Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fue con dos armas a la escuela, se filmó y dijo que iba a "matar a todos"

El chico, de 14 años, tenía una pistola y un pistolón de su padrastro; él mismo llamó al 911; recibió asistencia inmediata

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
Las armas que llevó el chico a la escuela
Las armas que llevó el chico a la escuela. Foto: LA NACION

"Van a morir todos. Ya no hay vuelta atrás. Bang Bang. Al fin es el gran día. Quién diría que terminaría así. Llegó mi fin." La voz se escucha mientras las imágenes muestran la entrada a la Escuela Media Nº 6 José Bogado, el patio bajo el sol, el mobiliario de ese establecimiento de Lomas del Millón, en La Matanza... Quien grabó eso con su propio celular es un chico de 14 años. Lo que tenía dentro de su mochila para cumplir aquella amenaza eran una pistola y un pistolón, decenas de municiones y un cuchillo de caza.

No hubo, finalmente, una masacre como la de hace 13 años en una secundaria de Carmen de Patagones, en el sur bonaerense. Pero eso no significa que el viernes pasado, en el turno mañana, no se haya asomado el drama. El propio chico fue el que, finalmente, llamó al 911 para decir que estaba armado. Eso activó la intervención de la policía, de las autoridades educativas y de un fiscal, que ayer recibió en reunión al adolescente y a su madre para comenzar a saber cuál fue el emergente de semejante acto.

Los compañeros dijeron que el menor -delegado de su curso y muy querido- tenía "muchos problemas" y quería "hacer algo para irse de la escuela". La Bersa calibre 380 y el pistolón de doble caño Safari calibre 32, los dos cargados, eran propiedad del padrastro del chico, que los tenía debidamente registrados y los guardaba en casa.

La tragedia que no desató el chico estuvo a punto de cristalizarla un subcomisario, al que mientras manipulaba el pistolón se le disparó; el proyectil se incrustó en el escritorio del director de la escuela y no lastimó a nadie. Los psicopedagogos de la escuela atendieron al menor y a su familia el sábado y trabajarán desde esta semana con los alumnos, que se enteraron de todo no cuando ocurrió, sino horas después, cuando aquel video se viralizó.

También se sabe que el caso puso de nuevo en foco el debate sobre qué hacer cuando aparece un arma en una escuela, en manos de un menor.

No hay un protocolo de actuación específico para estos casos. Sí existen, tanto a nivel federal como provincial, guías de orientación para la intervención ante situaciones conflictivas en el ámbito escolar. El de Buenos Aires, de 2012, establece reglas generales que cada establecimiento educativo aplica de acuerdo con las características de su proyecto pedagógico y del propio suceso.

Según el artículo 115 del decreto provincial 2299, "cada establecimiento confeccionará su plan de prevención del riesgo, en el marco de su proyecto institucional, con arreglo a las orientaciones y prescripciones que establezca la Dirección General de Cultura y Educación". El plan debe contemplar la infraestructura, las rutas de acceso, de escape y de circulación del personal y de los alumnos.

Los casos de presencia de armas en escuelas son excepcionales. Cuando se sospecha de que un alumno tiene una, se debe buscar llevarlo a un lugar donde no tenga contacto con otros chicos, acompañado de más de un adulto -en especial, uno al que le tenga confianza-; mientras se espera la llegada de sus familiares, se debe hablar con él acerca del riesgo que implica la portación del arma para sí y para los demás. Si el chico empuña el arma, se debe buscar que apunte hacia un mueble de madera o estantes con libros, pedirle que saque el dedo del gatillo y sugerirle que deje el arma sobre una superficie plana, de donde no pueda caerse.

En el caso del viernes, el menor fue asistido por su preceptor. El director de la escuela, Miguel Ángel Racco, hizo entrar a la policía, que se encontró con el chico en el aula y sacó el arsenal de su mochila.

Te puede interesar