Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bono o Messi, ésa es la cuestión

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Reuters

¿Bono o Messi ? ¿The Edge o Mascherano ? El show de U2 o el partido de Argentina? Dicen que las comparaciones son odiosas, pero algunas elecciones también pueden serlo. El fútbol y el rock van de la mano en este país, imposible escindirlos justo un día tan importante como este 10 de octubre. Sí, 10 del 10. Les suena ese número, ¿no?

"Sin dudas voy a tener una pantalla en mi oficina", me cuenta Daniel Grinbank, productor de los shows de U2 y responsable de cada una de las visitas de la banda irlandesa a la Argentina. Un futbolero como él no se perdería por nada del mundo el partido. Pero claro, tiene una ventaja: una oficina montada en el corazón del Estadio Único.

Si el PopMart Tour (1998), el Vertigo (2006) y el 360° Tour (2011) quedaron en nuestras retinas por sus puestas impactantes, su arsenal tecnológico y por canciones entrañables que en vivo adquieren una dimensión especial, esta vez la historia no podía ser distinta. Pero, otra vez, ¿cómo lograr abstraerse de los pases bochinescos de Messi y la búsqueda del arco de Icardi o Benedetto? Cómo no seguir de cerca lo que pase entre Brasil y Chile y lo que suceda entre Perú y Colombia. Los que van a los shows de estadio saben que, en estos casos, las redes sociales no son una opción. Se caen las conexiones, el 4G nos abandona. ¿Llevamos una vieja radio portátil? No, no hay manera de cantar "With or Without You" y de saber si el Mundial de Rusia se juega con o sin nosotros.

El problema parece no tener solución. Aunque si lo pensamos bien, los U2 son irlandeses y su telonero de lujo, Noel Gallagher, es inglés. Son futboleros y ambos están mejor que nosotros. Los irlandeses van al repechaje y los ingleses ya están en el mundial. Y el productor es un fanático de Independiente. ¿Se puede hacer algo? ¿A qué hora juega la Selección, a las 20.30? Bueno, Gallagher toca a las 19 y después de él podríamos ver el partido en una pantalla gigante. ¿Acaso U2 no trae la pantalla de alta resolución más grande utilizada en una gira? Veamos entonces cómo nos va en la altura de Quito y luego, si ganamos, hacemos una fiesta en el Estadio Único con el cuarteto irlandés tocando para nosotros. O mejor, ponemos una pantalla en cada corner y todos vemos el partido desde nuestra posición, sea campo, platea Norte o Sur. ¿Y si perdemos? Si eso pasa tenemos por delante un gran show de dos horas para quitarnos la amargura.

Los conciertos internacionales y de esta envergadura suelen reservar fecha con mucha anticipación, y los productores locales, antes de cerrar un contrato, tienen en cuenta una serie de variables: que no coincida con otro show grande, que no haya elecciones o que no se juegue un River-Boca. Bueno, en este caso no pudo preverse. ¿Quién iba a sospechar que la selección iba a llegar al último suspiro en el sexto lugar? Nadie. Ni siquiera Bono, que siempre parece tenerlo todo controlado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas