Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En terreno desconocido, España no sabe si a partir de hoy será la misma

Martes 10 de octubre de 2017
0
En Valencia ayer hubo protestas de los separatistas catalanes
En Valencia ayer hubo protestas de los separatistas catalanes. Foto: AFP / José Jordan

MADRID.- Para ser un día que podría ser histórico, falta transparencia y sobra nocturnidad.

Es tal la anomalía por estas horas en España que hoy amanece con 17 comunidades autónomas y no sabe si, cuando llegue la noche, el país se habrá partido y su gente se irá dormir con 16. Con un pedazo menos en el mapa.

No sabe si, para cuando esa hora llegue, habrá tachado con una cruz un pedazo de su historia y de su identidad. Un fragmento que es mucho más que un dibujo en la pared.

Cataluña representa el 18,9% de la economía española, en iguales condiciones que Madrid. Viven allí siete millones de personas y, más que un número, son historias reales. Personas que no saben dónde amanecerán mañana: si en España o fuera de ella.

La respuesta está solamente en la cabeza de un hombre: Carles Puigdemont, 54 años, ex alcalde de Girona y presidente del gobierno catalán desde hace poco más de un año y medio. Puesto al que llegó por un acuerdo de partidos, luego de que su predecesor Artur Mas se vio forzado a renunciar corrido por la justicia.

Anoche, el intento mayor era saber qué decían las páginas que ese hombre anotaba en la soledad de su despacho, en el palacio de la Generalitat, en el encanto de la Ciudad Vieja de Barcelona.

La anomalía lleva al desasosiego. Anoche, los españoles hacían cábalas. Como quien deshoja una margarita, anotaban: independencia, independencia por capítulos, independencia en suspenso, independencia descafeinada. Sólo Puigdemont sabía.

Hablaban del "modelo de Eslovenia" sin que les contaran la otra parte: el capítulo de la sangre y la penuria.

La duodécima economía del mundo no sabe si se deshoja. Ayer, el éxodo de capitales de Cataluña llegaba al extremo del Colacao, que es como en la Argentina decir que se va Nesquick, por hablar del sabor de la infancia.

Todos los días alguien más anuncia que se va. Que ya no confía. Que tiene miedo.

Parece un siglo, pero España viene de vivir diez días de vértigo. Ha pasado de todo: una consulta de escasa fiabilidad, violencia policial y una huelga que paralizó la región. Empresas, personas y capitales emprendieron una fuga en masa. Compañías señeras fueron de las primeras: los bancos Sabadell y Caixabank. Les siguieron constructoras, compañías de seguros, inmobiliarias, industrias. Detrás de ellos, de los grandes, se sumaron también pequeñas y medianas empresas. El argumento es similar: "Yo vendo casi toda mi producción en España y si esto de la independencia sigue adelante, vaya a saber qué pasa conmigo".

Los menos poderosos fueron lo más: pequeños ahorristas, jubilados, empleados. Que quieren saber qué pasa con su futuro. Por esta hora, la única respuesta está en la cabeza del hombre que escribe su discurso en ese precioso edificio medieval. Casi como entonces.

La última noticia fue el domingo, con la masiva marcha de la "mayoría silenciosa" que dijo que no. Que no quiere que el país ruede por el precipicio. Que no sigan adelante.

Advertido por las señales que apuntan al territorio incierto, su propia formación, el Partido Demócrata Europeo Catalán (PdeCAT), parece, a estas horas, el menos entusiasmado con la idea de la ruptura. Marta Pascal, su diputada y presidenta de las juventudes nacionalistas, aseguró que lo que se verá esta noche será "una declaración simbólica" de independencia y, de allí, la apertura de un período de seis meses para negociar "el desenganche".

Puede ser. Pero ¿quién sabe? Lo cierto es que aquí, según a quién se escuche en el frente independentista, puede pasar una cosa u otra. Incluido un choque civil. El único que lo sabe es Puigdemont y él no hablará hasta las 18 de hoy (las 13 en la Argentina).

El presidente Mariano Rajoy dijo que no habrá independencia. Él también dijo que no habría referéndum, ni en 2014 ni en 2017. Y los hubo. Hoy España amanece como el más incierto de los territorios.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas