Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

California sufre uno de sus peores incendios y ya hay 15 muertos

El fuego abarca ya una franja de 360 kilómetros y es uno de los más letales en la historia del estado; hay más 24.000 hectáreas destruidas

Miércoles 11 de octubre de 2017
0
Las ruinas de un hotel arrasado por el fuego en Santa Rosa, California
Las ruinas de un hotel arrasado por el fuego en Santa Rosa, California. Foto: LA NACION / Peter Thoshinsky

LOS ÁNGELES.- Mientras las llamas siguen avanzando de forma descontrolada, uno de los incendios más mortíferos de la historia de California dejó ya 15 muertos, un centenar de heridos y unas 2000 viviendas y más de 24.000 hectáreas arrasadas en el estado más poblado de Estados Unidos.

La embestida del fuego se produce en una franja ancha del norte de California, donde está destruyendo distritos urbanos y rurales, viñedos y barrios de casas rodantes.

Cientos de bomberos, policías y rescatistas adicionales fueron desplegados en la zona, también provenientes del vecino estado de Nevada.

Los testimonios en los refugios de emergencia daban cuenta de la velocidad y voracidad de las llamas.

"Tantas cosas buenas, jamás volveré a verlas", dijo Jeff Okrepkie, quien huyó de su barrio en Santa Rosa sabiendo que probablemente era la última vez que vería su hogar.

Sus temores se vieron confirmados ayer cuando un amigo le envió una foto de lo que quedaba: un montículo humeante de hierros quemados y escombros.

Algunos de los peores de los 14 incendios que abarcaron una franja de 360 kilómetros estallaron en los condados de Napa y Sonoma, donde se encuentran decenas de bodegas y viñedos que atraen a turistas de todo el mundo. El humo llegó hasta San Francisco, casi 100 kilómetros al Sur.

El condado de Sonoma dijo que recibió un centenar de denuncias de personas desaparecidas, buscadas frenéticamente por sus familiares y amigos.

Muchos de los desaparecidos posiblemente estén a salvo, pero no hay comunicación con ellos debido a la caída de la telefonía celular y otros medios.

Santa Rosa, una ciudad mucho más desarrollada que las poblaciones que suelen quedar a merced de los incendios, sufrió daños graves. La ciudad tiene 175.000 habitantes, desde ricos propietarios de viñedos hasta trabajadores.

Pero el incendio no respetó las clases sociales. Cientos de viviendas de todo tipo fueron arrasadas por las llamas, que derretían los vidrios de las ventanas y las llantas de los autos.

Varias rutas estaban bloqueadas por el fuego, obligando a los residentes a huir por caminos vecinales. California ha sufrido durante más de cinco años una sequía récord, que se tradujo especialmente en incendios, pero nunca se había alcanzado la dimensión de la actual catástrofe.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró ayer el estado de emergencia en los ocho condados afectados por los incendios, para permitir el despliegue de más ayuda estatal y, además, solicitó al presidente Donald Trump que declare la situación de desastre en esas zonas.

Agencias AP y ANSA

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas