Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Casi un libro sagrado

Pablo Gianera

SEGUIR
LA NACION@gianera
Miércoles 11 de octubre de 2017
0
Foto: LA NACION

Hay quienes leen en un sillón; otros, en un escritorio; unos terceros, en el subte y el colectivo, y algún otro más, los menos, caminando. Pero hay también quien lee de rodillas. La imagen tiene la contundencia de cualquier actitud devocional, aun cuando se trate, en este caso, de una devoción profana. Esta mujer que, en la Feria de Fráncfort, inaugurada por Merkel y Macron, se inclina genuflexa para examinar ese libro de arte no se da cuenta quizá de que rinde tributo a ese ritual tan antiguo -y tan moderno- de la lectura. Son las ventajas de la fotografía que consigue apresar eso que no advierten ni siquiera los que son presa de la lente. Uno de nuestros mejores escritores anotó una vez, hablando de alguien más (o tal vez de sí mismo): "Era un lector que de tanto en tanto, como un monje con la Biblia, sentía la tentación de besar la página que acababa de leer". Besar o arrodillarse son señales de respeto. Las bibliotecas las merecen.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas