Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La última fecha tiene más aspirantes que cupos disponibles

Uruguay, que recibe a Bolivia, es el más desahogado; Chile se la juega en Brasil; Perú-Colombia, choque clave; Paraguay se ilusiona

Martes 10 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Reuters

Dos años de eliminatorias no fueron suficientes para llegar a la última fecha con un panorama que ahorrara el suspenso y la tensión que sobrevolará en más de un partido de hoy. Descontando a Uruguay (2°, 28 puntos), al que sólo un descalabro casi imposible de resultados (recibe a Bolivia) lo apartará esta noche del Mundial, quedan cinco países para dirimir las dos plazas y media (repechaje) aún disponibles. Entre seleccionados que fueron cediendo terreno (Argentina, Colombia) y otros que lo recuperaron (Perú y Paraguay), se armó un cuello de botella por el que no todos pueden pasar. La criba llega a su momento decisivo; sólo quedará en el aire el que ocupe el 5° lugar, con Nueva Zelanda a la espera para definir el último pasaje a Rusia.

En Quito, mientras trate de resolver su desafío ante Ecuador, la Argentina estará pendiente de lo que ocurra en otros tres puntos geográficos. La atención se repartirá entre Lima, San Pablo y Asunción. Perú (5°, 25) recibirá a Colombia (4°, 26), en un partido cuyo cualquier resultado hará bueno un triunfo del equipo de Jorge Sampaoli (6°, 25).

Dos directores técnicos argentinos chocarán en busca de la misma ilusión. La de José Pekerman es la de llevar por segunda vez consecutiva a Colombia a un Mundial. Tenía bastante encarrilado ese objetivo hasta que en el último tramo de tres encuentros sólo rescató dos puntos, y con la insólita derrota en Barranquilla ante Paraguay (lo dio vuelta con goles en los minutos 43 y 45 del segundo tiempo) le dio forma a la peor campaña de local en unas eliminatorias desde 2006. Más allá de la decepción del último jueves, una buena cantidad de personas se reunió ayer en el hotel de Barranquilla para despedir a la delegación. A Pekerman se lo vio saludar con el brazo en alto, en respuesta al apoyo popular. El volante de contención Carlos Sánchez dejó una frase para calmar la ansiedad: "Tienen que estar tranquilos, ya hicimos el duelo". La esperanza sigue estando depositada en los goles de Radamel Falcao y el desequilibrio en los últimos metros de James Rodríguez.

En Perú ya venía recibiendo elogios la gestión de Ricardo Gareca por la renovación del equipo, con la promoción de varios jugadores jóvenes. Igual, la cosecha de puntos no era tan robusta como para imaginar que Perú podría volver a un Mundial después de 36 años (España 1982 fue el último). Pero con un esprint de tres triunfos en los últimas cuatro jornadas, más los tres puntos que le otorgó la FIFA por la mala inclusión de un jugador de Bolivia en un cotejo que había perdido, Perú se siente cerca de hacer realidad un sueño. De la Bombonera salió fortalecido con un empate, en el que se unieron la impericia ofensiva de la Argentina con el aplomo que mostró el equipo para no verse desbordado.

El optimismo crece porque Gareca contará con la reaparición de tres piezas importantes: el zaguero Christian Ramos y los volantes Christian Cueva y André Carrillo. La historia indica que Perú no aprovechó la condición de local frente a Colombia por las eliminatorias: sólo le ganó una vez (cuando obtuvo la clasificación para 1982), sufrió cuatro derrotas y hubo cuatro empates. A Pekerman le trae gratos recuerdos el estadio Nacional: debutó en la clasificación a un Mundial con Colombia con un 1-0 (gol de James) en 2012.

Chile se la juega en San Pablo

Chile (3°, 26 unidades) tiene en Brasil al peor rival posible por su poderío y por la obligación de ir a visitarlo a San Pablo, pero también al oponente más relajado que podría encontrar por la clasificación que consiguió con tanta anticipación. Cuestionado Juan Antonio Pizzi por no haber convocado a Marcelo Díaz, la línea de volantes se ve más resentida por la baja del suspendido Arturo Vidal y la incertidumbre por la presencia de Charles Aranguiz, que se recupera de un desgarro. "Estamos preparados, con confianza e ilusión. La intención es ir al frente y ganar imponiendo nuestro juego", dijo Pizzi. Se sumó la voz de aliento del ex delantero Marcelo Salas, superado por Alexis Sánchez como el goleador histórico de la Roja: "Cuando Alexis está prendido y en plenitud, es incontrolable".

La Argentina espera a un Brasil que esté a la altura de la arrolladora campaña que construyó desde que asumió Tite (invicto en 11 cotejos, con nueve éxitos consecutivos). Por lo pronto, no habrá descanso para las principales individualidades: jugarán Neymar, Philippe Coutinho, Gabriel Jesús, Dani Alves, Casemiro y Paulinho.

Paraguay (7°, 24) depende de otros resultados, pero con dos minutos mágicos en Colombia se metió en una discusión de la que parecía apartado. Y, más allá de que el proceso de Chiqui Arce no es mucho mejor que el que Ramón Díaz condujo hasta la 6a fecha, la irregularidad del resto y recibir en el Defensores del Chaco a Venezuela le hacen creer que puede volver a un Mundial tras la ausencia en 2010.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas