Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Casa Blanca ahora condiciona el acuerdo a favor de los dreamers

Demandó medidas migratorias más duras, entre ellas el muro con México

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- El gobierno de Donald Trump elevó una larga lista de duras demandas de política migratoria al Congreso para avalar la legalización de cientos de miles de jóvenes indocumentados conocidos como dreamers, entre ellas la construcción del muro en la frontera con México.

El documento de la Casa Blanca, titulado "Prioridades de política migratoria", exige, además del muro, la contratación de 10.000 agentes fronterizos, mil fiscales y 370 jueces migratorios; acelerar deportaciones y restringir la llegada de refugiados y niños que llegan solos desde América Central, y recortar fondos a las llamadas "ciudades santuario", que protegen a indocumentados, entre otras demandas.

El gobierno también busca restringir el otorgamiento de permisos de residencia, conocidos como green cards, al eliminar la lotería y establecer un sistema de puntos basado en el mérito que proteja "a los trabajadores estadounidenses y a los contribuyentes".

La tenaza migratoria de la Casa Blanca puso en riesgo el acuerdo que habían alcanzado Trump y la oposición demócrata a mediados del mes ultimo para brindarles un permiso de residencia temporal a unos 800.000 jóvenes indocumentados, entre ellos casi 5000 argentinos.

En una carta enviada a la cúpula de ambas cámaras en el Congreso, Trump dijo que cualquier proyecto de reforma migratoria que beneficie a los dreamers debe incluir las medidas exigidas por su gobierno.

"La reforma migratoria debe crear más empleos, mayores salarios y mayor seguridad para los estadounidenses, ahora y para las generaciones futuras", afirma el mandatario en su misiva. "Las reformas esbozadas son necesarias para asegurar la prosperidad, oportunidad y seguridad para cada miembro de nuestra familia nacional", agrega.

Casi un mes atrás, Trump había sellado un acuerdo con los dos líderes de la oposición demócrata del Congreso -el senador Chuck Schumer y la congresista Nancy Pelosi- que dejaba afuera la construcción del muro, un giro que enfureció a su base de seguidores. El muro fue una de las principales promesas de campaña de Trump.

Ahora, la larga lista de exigencias de la Casa Blanca dejó ese acuerdo en el limbo. Además, incluyó entre sus exigencias el uso de un sistema de verificación electrónica para obligar a las empresas a chequear el estatus migratorio de las personas cuando ofrecen empleo, una medida que dejaría a millones de extranjeros sin trabajo.

"La administración no puede hablar con seriedad de concesiones o ayudar a los dreamers si comienzan con una lista que es un anatema para los dreamers, la comunidad de inmigrantes y la gran mayoría de los estadounidenses", dijeron Schumer y Pelosi en un comunicado conjunto tras conocerse la lista, anteanoche.

Ambos reiteraron su voluntad de elevar la seguridad en la frontera, pero insistieron en que el muro estaba fuera de discusión y afirmaron que la lista de exigencias iba "mucho más allá de lo que es razonable" .

La inmigración es uno de los temas que dividen a demócratas y republicanos, pero los dreamers, que llegaron a Estados Unidos con sus padres cuando eran chicos y crecieron allí, cuentan con el respaldo y la simpatía de la mayoría del país.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas