Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Animales que rescatan humanos, encuentros que no son casuales

¿Somos nosotros los que salvamos animales del abandono, o en realidad son ellos los que vienen a rescatarnos de mil modos? Un libro reúne una serie de historias que muestran la capacidad de sanación que tienen los cuatro patas y otras especies.

Miércoles 11 de octubre de 2017 • 00:15
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Cuando en 2012, el destino puso a María Victoria Gaiardelli frente a la posiblidad de salvar la vida de los perros en un mismo día, jamás imaginó que ese simple y altruísta acto la llevaría a cumplir uno de sus más preciados anhelos. "Publicar un libro es posiblemente el gran sueño de todo escritor o periodista, sin embargo hasta hace algunos años no se me había planteado como un hecho factible", dice la joven periodista. "Y ese año pude rescatar del abandono a dos perros en un mismo día: uno era un labrador color arena, que había sido atropellado y estaba tirado en medio de la ruta Panamericana, la otra era una perra de raza Braco alemán. Así fue como comenzaron a gestarse mis libros", agrega.

Aunque ya había estado en diferentes oportunidades en situaciones similares y tenía conocimientos sobre primeros auxilios y enfermería veterinaria, Victoria llegó a su casa agobiada por la tensión que implica todo rescate y con la imperiosa necesidad de poner en palabras aquello que había vivido esa tarde. "Llegué aquella tardecita a mi casa repleta de incertidumbres, agobiadísima por lo sucedido, desesperada por no saber qué haría con esos dos seres y con la necesidad de gritar a los cuatro vientos lo que me estaba pasando. Escribí un mail cargado de todas esas emociones y lo envié a todos mis contactos. A los pocos días me contactó un agente editorial, que se había conmovido mucho al leer mi relato y me decía que estaba interesado en proponer este tipo de historias para que fueran parte de un libro. Así, tras varios meses de un arduo trabajo periodístico fue como nacieron mis dos hijos de papel: Ángeles con patas y luego Guardianes del alma. Casi sin buscarlo, el sueño se hizo realidad, contar historias sobre lo que más me apasiona en el mundo: los animales", dice con una sonrisa.

Pasó el tiempo, los perros que Giardelli había rescatado se fueron recuperando y, mientras, el libro iba tomando forma. Bajo el nombre de Oro, el labrador fue adoptado por una hermosa familia con quien actualmente vive en la provincia de Neuquén. La braco fue bautizada Lulú y hoy es parte del hogar de Victoria, "ya que tuve la inentendible fortuna que apareciera su familia de origen pero que no quisieran recuperarla, así es como desde hace siete años nos elegimos y disfrutamos cada día", dice con asombro.

Y aunque son muy diferentes entre sí, las historias de Guardianes del alma se asemejan en algo: el maravilloso y mágico vínculo que se puede dar entre animales humanos y de otras especies "cuando dejamos que sean nuestras almas las que se encuentren, se elijan y se sanen mutuamente", asegura la periodista. Hay relatos que cuentan "el lado B" de la vida de algunos animales de trabajo, como el caso de Otis, un perro bombero muy particular; Yuca, una perra entrenada en Búsqueda y Rescate de personas, a quién le tocó también ser rescatada; Emma, una Golden retriever dedicada a las Terapias Asistidas, que "sanó" más almas fuera que dentro del encuadre terapéutico, hasta un blanco corcel que ayudó a su humana a salir de los ataques de pánico que sufría o un gato siamés que alertó a toda su familia sobre un escape de monóxido de carbono en su casa.

"¿Somos nosotros los que los salvamos, o en realidad son ellos los que vienen a rescatarnos de mil modos? Esa fue la pregunta que guío el trabajo de recopilación y selección de casos.

Pero sin duda alguna, todas las historias tuvieron y tienen para mí un significado especial, porque en cierta forma me han atravesado y movilizado, por eso las elegí. En cada una de las personas que han sido rescatadas de mil modos por tantos Guardianes del alma, me siento identificada. Todas fueron y son importantes para mí, y noto con asombro que lo mismo les ocurre a mis lectores, que son la tercera pata de esta mesa. Las historias de mis libros surgen de la vida misma, son reales, pertenecen a animales y a personas con experiencias fuertes, en las que las emociones se leen y se sienten a flor de piel", asegura Gaiardelli y concluye: "si al leerlas se emocionan, es porque un alma animal se está apoderando de su alma humana. Y es lo mejor que podría pasarles".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas