Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué es la "vía eslovena", la estrategia de Cataluña para conseguir la independencia

Los separatistas se miran en el espejo de la pequeña república balcánica que en los años noventa se liberó de la tutela de Serbia

Martes 10 de octubre de 2017 • 16:43
0
Centro histórico de Ljubljiana, Eslovenia, el país-espejo de los separatistas catalanes
Centro histórico de Ljubljiana, Eslovenia, el país-espejo de los separatistas catalanes. Foto: Archivo

Un partido nacionalista convoca a un referéndum separatista con la oposición unánime del resto del Estado del que forma parte y de la comunidad internacional. El resultado es del 90% por el sí, un número apabullante que le otorga la legitimidad que buscaban los dirigentes nacionalistas para avanzar hacia la declaración de la independencia.

Así sucede en estas horas en Cataluña , y así sucedió en los años noventa en Eslovenia, el modelo que muchos secesionistas catalanes pusieron como ejemplo a seguir. Fue el camino que eligió la república balcánica y que culminó a costa de los serbios, que querían mantener la preeminencia sobre las otras naciones de la decadente y casi extinta Yugoslavia.

"Llegados a este punto asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república", declaró el presidente catalán, Carles Puigdemont, en su comparecencia ante el Parlement, una proclama no muy distinta de la declaración de los eslovenos.

¿Pero qué sucedió exactamente en Eslovenia, el espejo en el que se miran los soberanistas catalanes? Sobre las ruinas de la Yugoslavia del mariscal Tito, que se derrumbó junto con el comunismo de toda Europa del Este, Eslovenia y Croacia promovieron la constitución de una confederación de las repúblicas. Pero Serbia y Montenegro se negaron.

En esas circunstancias, y sin ver otra salida, los eslovenos celebraron un referéndum a fines de 1990 que puso en marcha una hoja de ruta a la independencia.

El objetivo fue alcanzado medio año después, al mismo tiempo que Croacia declaraba su propia independencia. La declaración fue seguida de diez días de combates contra el ejército yugoslavo. La resistencia eslovena fue inesperada para el ejército federal, formado por reclutas en su servicio militar sin la menor motivación en cumplir con la represión.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas