Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina tiene el mejor nivel de inglés de toda América latina

Así lo revela un estudio global; sin embargo, posee las peores políticas públicas de la región para enseñar el idioma

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Diego Spivacow / AFV

En principio, las noticias parecen buenas: Argentina es el único país de América Latina que se ubica en los niveles altos de dominio del idioma inglés. De acuerdo con el índice English First English Proficiency (EF EPI), Argentina alcanza 58,40 puntos, casi a la par de un país como Alemania, cuyo índice de dominio del inglés es de 61,58.

Esto quiere decir que los adultos de Argentina pueden "hacer una presentación en el trabajo", "entender un programa de televisión" y "leer el periódico", de acuerdo con las habilidades contempladas en el nivel alto de inglés del índice EF EPI.

El contraste con otros países latinoamericanos es llamativo. De 14 países latinoamericanos considerados por el índice, República Dominicana muestra un nivel moderado de inglés mientras que la mayoría de los países tiene niveles bajo o muy bajo. Entre los de bajo nivel de inglés, en orden decreciente según su desempeño, primero está Uruguay y luego le siguen Costa Rica, Brasil, Chile, México, Perú, Ecuador y Colombia. Entre los de nivel muy bajo, figuran Panamá, Guatemala, Venezuela y El Salvador.

Estos son algunos de los datos que aporta el documento "El Aprendizaje de Inglés en América Latina" que se divulga hoy en todo el mundo. El trabajo fue elaborado por el Diálogo Interamericano, un centro de análisis de políticas públicas para temas claves de desarrollo en la región, y Pearson, la mayor corporación global de servicios y contenidos educativos, uno de cuyos focos es el aprendizaje y la enseñanza del idioma inglés.

El documento se propone aportar "un panorama del aprendizaje del inglés en diez países de América Latina". Además de Argentina, los países considerados son Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. El objetivo es contar con un panorama de las política educativas públicas en torno a la enseñanza del inglés en el sistema educativo y los desafíos para mejorar la calidad del inglés que hablan y escriben los latinoamericanos.

En ese sentido, el nivel de dominio del inglés por parte de los argentinos parece alto. Sin embargo, el informe dispara paradojas que relativizan esos logros.

Angloparlantes argentinos

La investigación aporta otros datos que en primera instancia ratifican las buenas noticias para Argentina en materia de nivel de inglés. En el capítulo 1, donde se expone el presente de los niveles de aprendizaje del inglés en América Latina, también figura el ranking de dominio del idioma según otro índice, el Business English Index, que evalúa el dominio del inglés en el mundo del trabajo, que contempla cuatro niveles, avanzado, intermedio, básico y principiante.

En este caso, el panorama para América Latina es más descorazonador: ninguno de los 14 países evaluados por el índice se ubica en los niveles avanzado o intermedio. Pero Argentina, nuevamente y a pesar de todo, es de los países con mayor dominio del inglés, junto a Uruguay: ambos países presentan un nivel básico, es decir, los trabajadores usuario de inglés son "capaces de entender y expresar problemas y soluciones pero no logran asumir un papel importante en discusiones y tareas complejas".

El resto de los países apenas tiene un nivel de principiante. Sus usuarios en el mundo laboral son "incapaces de comunicarse y de entender información en un contexto de negocios aunque pueden leer y comunicarse con frases sencillas", según se describen los niveles del índice Business English.

Argentina y su nivel de inglés vuelve a lucirse en el ranking del tradicional Test of English as a Foreign Language (TOEFL), un clásico entre jóvenes y adultos que quieren ingresar a universidades extranjeras, también incluido como evidencia en el informe de Pearson y el Diálogo Interamericano.

En esta caso, el inglés de América Latina se muestra más sólido, con un puntaje promedio de 85 puntos sobre un total de 120. En América Latina, el ranking de 18 países según el puntaje promedio obtenido por sus adultos en el TOEFL está liderado por Uruguay con 94 puntos y le sigue Argentina con 91 puntos, lo mismo que Costa Rica. Brasil aparece en el cuarto puesto; México, en el séptimo; Perú, en el octavo y Chile aparece en el puesto 13, con algo más de 80 puntos. Venezuela es el último país del ranking,

En todos los casos en América Latina, como sucede en otras regiones según explica el informe, la expresión oral muestra mayor nivel que la escrita.

Paradojas locales

Los buenos resultados argentinos en dominio del inglés contrastan con una de las conclusiones centrales que muestra el documento: que Argentina, además de Brasil, son los dos países latinoamericanos, entre los diez países estudiados, con peores políticas públicas educativas en materia de enseñanza y aprendizaje del inglés en la escuela primaria y secundaria.

Argentina carece de políticas en varios aspectos centrales de los analizados por el informe. La enseñanza del inglés no es obligatoria por ley, aunque sí la de una lengua extranjera. Para la investigación, la alarma suena sobre todo en dos dimensiones. Por un lado, las políticas públicas en torno al rendimiento de los estudiantes. En ese punto, Argentina no cuenta con estándares de medición, es decir una especie de metro patrón del dominio del inglés compartido por otras sociedades, ni tampoco con metas de dominio del idioma de acuerdo con esos estándares. Tampoco se realizan evaluaciones estandarizadas del aprendizaje del inglés en el sistema educativo.

Por otro lado, la otra dimensión central en la que también falla Argentina es la cualificación de los docentes cuyo inglés no persigue metas de dominio ni es evaluado en esos términos.

"Los profesores en América Latina muestran bajo nivel de dominio" del inglés, se afirma en el trabajo. Tomando como estándar de medición del nivel de manejo del inglés el reconocido Marco Común Europeo de Referencia (MCER) que distingue seis niveles de competencia -C2 y C1 los dominios de usuario competente; el B2 y B1 de usuario independiente y el A2 y A1 de usuario básico-, sólo Uruguay fijó como meta los máximos niveles C2 y C2 para sus profesores de inglés pero el plazo para alcanzarla es 2030, tres años por delante. En el presente, el estándar del ministerio de Educación de Chile es un dominio B2, es decir que sus docentes de inglés deben ser usuarios independientes.

Argentina, en cambio, no cuenta con ningún marco de medición ni fija metas de dominio estandarizadas de inglés para sus docentes de inglés.

El informe del Diálogo Interamericano y Pearson deja claro que Chile, entre los diez países estudiados, es el que muestra políticas públicas más "avanzadas" y consolidadas y, sin embargo, el dominio del inglés entre la población adulta cae en los peores niveles en América Latina.

Brecha de inglés

¿Cómo se da esta paradoja? El director del programa de educación del Diálogo Interamericano, Ariel Fiszbein, parte de una aclaración importante a la hora de extrapolar los resultados de estos índices y exámenes a la población total de cada país.

Los países, como Chile, donde están instaladas las políticas de evaluación estandarizada del aprendizaje del inglés y se implementan políticas educativas públicas para su mejora basada en la evidencia recogida en las pruebas, es posible realizar extrapolaciones y constatar mejora. Tal es el caso de Chile, sostiene Fiszbein: "Lento pero Chile está mejorando", dice.

En países sin evaluación estandaraziada, uno de los problemas de Argentina, la evidencia no es extrapolable a toda la población y todos los sectores sociales. "No existe una prueba PISA del aprendizaje del inglés", aclara Fiszbein. Es decir, las muestras sobre las que se basan estas pruebas en las que a Argentina le va bien en inglés no son precisas y no representan a la población total. "Son pruebas para adultos y en muchos casos, muestras muy sesgadas como es el TOEFL, que lo toman jóvenes profesionales, dueños de mucho capital cultural, para ingresar a universidades en otros países".

El dato del tipo de población que participa de estas evaluaciones, aquellos que poseen buena formación y en principio, buen nivel de inglés, le permite a Fiszbein elaborar una hipótesis inquietante para Argentina.

"El buen nivel de inglés de Argentina en estas pruebas es el resultado de un alto nivel de desigualdad", dice Fiszbein. La hipótesis del especialista es que el buen resultado es fruto de un sesgo de nivel socioeconómico: quienes toman esas pruebas son los sectores de mayores ingresos, más capital cultural y mejor inglés.

Fiszbein desarrolla: "Se trata de un segmento de la población con buen nivel de inglés en base al esfuerzo privado, la escuela privada bilingüe, los viajes al extranjero. Pero el resto de la población, de sectores más desfavorecidos, habla peor inglés y eso es por la falta de políticas públicas en idioma inglés, que terminan afectando a los chicos de bajos ingresos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas