Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El "emojinómetro" del show

Jueves 12 de octubre de 2017
0

Domingo sangriento, martes de euforia

La postergación del show por el partido no fue en vano, porque apenas terminó el fútbol, y mientras el público aún celebraba la clasificación al Mundial, comenzó el redoble de "Sunday Bloody Sunday", como si estuviera ensayado.

El punto ciego

El problema que tienen los shows en estadios es que no se puede conformar a todo el público de la misma manera. La pantalla de U2 es genial, pero desde el ángulo más cerrado de la platea no se llega a apreciar como corresponde. Hay puntos ciegos en la visión.

Música, más allá de la tecnología

La gigantesca pantalla de U2 es la gran vedette. Además, funciona como marco de contención. Pero no les quita protagonismo a la banda ni a las canciones. Ésa es una de las grandes virtudes de este espectáculo.

Lo que se espera de Bono

El cantante de U2 ha transformado temas mundiales en causas personales. A tal punto que luego de más de 30 años de carrera sus fans demandan que opine un poco sobre todo. Quizá para algunos fans en el primer show faltaron menciones de temas de actualidad.

Grandes éxitos y el lado B del casete y el LP

Los que quieren hits los tienen: "One", "Pride", "With or Without You", "Beautiful Day" y otros. Además, la banda se luce con los temas editados hace 30 años en el lado B del vinilo y el casete de The Joshua Tree.

El acceso complicado

Excepto para los que viven en La Plata y sus alrededores, acceder al Estadio Único en un día de recital siempre demanda mucho tiempo, aun cuando haya un gran operativo de seguridad. El estrés para llegar a horario a U2 fue, para muchos, un largo peregrinaje.

Demagogia acotada

Bono suele ser muy condescendiente con el público de U2. Pero en el primero de los conciertos platenses se concentró en la música y no se excedió con su demagogia clásica pese a los tres goles de Messi y la clasificación al Mundial. Atento, pero discreto.

Partido sí, partido no

El partido demoró el comienzo del primer show, la vuelta a casa y aumentó los honorarios de las niñeras. Pero gritar ahí los goles de Messi no tuvo precio, y que el concierto comenzara apenas terminado el partido fue un acierto de la banda.

Momentos emotivos

Es muy difícil elegir un solo punto alto porque muchas de las canciones parecen diseñadas para emocionar. Desde el inicio, plagado de celulares, que 30 años atrás hubieran sido encendedores, hasta los últimos bises de la banda, con "One", todo el show erizó la piel.

El telonero desperdiciado

Resultó curioso quien fue una de las grandes estrellas del rock más grandes de los 90 terminara como soporte de U2. Pero más aún que Noel Gallagher y sus High Flying Birds pasaran inadvertidos ante un estadio que a la hora en que tocaron ya estaba lleno.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas