Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sugestiva demora de la declaración en Cataluña: aparecen nuevas dudas

Cerca de las 14, Carles Puigdemont podría declarar la independencia unilateral

Martes 10 de octubre de 2017 • 13:39
SEGUIR
LA NACION
0
Se espera el discurso de Puigdemont
Se espera el discurso de Puigdemont. Foto: Reuters

MADRID.- Con el mundo pendiente como pocas veces de Cataluña, el pleno del Parlamento para, supuestamente, declarar la independencia, se demora "una hora más" a pedido del presidente del gobierno, Carles Puigdemont.

El gesto parece una señal más de vacilación o de incertidumbre ante un frente independentista resquebrajado.

Los diputados de oposición llegaron a situarse en sus bancas. Pero, cuando pasaron los minutos y vieron que nadie aparecía, optaron por retirarse.

Otros apostaron a que la demora respondía a posibles "contactos internacionales" de Puigdemont, tal vez en busca de una mediación. Nadie lo sabe.

Se espera el discurso de Puigdemont
Se espera el discurso de Puigdemont. Foto: AP

Es una muestra más de la desprolijidad con lo que viene transcurriendo todo el trámite.

"Las aguas no están del todo claras", decían en medios allegados al Parlamento. La espera se extiende en medio de una tensión en alza.

En España se hacen apuestas sobre lo que podría llegar a decir Puigdemont en su anunciada declaración. Si será inmediata, gradual, si la declara y suspende. Si es simbólica. Nadie lo tiene claro.

De hecho, la pausa parece responder al "malestar" de los radicales de la CUP con la posibilidad de una salida de forma. Quieren la independencia total.

Tenso y con rostro serio. Puigdemont había llegado a las 17 al Parlamento catalán. Guardó silencio cuando uno de los más de mil periodistas acreditados le preguntó "?Declarará hoy la independencia?"

El día transcurrió con enorme tensión por miedo a choques civiles. "Me voy de la ciudad", anunciaban muchos barceloneses por la red social Twitter.

Hay camiones antidisturbios alrededor del Parlamento y un vasto operativo de seguridad a cargo de la policía regional, los Mossos d Esquadra, cuyo papel en el pasado referéndum es motivo de investigación penal.

Se espera el discurso de Puigdemont
Se espera el discurso de Puigdemont. Foto: AFP

Varios puntos estratégicos, sin embargo, estaban a cargo no de ellos sino de las fuerzas nacionales. Esto es, Policía Nacional y Guardia Civil. Son ellos los que están frente a delegaciones del gobierno español en la región; en el Tribunal Constitucional.

"Hay operativo de seguridad por lo que pueda llegar a ocurrir", decían voceros de las fuerzas. Centrales energéticas también fueron asumidas por fuerzas nacionales así como un refuerzo en las fronteras.

En Madrid, el presidente Rajoy siguió el discurso junto a la vicepresidenta y mano derecha. Soraya Saénz Santamaría. "Están a tiempo de rectificar", dijo, minutos antes de que todo empezara. La posición del gobierno fue "esperar" a ver qué decía Puigdemont.

De doce miembros, el Tribunal Constitucional, que ejerce de supremo intérprete de la Constitución, estaba "de guardia" por lo que pudiera ocurrir.

Muchas eran las cábalas, pero pocos sabían lo que diría Puigdemont. Una señal pareció provenir del entorno. El ex presidente Artur Más, una de las voces que más incómodo se sintió en las últimas horas con una independencia unilateral, fue de los pocos invitados especiales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas