Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Freiler, en la mira: autos de lujo, cheques en blanco y un prestamista que no lo conoce

Dos testigos declararon hoy ante el Consejo de la Magistratura y describieron la maniobra del camarista para comprar un Mercedes Benz

Martes 10 de octubre de 2017 • 10:29
SEGUIR
LA NACION
0
Eduardo Freiler afrontará un jury y podría ser desplazado
Eduardo Freiler afrontará un jury y podría ser desplazado.

Un misterioso "prestamista" del Eduardo Freiler dijo hoy ante el Consejo de la Magistratura no conocer personalmente al camarista federal y aseguró que solo libró cheques "en blanco", por pedido de un amigo.

Se trata de Raúl Alberto Mingini, el dueño de una fábrica de pastas de La Plata y titular de 12 cheques con los cuales el juez compró un auto Mercedes Benz.

"Nunca libré 12 cheques a nombre de Freiler, hice 12 cheques a pedido de un amigo que me lo pidió, Amílcar Ricci. Yo nunca puse el nombre de Freiler en un cheque", dijo Mingini, bajo juramento. Aseguró que los cheques fueron entregados "en blanco y cruzados" y, al ver la evidencia, afirmó que no era su letra la que estaba en las papeletas.

"Ricci no me dijo para quién eran esos cheques", dijo Mingini.

Sospechado de enriquecerse de manera ilícita y a pocos días de que comience el jury en su contra (arranca el 24 del actual), Freiler afronta en el Consejo de la Magistratura cuatro nuevas denuncias (derivadas del dictamen troncal) por presuntos movimientos sospechosos con su patrimonio. Hoy declararon ante los consejeros tres testigos vinculados a esta maniobras.

Mercedes Benz

Tal como reveló LA NACION, Freiler compró una cupé Mercedes Benz C 250 Blue Efficiency, color negro, en enero de 2013. La adquirió en Automotores Juan Manuel Fangio SA, que aceptó el pago de su valor en parte al contado y el resto con doce cheques mensuales de poco menos de $ 7000 cada uno.

Esos cheques, sin embargo, no los libró Freiler. Salieron de la fábrica de pastas Establecimiento DF SA y los firmó Mingini, un empresario oriundo de Mar del Plata y radicado en La Plata que acumuló varios tropiezos con la Justicia.

El vínculo entre Mingini y Freiler tuvo un correlato en los tribunales: el empresario resultó beneficiado en una millonaria causa por narcolavado en la que intervino el camarista.

"Yo soy abuelo. Esto me trajo muchísimos problemas. Fui ensuciado con esto, tuve muchos problemas comerciales", se quejó el testigo.

Freiler calificó a Mingini como "un amigo de bastantes años; un amigo de La Plata". Sin embargo, hoy, ante la comisión de Disciplina y Acusación el empresario dijo desconocer al camarista. "No conozco a Freiler personalmente, no tengo una relación", aseguró Mingini.

A su turno, Ricci, jubilado, señalado por Mingini como intermediario, dijo ser "amigo" de Freiler. "Tuve autorización para manejar una Toyota de Freiler para acompañarlo a hacer cosas", reconoció el testigo.

Respecto a la cupé Mercedes, admitió que le pidió a Mingini 12 cheques en blanco, al portador. "Se lo pedí para un vehículo que había comprado Freiler, porque necesitaba un avala y aceptaban cheques", señaló. "A Freiler le gustaba un vehículo y necesitaba un aval", justificó.

"Le entregué [a Freiler] los cheques en blanco", dijo Ricci, que luego afirmó que le pidió plata al camarista para cubrir esos montos.

Carreras

Hoy también declaró como testigo ante los consejeros Pablo Tonelli y Miguel Piedecasas el empresario Guillermo Martin, accionista de la empresa a través de la cual se abonaron viajes realizados por Freiler para eventos automovilísticos.

Martin, accionista mayoritario de Dienst Consulting, una empresa de medicina legal, se reconoció ante los consejeros como "amigo" de Freiler.

"Invité a Freiler en dos oportunidades a carreras, a Córdoba y las 1000 Millas en 2015, porque compartimos un gusto que son los autos clásicos", admitió Martín. Fueron cinco pagos por 24.000, 41.000, 45.000 y dos por 32.000. Relató que ambos corrieron, y que el camarista lo hizo en un Corvette (que no llegó a la meta) y un Porche.

Martín dijo que conoce a Freiler después de 2012 "nos hicimos amigos a partir de la patología de mi papá y del padre de él" y que fue en "Necochea o en un spa". "Solemos encontrarnos", dijo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas