Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detuvieron a un agente penitenciario por el triple crimen cometido en Zárate

El guardiacárcel fue el segundo acusado de matar a dos hermanas, una de ellas embarazada

Miércoles 11 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
El guardiacárcel detenido y los elementos secuestrados en su casa
El guardiacárcel detenido y los elementos secuestrados en su casa. Foto: LA NACION

La investigación de la masacre de dos hermanas, una de ellas embarazada, ocurrida en Zárate el último fin de semana sumó ayer un segundo sospechoso detenido. Se trata de un guardiacárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que, hasta hace poco más de un año, trabajaba en el penal de Campana.

Durante la madrugada del domingo había sido detenido el dueño del Ford Mondeo gris señalado por un testigo como uno de los sospechosos que entraron a robar en la casa situada en la esquina de 2 y el pasaje Libertad, donde vivían Carmen Rosa Llanos García, de 25 años, embarazada de siete meses, y su hermana Sergia Matilda, de 21, ambas de nacionalidad boliviana.

Este imputado, que habría sido identificado como Orlando Euclides Guillén, de 62 años, sería el dueño del Ford Mondeo gris del que bajaron dos sospechosos, y le habrían dicho a un vecino que se fuera del lugar porque "tenían que hacer un trabajo". El vecino, en lugar de avisar a la policía, dijo que se había ido a un bar de la zona. Cuando regresó a su casa, el Ford Mondeo gris ya no estaba y encontró los cuerpos de las dos mujeres con dos balazos cada una y a sus esposos, heridos.

A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los investigadores de la policía bonaerense se determinó que el móvil de la masacre habría sido el robo de $ 60.000 que las víctimas guardaban para comprar frutas y verduras para el comercio que compartían los matrimonios en un mercado de la zona.

Al primer sospechoso que habrían identificado los investigadores fue el mencionado Guillén, supuesto propietario del Ford Mondeo en el que llegaron los agresores, según el relato del testigo.

Guillén habría sido mencionado en la causa por el secuestro extorsivo de un adolescente, de 14 años, ocurrido en Luján, en 2003. Para la liberación del chico, su padre, un capitalista de juego de la zona, pagó $ 250.000. Guillén no llegó a ser juzgado en el juicio oral realizado en 2007, en el que otros siete imputados fueron condenados a 14 años de cárcel.

Según fuentes policiales, Guillén fue investigado en un expediente a cargo del fiscal federal de Campana Pedro Rebollo y se encuentra imputado por el robo ocurrido en la casa situada al lado de la vivienda del intendente de Campana, Sebastián Abella.

Con respecto al agente del Servicio Penitenciario Bonaerense, fuentes policiales indicaron que habría sido identificado como Julio César Reynoso, de 32 años, quien había sido pasado a disponibilidad en julio pasado. Tenía una condena a dos años de cárcel por amenazas con arma de guerra. Fue apresado luego de varios allanamientos que personal de la Dirección de Investigaciones de Zárate.

Anoche, los investigadores buscaban a un prófugo de apellido Lugo.

Te puede interesar