Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El castillo de cristal: entre el dolor y el perdón

Jueves 12 de octubre de 2017
0

cerrar

Dirección: Destin Daniel Cretton/ Guión: Destin Daniel Cretton y Andrew Lanham, sobre la novela de Jeannette Walls/ Fotografía: Brett Pawlak/ Edición: Nat Sanders/ Elenco: Brie Larson, Woody Harrelson, Naomi Watts, Ella Anderson, Sarah Snook, Josh Caras/ Distribuidora: BF Distribution/ Duración: 127 minutos/ Calificación: apta mayores de 16 años/ Nuestra poinión: buena

Basada en las memorias de la periodista y escritora Jeannette Walls, El castillo de cristal tiene como epicentro la figura paterna: alrededor de Rex Walls (Woody Harrelson) se concentran todos los dilemas de una época, todas las tensiones de una vida. Estructurada a partir de un extenso flashback, el film comienza en 1989, cuando la adulta Jeannette (Brie Larson) está a punto de casarse con un asesor financiero, vive en un lujoso piso en Nueva York y escribe una columna de chismes en la prensa neoyorquina. Ese sueño yuppie de los 80 contrasta con un pasado contracultural en los extensos territorios del viejo oeste, con una infancia cifrada por una familia nómade, por padres aventureros e irresponsables, por una contradicción permanente entre el deseo de libertad y la necesidad de orden.

Foto: LA NACION

Tanto el apego a la experiencia vital del texto de Walls como la inquietante interpretación de Harrelson otorgan a la película de Destin Daniel Cretton un pulso que por momentos se oscurece ante el insistente deseo de hacer de ese relato una parábola, subrayado en algunas frases explicitas y altisonantes. Pero más allá de que Rex y Rose Marie (Naomi Watts) se transformen en el mito caído del hippismo, artistas y librepensadores convertidos en fracasados sin hogar del Lower East Side, es en la mirada presente de Jeannette donde esas tensiones se dirimen, entre los deberes de los padres y los amores de los hijos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas