Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La polémica por la ley de derribo llegó al cine

Miércoles 11 de octubre de 2017 • 01:56
0

La polémica ley de derribo fue finalmente debatida en la Argentina. Pero no fue en el Congreso, sino en un cine. Los espectadores del 17° Festival de Cine Alemán en Buenos Aires fueron sorprendidos el 18 de septiembre pasado con una propuesta: ¿pueden ser asesinadas 164 personas para salvar a 70.000? El público dio su opinión.

La película, con un título traducido aquí como El Veredicto (Terror, ihr Urteil, en el idioma original), tiene como eje de su argumento al ficticio juicio a un piloto de combate que toma la decisión de derribar a un secuestrado avión de pasajeros, como única alternativa para evitar su intencionada caída sobre el estadio de Bayern Munich durante un partido entre Alemania e Inglaterra. La determinación del piloto es personal, porque en su país está prohibido ese disparo de destrucción de aeronaves. Y por ese flanco filtra la película su critica política, ya que realmente la suprema corte alemana declaró en 2006 la inconstitucionalidad de la ley de derribo aprobada un año antes por el gobierno. Pese a esa prohibición, Alemania mantiene en el aire permanentes patrullas aéreas de combate. Por las dudas.

Hasta ese momento podría tratarse sólo de una película con un argumento interesante, quizá al estilo de “Doce hombres en pugna”. Debe decidirse si el piloto es culpable o inocente de un masivo asesinato. Pero la decisión no será del guionista, sino del público. En el momento decisivo del film pierde el autor el control de lo que pasará. La narración quedará en manos del espectador emancipado de Jacques Rancière. El supuesto presidente del tribunal habla desde la pantalla directamente con el público y pide su veredicto. En la sala del complejo Village Recoleta se inició entonces un debate, micrófono en mano, en el que buena parte de los espectadores buscaron justificar su posición. El relato ficticio dejó de importar, la mayoría expuso su opinión sobre lo que debería ocurrir en la realidad. Todos los espectadores votaron. Incluso un juez de cámara, sorprendido por la potencia del debate. La película tiene disponibles los dos posibles finales y sólo se verá la elección del jurado popular. En Recoleta el piloto fue declarado inocente por apenas una mínima ventaja. Un día antes en la sala de Caballito se votó culpable.

¿Qué pasaría en una situación real en la Argentina? La ley de derribo nunca fue discutida en el Congreso. Todos los partidos tuvieron posiciones a favor y en contra del “tiro de destrucción” de aeronaves en vuelos irregulares, pero ningún político puso ese tema en las cámaras legislativas. Una de las primeras decisiones del actual gobierno fue imponer por decreto esa autorización a disparar sobre aeronaves consideradas hostiles. Fue en enero de 2016, en una decisión que pasó casi inadvertida. Las administraciones kirchneristas habían apelado también a resoluciones similares para permitir el derribo de aviones que irrumpiesen en el sector aéreo de toda cumbre presidencial desde Mar del Plata 2005. Ese había sido un pedido especial de Washington que Néstor Kirchner aceptó, al igual que no rechazó los seis misiles aire-aire enviados por los norteamericanos. La Cumbre del G20 prevista para el año próximo revitalizará el siempre complicado tema de la ley de derribo. ¿Tendría un piloto argentino suficiente cobertura judicial frente a una contingencia no deseada?

Los políticos locales siempre consideraron la ley de derribo sólo como un adicional refuerzo a la seguridad frente a las avionetas narcos. La mayoría de los dirigentes está convencida aquí que se trata de una herramienta que jamás deberá ser utilizada. Los pilotos argentinos de combate hace años que piensan en el día después del disparo. No vieron la película alemana, pero estiman que quedarán igual que el protagonista del film: solos frente a un tribunal. Incluso un juez federal con mucho trabajo por las incursiones de vuelos narcos en su jurisdicción considera necesaria una ley que contemple la situación judicial del piloto que cumpla una orden de derribo.

El debate local sobre avionetas narcos parece de poca gravitación mientras Europa modifica costumbres y pensamientos por el miedo al terrorismo. Aquí las tres funciones de la película derivaron en dos votaciones de inocencia por mínimo margen y una resolución de culpabilidad. Muy diferente a lo ocurrido un año antes en Alemania, cuando ese film se transmitió por TV en horario central -20.30- el 17 de octubre del año pasado. Casi el diez por ciento de la población alemana observó la película. Algo menos de un millón de espectadores participaron de la votación telefónica y por redes sociales. El 87 por ciento votó por la inocencia del piloto. Los alemanes se sentían entonces realmente en peligro. Esa misma semana habían sido detenidos terroristas por la planificación de un ataque en el aeropuerto de Berlín. Dos meses después el golpe seria dado finalmente por un camión en un mercado navideño. La película interpeló entonces directamente los miedos de esa sociedad. Aquí en cambio todo se ve lejano, fuera de agenda.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas