Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sacan del río un barco de 1930 que estaba hundido y tapaba los desagües pluviales

Buzos tácticos lo desguazaron para poder retirarlo por partes; el casco hundido impedía el rápido escurrimiento del agua

La grúa retira una parte del barco
La grúa retira una parte del barco. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Miércoles 11 de octubre de 2017 • 16:06
0

El Gobierno de la Ciudad está retirando por partes los restos de un barco hundido en la Dársena Norte del Río de la Plata que obstruye el escurrimiento del agua de lluvia.

Se trata de un barco carguero a vapor de aproximadamente 1930, de unos 45 metros de eslora y 40 toneladas de peso, con casco de acero remachado, que estaría probablemente en reparación en el muelle y que quedó a la deriva, deteriorándose poco a poco.

El barco obstruía el drenaje del agua
El barco obstruía el drenaje del agua. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

La nave no fue identificada todavía, aunque tal vez se logre hacerlo cuando se la retire por completo. Para evitar juicios, antes de desguazarla se publicaron edictos en los diarios para buscar a sus potenciales dueños, pero nadie apareció para reclamarla.

El barco podía observarse a simple vista los días en que el río bajaba, pero normalmente estaba hundido, en una zona donde el agua tiene entre tres y cuatro metros de profundidad. Dos buzos tácticos se ocuparon de desguazarlo y los restos serán retirados por partes en un lapso de diez días. Hoy retiraron con una grúa una parte y la dejaron en la costa.

Desde Prefectura confirmaron a LA NACION que hay otros 34 barcos hundidos en el río, pero no provocan los problemas que generaba este.

Un buzo engancha la linga al casco del barco
Un buzo engancha la linga al casco del barco. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

El casco del barco provocaba un reflujo del agua, acumulaba sedimentos y hacía más lento el escurrimiento, lo que desmejoraba el drenaje de los ductos pluviales.

Los buzos usan un "traje seco", cerrado en el cuello y en los puños, que los mantiene aislados del agua, con válvulas en el pecho y en el hombro. Mientras uno está abajo del agua el otro está arriba atento y listo por cualquier inconveniente.

Un buzo prepara al otro para bajar al agua
Un buzo prepara al otro para bajar al agua. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

Del buzo al barco sale el "cabo de vida" o "cordón umbilical" que lleva el aire y permite la comunicación. Los buzos usan una máscara "full face", que les permite tener una visión mínima en aguas donde no la tendrían y con la cual pueden ir relatando lo que observan. Bajo el agua, el buzo ata con una linga un pedazo del barco para que la grúa lo levante.

Lucas Llauradó, director general del Sistema Pluvial porteño, aclaró a LA NACION que el retiro del barco es parte de un plan integral que incluye hacer un dragado para que el agua pueda escurrir más rápidamente. La obra incluye la limpieza de los sedimentos de 1.200 metros lineales del conducto, desde la desembocadura hasta el ingreso a la villa 31. También se están construyendo 9 cámaras de acceso de cinco metros de profundidad para acceder al conducto y limpiarlo con una máquina (parecida a una cuchara) más rápidamente.

El buzo se hunde en el agua
El buzo se hunde en el agua. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

Los ductos que estaban obstruidos desembocan en la zona de Migraciones y son parte fundamental del sistema de escurrimiento de la Ciudad. "El mantenimiento de la red pluvial es algo que realizamos todos los días y que nos demanda un gran trabajo en equipo. Desde principios de año estamos limpiando este biducto que mide más de un kilómetro de largo, para mejorar el drenaje de la zona. De la misma manera limpiamos el resto de los cursos de agua subterráneos de la ciudad", aseguró a LA NACION Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad

"Cuando encontramos el barco entendimos por qué se generaban los remolinos y bancos de arena que impedían el correcto drenaje del biducto. Luego de realizar los estudios correspondientes, decidimos retirar el barco hundido, incluso sabiendo el gran despliegue y la ardua tarea que esto requiere", explicó Macchiavelli.

El barco entero pesaba 40 toneladas
El barco entero pesaba 40 toneladas. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas