With or Without You" me parece una de las canciones de amor más interesantes que se hayan escrito. Podría terminar allí el álbum, pero lo cierto es que tiene otras genialidades, como "In God's Country" o "Exit".

Luego de ese disco, para U2 llegarían el gigantismo de los estadios y sus maravillosas giras multimedia que siguen recorriendo el mundo entero. Sus conciertos siempre me parecieron experiencias musicales y espirituales colectivas de lo más alucinantes. ¿Existe una química más potente que la de cuatro tipos que vienen tocando música juntos desde hace más de 40 años?

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas