Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nobel para un pionero de la economía del comportamiento

Richard Thaler, un atípico académico de la Universidad de Chicago, estudió la irracionalidad humana e inventó un vocabulario

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Thaler, ayer al llegar a su oficina en Chicago
Thaler, ayer al llegar a su oficina en Chicago. Foto: Reuters

WASHINGTON.- Cuando Richard Thaler se sumó a la Universidad de Chicago, en 1995, un periodista le preguntó a Merton Miller, un ícono de esa casa de estudios, que había recibido el Premio Nobel de Economía cinco años antes, por qué no habían bloqueado su ingreso: Thaler estaba en sus antípodas. "Porque cada generación tiene que cometer sus propios errores", respondió Miller.

Desde ayer, Thaler comparte el Nobel con Miller y otros economistas de Chicago, al ser reconocido por la Academia de Ciencias de Suecia "por sus contribuciones a la economía del comportamiento", un campo nuevo, que crea un puente con la psicología y quiebra con el historial de la universidad, un templo del libre mercado.

Thaler, quien por décadas se movió contra la corriente de la economía -y de Chicago-, es uno de sus padres fundadores. "Ha hecho a la economía más humana", dijo el comité que le otorgó el Nobel.

"No creo que haya cambiado la mente de nadie en 40 años. Uno no cambia la opinión de nadie", dijo Thaler, ayer, en un conferencia de prensa, cuando le preguntaron qué pensaba de que sus ideas, ahora, fueran aceptadas dentro de la corriente principal del pensamiento económico.

Thaler desarrolló de la nada una literatura sobre la irracionalidad humana. Inventó un vocabulario nuevo con sus teorías, como "paternalismo libertario", "contabilidad mental" o "empujón". Ha sido un crítico del funcionamiento de los mercados. Miller, quien enseñó en Chicago por alrededor de 40 años, fue un férreo defensor de ellos, como Milton Friedman, padre de los "Chicago boys", cuyas ideas trasvasaron las fronteras de Estados Unidos. Otro galardonado, más reciente, que pasó su vida académica defendiendo la "eficiencia de los mercados" fue Eugene Fama, con quien Thaler suele jugar al golf.

El libro más famoso de Thaler, Nudge, que escribió junto a Cass R. Sunstein, un abogado que enseña en Harvard, explora cómo pueden diseñarse políticas públicas o regulaciones como si fueran "empujones" para corregir errores humanos. El libro está plagado de escenas comunes que explican "sesgos" irracionales de comportamiento. "Los descubrimientos de Richard Thaler han allanado el camino para un nuevo campo en economía, que llamamos economía del comportamiento", afirmó Per Strömberg, presidente del comité de ciencias económicas del Nobel. Strömberg también enseña en Chicago. "Gracias a sus descubrimientos, este nuevo campo ha pasado de ser una especie de periferia, algo polémico, a ser un área principal de la investigación económica contemporánea", agregó.

A sus 72 años, Thaler tiene fama de bromista, y una cierta aura de rockstar en el mundo de la economía. "A diferencia de Bob Dylan, planeo ir a Estocolmo", bromeó ayer. En 2015, apareció en una escena de la película The Big Short junto a la cantante Selena Gómez para explicar la crisis financiera de 2008, que dio fama a los economistas que, como él, llevaban ya tiempo advirtiendo sobre la "irracionalidad" de los mercados.

"Este premio compensa la decepción de hace dos años con los Oscar", soltó Thaler ayer en la conferencia. The Big Short estaba nominada para una estatuilla, pero perdió. Ávido tuitero, descontracturado, renuente a ponerse corbata, Thaler fue definido como "el Charles Dickens de la economía" por su coautor, y uno de sus colegas que mejor lo conoce, Sunstein.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas