Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Designated Survivor: nuevas intrigas y conspiraciones

Kiefer Sutherland protagoniza la segunda temporada de este adictivo thriller político (¡ojo, hay spoilers!)

Martes 10 de octubre de 2017 • 00:37
SEGUIR
PARA LA NACION

cerrar

El primer año de Tom Kirkman ( Kiefer Sutherland ) como presidente de Estados Unidos no pudo ser más caótico. Su historia es la de un político de muy bajo rango que contaba con el dudoso privilegio de ser el sobreviviente designado, o sea, el hombre encargado de estar afuera del Capitolio en el momento en el que toda la clase política se encuentra reunida para presenciar el discurso de Estado.

Kirkman vivía su condición casi como un éxodo forzado, pero cuando un atentado terrorista destruyó el Capitolio y mató a todos los funcionarios públicos del país, él debió hacerse cargo de la presidencia y de las obligaciones que eso conlleva. De esa manera, un hombre dubitativo debió mostrar fortaleza y liderazgo frente a políticos y aspirantes a funcionarios que buscaron menoscabar su autoridad y demostrar que él no estaba preparado para semejante responsabilidad.

Luego de un primer año especialmente tumultuoso, el presidente comienza un nuevo ciclo en el que buscará llevar la paz al pueblo de Estados Unidos, aunque claro que nuevas amenazas y la búsqueda por encontrar a Patrick Lloyd (Terry Serpico), el presunto responsable del atentando, harán tambalear una vez más su gestión.

cerrar

"One Year In"es el nombre del primer episodio de la segunda temporada, el cual sirve para establecer el mapa político de la serie y para presentar quiénes serán las nuevas cara de la temporada. Kirkman continúa al frente de un pequeño círculo de confianza en el que se encuentran el jefe de gabinete Aaron Shore (Adan Canto), su asesora Emily Rhodes (Italia Ricci), su secretario de prensa Seth Wright (Kal Penn) y su jefe de seguridad Mike Ritter (LaMonica Garrett). El presidente ya consiguió el respeto de sus pares y nadie duda de su capacidad para enfrentar una posible crisis, aunque desde los medios no dejan de cuestionar sus políticas económicas y su obsesión por reconstruir el Capitolio en tiempo récord. Frente a esos reclamos, él prefiere no dejarse llevar y comprende que ese edificio en pie es un símbolo que su pueblo necesita.

La rutina presidencial marcha con normalidad, pero una toma de rehenes en un avión hace tambalear la armonía en la Casa Blanca. En el aeropuerto de Chicago un grupo de terroristas ucranianos toma posesión de un avión ruso y, de no cumplir una serie de exigencias, ellos amenazan con matar a los pasajeros, comenzando con los estadounidenses. Kirkman pone a Aaron y a Emily a negociar con el embajador ruso y con su par ucraniano, pero ninguno logra destrabar la situación. Para colmo, el presidente descubre que entre los pasajeros se encuentra un viejo amigo de su juventud con el cual terminó de mala manera luego de una discusión. El temor de Kirkman es que los terroristas descubran el vínculo entre él y su ex amigo, y lo utilicen para extorsionarlo o peor aún, para matarlo.

Por otra parte, el equipo del presidente debe adaptarse a la llegada de Lyor Boone (Paulo Costanzo), un astuto asesor político algo áspero en su trato, pero muy efectivo en sus decisiones. Su arribo supone un pequeño terremoto que afecta principalmente a Seth, que comienza a plantearse si debe o no seguir trabajando en la Casa Blanca. Y mientras Kirkman resuelve la crisis con los terroristas, la agente especial Hannah Wells (Maggie Q) se encuentra en Ámsterdam buscando el paradero de Lloyd. En esa misión ella conoce a un agente del servicio británico que también tiene como objetivo la búsqueda del delincuente internacional.

La velocidad y dinamismo del primer episodio de la segunda temporada demuestra que Designated Survivor está lejos de agotar recursos y su fórmula de thriller político aún funciona a la perfección. Por otra parte, en el capítulo aparecen las semillas de futuros conflictos que indudablemente estallarán a lo largo de la temporada. Y mientras esos problemas se cocinan, vale destacar algunos grandes momentos que dejó One Year In.

cerrar

El anti Francis Underwood

Muy lejos de su equivalente en House of Cards, Kirkman duda constantemente y cada decisión que toma necesita discutirla con su esposa o sus asesores. Pero su transformación de político inseguro a firme líder fue uno de los rasgos más interesantes de la primera temporada, por eso es revelador encontrarse a un protagonista de mano mucho más firme al comienzo de este nuevo año. La toma de rehenes lo lleva a un punto de quiebre cuando entiende que ni el embajador ruso ni el ucraniano ponen buena voluntad para ayudar a resolver el problema, y agotado ante tanto tira y afloje, Kirkman descubre que son los rusos lo que se encuentran detrás de ese conflicto. Entonces se deja de dar vueltas, enfrenta a ambos embajadores y, sin mucha paciencia, los intima a colaborar para resolver la situación.

El sincericidio

Luego de dar una conferencia de prensa y negar por millonésima vez que Lloyd tuviera algo que ver con la toma de rehenes, el responsable de prensa Seth Wright decide salir de piloto automático y hablarle a los periodistas sobre Kirkman y su incansable lucha por sacar adelante un país que quedó huérfano de dirigentes políticos. Es un gran momento dentro del episodio y demuestra que a pesar de sus muchas dudas, Wright siente por su jefe una sincera lealtad.

La Jack Bauer del ex Jack Bauer

Uno de los personajes más interesantes en Designated Survivor es el de Wells, una suerte de Jack Bauer versión femenina y al servicio del presidente de turno (como le solía suceder al protagonista de 24). La agente viaja por el mundo y no duda en arriesgar la vida en su afán por cumplir su misión. Ella protagoniza las escenas de acción en la serie, y mientras Kirkman lucha contra políticos mezquinos desde la comodidad de la Casa Blanca, Wells debe enfrentar a los tiros a muchos de los que atentan contra esa presidencia.

La sorpresa final

Y mientras Wells recorre Europa convencida que Lloyd está prófugo en algún país de ese continente, la imagen de cierre del episodio es la del propio terrorista a pocos pasos de la Casa Blanca, una revelación que indudablemente traerá graves consecuencias.


Pueden ver un nuevo episodio de Designated Survivor todos los viernes a través de Netflix
En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.