Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Decir mucho sin tener que hablar demasiado

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Joe Lovano Quartet / Intérpretes: Joe Lovano (saxo tenor y clarinete), Lawrence Fields (piano), Otis Brown III (batería), Peter Slavov (bajo) / Sala: Usina del Arte (anteayer) / Nuestra opinión: muy bueno

La amabilidad con la que Joe Lovano pasó de la melodía al solo de "Our Daily Bread" sin ningún tipo de mediación, en el inicio de su concierto en la Usina del Arte, sirvió como ejemplo cabal de su estilo característico. Con un gran sentido rítmico y con un fraseo fluido, el saxofonista nacido en Cleveland llegó a los extremos del registro, como si no hubiese otra opción posible.

Detrás de él, Lawrence Fields, Otis Brown III y Peter Slavov proponían un acompañamiento medido, entendiendo que para decir mucho a veces es mejor no hablar demasiado. Incluso en los solos, cada uno trabajaría con motivos simples pero desarrollados con maestría.

Entre composiciones propias embebidas de espíritu blusero, Lovano tomó el clarinete primero, y su pequeño gong portable, para "Mystic", un swing con aires exóticos que puso a sus compañeros a moverse en otras aguas sin renunciar a su fórmula de ensamblaje perfecto.

Después de que "Golden Horn" hizo las veces de transición para que regresara al saxo, el cuarteto inició un triplete en homenaje a Coltrane que tuvo al saxofonista, una vez más, conduciendo al grupo con total naturalidad por diferentes paisajes: la paciencia para variar la melodía de "Spiritual", el sonido portentoso en la balada "It's Easy to Remember" y los aires latinos en "Fith House".

"Sounds of Joy", una composición propia, fue la elegida como bis de un concierto que duró cerca de dos horas. Con una melodía vivaz y asentado en una base rítmica de pulso firme, Lovano parecía sugerir toda una sección de vientos con un solo soplido. Mientras Fields se extendía por todo el registro del piano, el titán del saxo se paró detrás del grupo para que el público pudiera darle su ovación final, pero tal vez también para contemplar lo que sus comandados son capaces de hacer.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas